Una flor de loto entre nenúfares de codicia

20 noviembre, 2008

Aunque parezca mentira, por lo absurdo e irracional que es, las inmobiliarias defendieron, hasta el último momento, el principio de que los precios de las viviendas siempre irían para arriba. Consideraban, igualmente, que nunca habría razones para no poder vender una casa por un precio más caro de lo que al vendedor le había costado. La avaricia era tan ciega que muchísima gente se lo creyó y compró casas para especular. Incluso lo creyeron hasta los alcaldes y ediles municipales, los promotores, los dirigentes de los bancos y cajas de ahorro y hasta algún que otro corrupto político y responsable, a su vez, del área económica.

Pero pronto se caerían todos del burro, pues cuando empezaron a producirse ciertos problemas con las ventas de pisos, y el ritmo de construcción resultó muy superior al de las ventas, aunque estuvieran cegados por la codicia, es cuando comenzaron a darse cuenta de que los problemas que se les venían encima, eran extremadamente graves. Una vez más, los nenúfares de la codicia no lograrían impedir que surgiera del fondo cenagoso de la podredumbre financiera, la flor de loto liberalizadora de las miserias y vicios de los mortales.

Lee el resto de esta entrada »


El disparate avaricioso del sistema financiero

18 noviembre, 2008

La crisis económica actual, es una consecuencia más de la crisis financiera que padecemos y que considero que es imposible de curar, debido al colosal agujero que se estima que representa —se habla de 450 billones de dólares; algo así como unas seis veces el PIB mundial. Esta crisis está ya afectando a la economía real. Sin tener ninguna culpa, millones de empresas y ciudadanos de todo el mundo han comenzado a padecer sus graves efectos, mientras la crisis amenaza con destruir gran número de empleos, de bienestar y de riqueza. Esta crisis se ha convertido en el principal problema de los muchos que contiene la agenda de los diferentes gobiernos de los países del mundo.

En los últimos meses, hemos visto como los principales bancos de inversión y algunas instituciones financieras han sido absorbidos por otras instituciones financieras. La mayoría de ellas, para sobrevivir, han de recibir ayudas o rescates por parte de los gobiernos y bancos centrales, y, en caso contrario, se van a la quiebra. El dilema que ahora se nos plantea es el hecho de que, para salvar a la economía real, tenemos que dejar que se hunda la economía financiera especulativa y dotarnos, así, de un sistema financiero renovado y sano, sin desviaciones ludópatas, codiciosas y enfermizas. ¿Los gobiernos estarán por la labor o lo impedirá la corrupción imperante?.

Lee el resto de esta entrada »


Cuando la economía nos miente

7 octubre, 2008

La economía se ha convertido en una gran mentira donde todo puede parecer verdad y, al mismo tiempo, dejar de serlo porque una gran parte de ella sólo es ficción. Es producto de la especulación, de la economía financiera que estafa y engaña y que se desarrolló con el apoyo cómplice de gobiernos, bancos centrales, instituciones de control del sector financiero y del mercado de valores y, obviamente, con la negligente y sospechosa actuación de las agencias de rating y de los bancos y cajas de ahorro. Actualmente, con los primeros impactos de la crisis, se ha deteriorado tanto la economía que hasta los actores que intervienen en el mundo de las finanzas, ya se comportan como tahures acostumbrados más a mentir y a engañar que a otra cosa, con tal de salir airosos de la debacle que se nos viene encima.

Así, hoy en día, ningún banco se fía de otro. Más bien está a la espera de que quiebre un banco o una caja de ahorros, para absorberlo a precio de ganga, o para comprar sus activos por una miseria de euros. Ni tan siquiera los mercados bursátiles se fían de sus gobernantes. Sin embargo, los que más pueden perder relativamente somos todos los que dejamos nuestros ahorros en depósitos de dinero en los bancos y cajas de ahorro, confiando en el sector bancario. Vaya burla que resulta oír hablar sobre la buena salud del sector financiero y, al mismo tiempo, observar que el gobierno español se resiste a avalar la totalidad de los depósitos como han hecho otros gobiernos. Se podrá decir más alto pero mentir y engañar más, no creo.

Lee el resto de esta entrada »