Hacia una segunda transición democrática española

2 febrero, 2013

La crisis española, caracterizada por una elevada corrupción, economía sumergida, ineficiencia del sector público y desequilibrios territoriales, debe combatirse con cambios legislativos y constitucionales pactados. Estos cinco puntos son algunos de los serios problemas institucionales, económicos y políticos que están aflorando en España:

Lee el resto de esta entrada »


Japón, un país al borde de la quiebra (III)

24 abril, 2011

En una entrevista reciente, el mismo ministro de Economía, Kaoru Yosano, hizo una evaluación muy franca de la situación y de cómo se podría abordar la escasez de la energía en Japón:
“Todas las empresas, las oficinas y los hogares tienen que ahorrar consumos de electricidad, pero no podemos permitir que ello afecte al sector manufacturero porque es crucial para el crecimiento económico de Japón. Por ello, las empresas productivas lo tienen más difícil mientras que las personas en casa pueden ahorrar energía mucho más fácil”.

Lee el resto de esta entrada »


Japón, un país al borde de la quiebra (I)

18 abril, 2011

Las consecuencias económicas para Japón debidas al terremoto, al tsunami y al inacabado desastre nuclear de Fukushima 1 van a ser terribles y muy dolorosas. Van a ser mucho peor que lo que se temía en un principio. En muchos círculos económicos se considera que el impacto económico sobre la economía japonesa está ya rozando su quiebra como país. Y es que todo llueve sobre mojado.

Lee el resto de esta entrada »


La corrupción, los jóvenes y la tragedia griega

16 diciembre, 2008

A finales del mes de octubre de este mismo año, 2008, se celebraba en Atenas, Grecia, uno de los países considerados más corruptos de la UE, la Conferencia Mundial Contra la Corrupción (IACC), que atribuye a la elevada ‘corrupción’ y a la falta de ‘moralidad y ética’ que imperan en los medios político-económico-financieros el desencadenamiento de la crisis que, actualmente, padecemos.

Lee el resto de esta entrada »


El disparate avaricioso del sistema financiero

18 noviembre, 2008

La crisis económica actual, es una consecuencia más de la crisis financiera que padecemos y que considero que es imposible de curar, debido al colosal agujero que se estima que representa —se habla de 450 billones de dólares; algo así como unas seis veces el PIB mundial. Esta crisis está ya afectando a la economía real. Sin tener ninguna culpa, millones de empresas y ciudadanos de todo el mundo han comenzado a padecer sus graves efectos, mientras la crisis amenaza con destruir gran número de empleos, de bienestar y de riqueza. Esta crisis se ha convertido en el principal problema de los muchos que contiene la agenda de los diferentes gobiernos de los países del mundo.

En los últimos meses, hemos visto como los principales bancos de inversión y algunas instituciones financieras han sido absorbidos por otras instituciones financieras. La mayoría de ellas, para sobrevivir, han de recibir ayudas o rescates por parte de los gobiernos y bancos centrales, y, en caso contrario, se van a la quiebra. El dilema que ahora se nos plantea es el hecho de que, para salvar a la economía real, tenemos que dejar que se hunda la economía financiera especulativa y dotarnos, así, de un sistema financiero renovado y sano, sin desviaciones ludópatas, codiciosas y enfermizas. ¿Los gobiernos estarán por la labor o lo impedirá la corrupción imperante?.

Lee el resto de esta entrada »


Nuestra adicción al petróleo nos destruirá

5 octubre, 2008

La mayoría de los gobiernos de los países ricos en petróleo ha nacionalizado la extracción de petróleo. Algunas empresas petroleras se quejan del hecho de que estos países ni dejen, ni sientan la necesidad de abrir sus economías a la inversión extranjera. Siendo honestos, considero que lo mismo haríamos nosotros si tuviéramos el 70-80% de las reservas mundiales de petróleo. Entonces, nacionalizaríamos los recursos, estableceríamos cuotas de producción e impediríamos que las empresas petroleras internacionales invirtieran en nuestros territorios, limitando, en el mejor de los casos, dicha inversión a una participación minoritaria o a la subcontratación como servicios técnicos.

Nuestro problema principal es otro. Es cierto que lo que hagan los países de la OPEP puede condicionar nuestro futuro, pero ello será mucho más cierto si seguimos siendo adictos al petróleo. Éste es nuestro verdadero problema: nuestra enfermiza adicción al petróleo. El consumo de sus derivados —gasóleo, gasolina y queroseno— se ha convertido en una especia de droga que nos resultará cada vez más cara, destrozando asi nuestro patrimonio y riqueza, y que, debido al Cambio Climático ya iniciado, cada vez es más probable que también arruine nuestra salud y la del planeta entero.

Lee el resto de esta entrada »