A pesar de las trampas y dificultades a las energías renovables en España, éstas ya representan el 43% del mix de energías

20 julio, 2014

Es una constatación que las energías renovables son cada vez más más baratas y que las energías convencionales —en especial la energía debida a los combustibles fósiles— son más caras. Sin embargo, interesadamente se sigue discutiendo si son caras o baratas, olvidando que las inversiones son para más de 25 años y que, en memos de cinco años, ninguna energía convencional será competitiva con respeto a las energías renovables.

gamesa wind energy 8

De cualquier modo —tal como lo comenta el periódico digital VozPopuli— en el caso de España, lo que no admite discusión es que las energías renovables son imprescindibles. Si el Gobierno español decidiera hoy mismo desenchufar del sistema toda la producción eléctrica generada a partir de las tecnologías renovables, la mayor parte de España se quedaría a ciegas. La realidad es terca y pese a los innumerables recortes aplicados por el Gobierno, la energía renovable es ya imprescindible para el sistema y supone ya un 43% del mix de las energías. En muy pocos años, las energías renovables representarán el 60% del mix y, para el año 2030, estimo que la participación de las energías renovables en el mix será superior al 85%.

Por el contrario, el carbón se hunde por la progresiva retirada de las ayudas, como ya lo hicieron las centrales de ciclo combinado al no ser necesarias debido a su alto coste con respecto a las energías renovables. En 2013, el 43% de toda la electricidad que se produjo en España provino de las plantas eólicas, las centrales hidroeléctricas, las instalaciones fotovoltaicas, las termosolares…

Así lo recoge el estudio “Eficiencia Energética y Emisión de Gases Efecto Invernadero”, que anualmente elabora el Observatorio de Energía de la Fundación Repsol sobre datos que todos ya conocemos. El estudio no tiene más que reafirmar que el año 2013 estuvo marcado por una alta hidraulicidad y por meteorología muy propicia para la generación eólica. Esta coletilla significa que les molesta que la energía eólica salga tan triunfante, cuando debiera ser una gran alegría, porque el viento, y no el gas y el petróleo, es un recurso que siempre hay y habrá en España.

La primera de estas fuentes renovables, la energía hidráulica, se disparó un 79% y la segunda, la energía eólica, un 14,7% y podría hacer sido tres veces más si no se hubiera desaprovechando tanto para beneficio del oligopolio que forman las empresas eléctricas españolas. También la energía solar vivió un buen año, con un crecimiento de su aportación al mix del 15%.

Las centrales térmicas de carbón y gas natural disminuyeron su aportación al sistema eléctrico, y más lo habrían hecho si no hubiera tantos obstáculos a las renovables y tantos privilegios a las energías fósiles y a la energía nuclear. Paradójicamente, nada fue regalado porque la pujanza de las renovables en el mix energético de España tuvo que bregar el pasado año con el ataque anti-renovables por parte del Gobierno español.

Este Gobierno de derechas, que tan descaradamente defiende los intereses de los oligopolios del sector eléctrico y del sector gasista y petrolero, ha perdido la batalla contra las renovables y ha quedado para la posteridad retratado como un gobierno corrupto. Así, en el ejercicio en el que el Ministerio de Industria diseñó el mayor recorte de la historia a la retribución de las energías sostenibles, éstas aportaron al sistema casi la mitad de toda su producción.

El auge de las energías sostenibles contrastó con la fuerte caída de la aportación de la generación eléctrica a partir de fuentes de energía térmicas. La producción con carbón cayó un 32,1%, por el progresivo abandono de las políticas de ayudas a la minería nacional. El gas natural se redujo un 7,5%, por “el bajo nivel de actividad de las centrales de ciclo combinado”, señala el informe.

El informe no dice, en cambio, que sobran todas las centrales de ciclo combinado y que es una vergüenza que los españoles tengan que pagar dichas centrales que hace tiempo hubieran debido estar desmanteladas. Como contrapartida, para su empleo en la red secundaria, se podrían utilizar “Pickers” que son instalaciones muchísimo más baratas e impulsar la construcción de más centrales de bombeo, mejorando así la eficacia y la eficiencia de la energía eólica y de la energía solar. De este modo, el precio de la factura eléctrica se vería sensiblemente disminuido.

Pese a todo, una de las principales causas de que aumente la eficiencia energética en España es la creciente aportación de las energías no contaminantes al mix de energías. De cualquier modo, se podía haber hecho muchos más ya que la eficiencia mejoró tan sólo 1,1 puntos con respecto al ratio del pasado año. Es de recordar que España se encuentra, en materia de eficiencia energética, a nueve puntos por debajo de la media de la Unión Europea. Es obvio que esta mejora no interesa a las compañías eléctricas y el Gobierno español apenas hace nada para mejorar el ratio de eficiencia eléctrica.

Por otra parte, la demanda de energía primaria se hundió un 6% en 2013, constatando así que la recuperación económica está aún lejos de concretarse en datos que sean creíbles ya que todo parece, más bien, mera propaganda, un espejismo alimentado desde el Ejecutivo del Gobierno de derechas que actualmente rige la política de España.


