Antes de reciclar es preferible reutilizar y compartir: Un ejemplo de cómo hacerlo posible

22 septiembre, 2013

Los embates de esta grave y, a su vez, prolongada crisis están destruyendo el poder adquisitivo de una gran parte de los ciudadanos y ello obliga a apretarnos, cada vez más, el cinturón para poder reducir consumos, eliminar despilfarros, y así, alargar la duración del dinero que, de un modo más o menos ajustado, ingresamos todos los meses.

Lee el resto de esta entrada »


Un pasado que ya no explicará más el futuro

22 agosto, 2008

A pesar de todas las previsiones realizadas, el futuro de las personas mayores y ancianas de mañana será muy diferente a lo que ahora quizá pudiéramos imaginar. Para poder entender el alcance de los cambios, sería necesario tener la mente abierta a las mutaciones que se presienten y trabajar, muchas veces, con las ideas contraintuitivas más provocativas porque, en el cambio de era en el que nos encontramos, el pasado ha dejado ya de explicar el futuro.

En efecto, cuando se fagocitan las mutaciones, las sociedades emergen completamente renovadas. Por eso es que estamos viviendo, a pesar de nuestros justificados temores —en esos instantes cruciales de la historia de la humanidad, donde el futuro cada vez está más cargado de incertidumbres— unos momentos decisivos y, a la vez apasionantes. El futuro de nuestras sociedades, una vez hayamos balizado el abanico de los escenarios posibles y realizables, habría que reinventarlo y forjarlo en función de nuestros deseos, nuestra voluntad y nuestra libertad para que ese futuro por el que apostamos pudiera ser la razón de nuestras actuaciones en el presente.

Lee el resto de esta entrada »


Envejecer sí, pero… ¿Cómo envejecer?

15 agosto, 2008

En lo que se refiere al envejecimiento de la población y continuando con mis reflexiones sobre este tema que tanto me preocupa —independientemente de que pronto empezaré a formar parte de este colectivo— os diré que también soy de los que consideran cierto que un aumento del número de las personas enfermas de edad puede contribuir a un aumento de los costes de salud. Esto no es nada nuevo y hay muchos expertos que lo comentan.

Sin embargo, apenas se dice nada acerca de que, a pesar del aumento del número total de personas mayores de edad de la tercera edad y cuarta edad —entre 65 y 74 años y más de 75 años, respectivamente— que conlleva el envejecimiento de la población, no deberían generar unos costes médico-sanitarios suplementarios que pudieran llegar a ser considerables, siempre que estas personas se mantengan en buena salud.

Lee el resto de esta entrada »


Las paradojas del envejecimiento

8 agosto, 2008

El envejecimiento de la población es un hecho incontestable en nuestras sociedades. La observación estadística, que predice que el número de personas mayores de 65 años no cesará de crecer en los próximos años, se acompaña, obligatoriamente, de la necesidad que tienen las sociedades actuales de estudiar las consecuencias del envejecimiento de la población sobre las mismas para poder hacer frente, de manera anticipativa, a los grandes cambios y mutaciones que ello entraña. Ésa es la única manera de evitar que los pequeños problemas de hoy se conviertan en verdaderos traumas sociales, más tarde.

Por otra parte, y aunque, después de numerosos años, las estadísticas efectuadas siguen estableciendo las mismas categorías, para las personas mayores de edad, ello puede conducirnos a errores de interpretación muy fácilmente. Hemos de tener también en cuenta el hecho de que los datos de este colectivo, hoy en día —sobre todo en lo referente a la esperanza de vida y a los niveles de formación— no tienen nada que ver con los datos que ofrecian las personas mayores de hace tan sólo veinte años. Su estado de salud, sus niveles de formación, su voluntad de participar en la vida social, cultural, política y familiar han variado tanto que ello nos obliga a reconsiderar si la edad de 65 años es el límite inferior de lo que se conoce como la tercera edad.

Lee el resto de esta entrada »


Sin liderazgo político

11 septiembre, 2006

A decir verdad —me refiero al caso de la Comunidad Autónoma del País Vasco pero que bien podría aplicarse a otras comunidades autónomas— y por lo que a lo largo de este año he podido constatar, en base a la opinión de bastantes dirigentes políticos, se aprecia que el desarrollo sostenible no está incluido como materia importante en la agenda de ningún partido político. Me gustaría estar equivocado pero mucho me temo estar en lo cierto. El desarrollo sostenible es un tema secundario en las políticas en curso e, interesadamente, se ha relegado a la esfera de los departamentos de medio ambiente cuando debería depender directamente de los jefes de los diferentes ejecutivos gubernamentales e instalarse, estratégicamente, en el centro de todas las políticas como reiteradamente lo defiende la Comisión Europea.

Lee el resto de esta entrada »