Cada vez somos más los que colaboramos en la construcción de un nuevo modelo energético que sea sostenible. ¿Te apuntas?

5 abril, 2016

Es algo que cada vez es más aceptado entre los prospectivistas que trabajamos también en el sector de la energía. Sin embargo, pocos son los países que se han comprometido de verdad con el nuevo modelo porque, en gran parte, no se atreven a eliminar el consumo de petróleo y sus derivados.

La corrupción y la cobardía de nuestros políticos a veces se convierte en un pesado lastre que nos impide avanzar hacia el futuro con inteligencia, ilusión y garantías de éxito.

Tampoco ayuda que el debate sobre el futuro de la energía suela ser un tema muy poco transparente y que se oculten datos para que, de ese modo, los planes sobre el futuro puedan ser fácilmente manipulados por los todopoderosos oligopolios del sector de la energía.

Lee el resto de esta entrada »


Hemos de eliminar la palabra “verde” porque queremos que, en un futuro, todo sea sostenible

25 agosto, 2010

Hoy en día, es posible que la energía solar y, bastante menos, la energía eólica sean más caras que las energías convencionales pero, al menos, tienen la virtud de que el precio del ‘combustible’ que utilizan —los rayos de sol y el viento— será el mismo siempre por la mera razón de que nunca llegarán a costarnos ni un céntimo.

Lee el resto de esta entrada »


No sólo el largo plazo exige un cambio radical, también el corto y el medio plazo

30 agosto, 2009

A comienzos del otoño de 2007, el sistema financiero mundial comenzó a conocer una crisis inédita en la historia económica, con pérdidas cifradas en billones de euros para el conjunto de las instituciones financieras, quiebras bancarias evitadas por una vigorosa intervención pública, fuertes revisiones a la baja del crecimiento económico de los principales países desarrollados o en vías de desarrollo e, incluso, fluctuaciones sin precedentes en los precios de las materias primas. Así, en tan sólo unos meses el precio del petróleo pasó de casi 150 dólares/barril a menos de 40 dólares/barril.

Lee el resto de esta entrada »


Una crisis que cambiará el mundo (I)

4 febrero, 2009

Las teorías económicas hace tiempo que entraron en una fase de preocupante obsolescencia. Se trata de una crisis de las teorías económicas que se ha incrementado y que, a su vez, ha dejado más al descubierto la realidad de su inoperancia con el agravamiento de la actual recesión económica, a nivel mundial. Ni tan siquiera los más galardonados premios Nobel de Economía, salvo Joseph Stiglitz, se nos muestran capaces de dar con alguna posible salida a la crisis. Sin embargo, cada vez somos más los que pensamos que la crisis económica que estamos padeciendo será una gran purga para la especulación y para la avaricia que cambiará profundamente el mundo, tal como hoy lo conocemos.

Lee el resto de esta entrada »


El retorno de los dioses

17 agosto, 2008

Hace algo más de una década, el hecho de publicar un libro titulándolo como “El fin de algo…” se puso de moda. En primer lugar, fue Francis Fukuyama con “El fin de la historia“. Después vendría Jeremy Rifkin con “El fin del trabajo” y, más tarde, nos sorprendió John Horgan con otro libro: “El fin de la ciencia”. Todo se repite desde aquel Friedrich Nietzsche, que sorprendiera a nuestros abuelos con su “Die Götzen-Dämmerung” —El ocaso de los dioses— hasta que surgiera aquel Giovanni Papini —tan opuesto a Nietzsche en sus creencias religiosas— y que también llegó a sorprender a nuestros padres con una de sus obras.

En efecto, Papini también les sorprendió a nuestros padres hablándoles del ocaso de la filosofía con su ensayo “Il crepuscolo dei filosofi”. Las palabras “crepúsculo u ocaso”, “fin”… han significado en la literatura universal algo así como un concepto de finalización y/o de desencanto de algo. En particular, se asemeja mucho a la finalización de algo que ha guardado, hasta entonces, una gran importancia en nuestras vidas. Es lo mismo que cuando reiteradamente afirmo que estamos ante el fin de una era, que estamos ante el fin de la era del petróleo.

Lee el resto de esta entrada »