El espejismo del petróleo barato

11 noviembre, 2008

Ahora que el petróleo se encuentra a precios medios —en torno a los 60 dólares el barril—conviene recordar que se trata de algo pasajero, de un espejismo ilusorio que durará tan sólo lo que la crisis dure y que volverá a remontar hasta casi los 150 dólares. Recordaré ahora que para casi todos los sectores económicos, el hecho de poder contar con reservas de petróleo, que fueran abundantes y crecientes, se había convertido en algo esencial para el logro de un buen funcionamiento del sector. La explicación del porqué es fácil de entender. Cada barril de petróleo equivale al esfuerzo que tendrían que realizar cinco obreros, trabajando sin parar, doce horas al día, durante todo un año.

Es decir, que si no tuviéramos petróleo y el trabajo tuviéramos que hacerlo sólo en base a la fuerza bruta —incluida la que desarrolla el hombre y la mujer— necesitaríamos casi 140 horas-hombre por cada litro de petróleo que consumimos. A destacar el hecho de que el sector agro-ganadero sea quizás el sector en donde mejor se ilustra este caso de extrema dependencia del petróleo y si añadimos que, además del consumo de combustible que realizan las máquinas agrícolas: cosechadoras, tractores, etc., y del transporte, los abonos y los pesticidas son productos derivados del petróleo, lo entenderemos mucho más.

Lee el resto de esta entrada »


Los empleos de mañana serán sostenibles o no serán

12 octubre, 2008

Nos encontramos viviendo ahora una profunda crisis económica como ninguno de nosotros recuerda haber vivido. Los historiadores se tienen que remontar hasta la Gran Depresión, que comenzó en 1929, para poder encontrar una crisis de impacto parecido. Mi opinión es que está crisis es más grave todavía. Se trata de una profunda crisis económico-financiera de la que será muy difícil que superemos, o mejor dicho, una crisis de la que nunca podremos salir, si seguimos actuando como hasta ahora. El futuro será sostenible o no será. En consecuencia, es el momento de encarar el futuro, en clave de sostenibilidad, a nivel mundial. Al igual que renace el ave fénix de sus cenizas, necesitamos iniciar, cuanto antes, la transición hacia una economía sostenible.

Lee el resto de esta entrada »


Las redes eléctricas inteligentes: ‘Smart Grids’

28 septiembre, 2008

La batalla por el desarrollo de la redes inteligentes que nos permitirían aprovechar de manera óptima las energías renovables, en particular, la electricidad producida en baja tensión, es un batalla que, hoy por hoy, está perdida en los países del sur de Europa. Es un batalla muy difícil de ganar porque los dirigentes políticos que gobiernan estos países están al servicio de las compañías eléctricas, en lugar de estar al servicio del ciudadano y, sobre todo, de su futuro sostenible.

Todos los países necesitar adaptar, cuanto antes. las “tontas” redes eléctricas actuales y convertirlas en inteligentes, para que la energía eléctrica generada en baja tensión pueda ser aprovechada por todos los usuarios de la red. Se trata de pasar de un sistema donde había un generador principal y muchos consumidores a otro sistema, parecido al de la red Internet, donde haya muchos productores y muchos consumidores, todos a la vez.

Lee el resto de esta entrada »


Las energías renovables exigen redes eléctricas adecuadas

7 septiembre, 2008

También se trata de destacar que las redes eléctricas de transporte y distribución se vuelven obsoletas, precisamente cuando más necesitados estamos de ellas para optimizar el desarrollo de las fuentes de energía renovables. Esto está ocurriendo ya en el Estado de Nueva York. En dicho Estado cuando los propietarios del parque eólico Maple Ridge —cerca de Lowville, Nueva York— se gastaron 320 millones de dólares para instalar casi 200 aerogeneradores en Nueva York, pensaron muy optimistas que lograrían amortizar la inversión produciendo electricidad y vendiéndola.

Pero, en bastantes casos, las líneas eléctricas regionales se están volviendo tan congestionadas que impiden que se aprovechen las energías renovables de manera eficaz. Así, el parque eólico Maple Ridge no ha podido evacuar la electricidad que generaba y, en esas circunstancias, al no poder almacenar la energía que producía, se ha visto obligado a parar los aerogeneradores, incluso cuando contaban con un  viento que soplaba de manera adecuada como para obtener altos rendimientos.

Lee el resto de esta entrada »


Los desajustes esperados

18 diciembre, 2006

Las previsiones mundiales de energía publicadas el 5 de septiembre por el Consejo Mundial de la Energía Eólica, GWEC, la asociación comercial de la industria eólica mundial, pronostican un serio desajuste entre la demanda y el suministro que podría verse evidente poco después del 2010.
El informe titulado “Plugging the Gap” —que muy bien podríamos traducir por “tapando el agujero”— considera que el déficit de suministro en petróleo y gas natural podría alcanzar el 10%, hacia 2020, y que este valor llegaría a ser más del 18% para el año 2030.

Lee el resto de esta entrada »