Sin lucha por la sostenibilidad no hay futuro deseable

9 noviembre, 2008

Cuando me detengo a analizar la evolución del contenido de los artículos publicados en este blog, no puedo más que quedarme perplejo ante lo poco y lo extremadamente tortuoso y complicado que resulta avanzar por el camino correcto. Construir el futuro es una tarea muy difícil porque muchas veces se trata de transformar los vicios adquiridos en virtudes por adquirir. Construir el futuro, requiere modificar muchas de las inercias perversas del pasado, tarea para la cual, a decir verdad, no se consiguen muchos apoyos. Construir el futuro requiere liderazgo, algo de lo que desgraciadamente carecemos por la mediocridad de nuestros dirigentes, empecinados en regresar a un pasado que nunca más conoceremos.

Cada artículo que he escrito, si bien alguno ha podido tener un destinatario muy concreto y específico, la mayoría, en general, es un artículo que ha ido dirigido al conjunto de la humanidad, con el objetivo de crear una conciencia colectiva acerca de las amenazas que nos acechan y de las oportunidades que se nos abren. También he pretendido dejar claro de que, a pesar de la grave crisis que estamos padeciendo por culpa de los sectores financiero e inmobiliario —y la irresponsabilidad de los gobierno y agencias de control— son muchos los futuros los que nos aguardan —algunos buenos y otros malos— y, en consecuencia, debemos reaccionar a tiempo para alcanzar, de entre estos futuribles o futuros posibles, alguno de los que sean realizables y también se encuentren entre los más deseados.

Lee el resto de esta entrada »


En el umbral de la quinta dimensión

24 agosto, 2008

El ansía de los seres humanos que, a lo largo de la historia —desde los filósofos griegos hasta los enciclopedistas, pasando por los renacentistas— han demostrado por querer llegar al conocimiento del saber universal, hace tiempo que feneció en la mayoría de los corazones de los que hoy llamaríamos ‘sabios’, si no hubieran preferido llamarse expertos, intelectuales, científicos o investigadores. Actualmente, sabemos tanto, de tan poco, que, en su conjunto, podemos decir que, paradójicamente, cada uno, cada vez, sabe menos. Solamente, quedamos unos pocos locos, los que nos negamos a reducir el conocimiento a una suma infinita de infinitos infinitésimos. Para nosotros, el conocimiento, para poder optimizar su utilidad y, a su vez, hacer que sea controlable, ha de ser universal.
Lee el resto de esta entrada »