Envejecer entre viejos

2 mayo, 2008

El envejecimiento demográfico de la población se define como el aumento de la proporción de personas de edad en la población total de un país determinado. Sus efectos o consecuencias son de muy alto calado para nuestra sociedad. También preocupa cómo afectará este fenómeno a los sistemas de seguridad social, al plan de pensiones o a los gastos sociales y de salud. Esta preocupación creciente sobre las consecuencias del envejecimiento de la población ocurre en todos los países de la Unión Europea. Obviamente, el fenómeno preocupará, o debería preocupar más, en aquellos países europeos que mantengan, o hayan mantenido durante mucho tiempo, tasas bajas de fecundidad como nos ocurre a nosotros.

Lee el resto de esta entrada »


Cuando el lucro es lo que prima

1 octubre, 2006

Actualmente, el desarrollo del capitalismo como sistema de producción, distribución y consumo hegemónico sobre la Tierra ha asumido la forma y el modo de la globalización en su versión neoliberal. Hace unos 500 años, el capitalismo surgió del mundo medieval, en su forma incipiente de mercantilismo, para llegar a cuajar después de la conquista europea del hemisferio occidental. Posteriormente, llegó a dominar la economía tras la primera revolución industrial.

Después de la caída del capitalismo de Estado que preconizaban los países comunistas, el capitalismo ha pasado a regir los destinos del mundo como nunca antes a lo largo de la historia fue capaz de hacerlo. La característica que define el capitalismo consiste en someter a todo el resto de factores que intervienen en la producción al factor capital. En sí mismo, el capital no vale nada. Lo que vale es que todos los factores sin exclusión puedan ser convertidos en valor dinero y ello permita la acumulación de capital. Es por ello por lo que hacer beneficios se ha convertido en el “leit motiv” de cada transacción económica, al tiempo que la acumulación de capital se ha convertido en el santo grial —sangre real— de la sociedad capitalista.

Lee el resto de esta entrada »


China, China, China

27 marzo, 2006

Y la verdad es que cuando hablamos de este país del este asiático sería mejor recordar que hablar de China es hablar de mucha, mucha China. Sus casi 1.300 millones de habitantes involucrados en este proceso de globalización constituyen el chollo de nuestras economías. Esta fuerza de trabajo domesticada por el sistema dictatorial que gobierna al país no tiene el mínimo “chance” a discrepar pues tiene prohibido el derecho a libre asociación. Así, se emplea a los trabajadores manuales por un bajo salario, no superior a 0,25 €/hora, y muchas veces trabajando a razón de 60 horas semanales, según se deduce de un estudio de la OIT.

Lee el resto de esta entrada »