El disparate avaricioso del sistema financiero

18 noviembre, 2008

La crisis económica actual, es una consecuencia más de la crisis financiera que padecemos y que considero que es imposible de curar, debido al colosal agujero que se estima que representa —se habla de 450 billones de dólares; algo así como unas seis veces el PIB mundial. Esta crisis está ya afectando a la economía real. Sin tener ninguna culpa, millones de empresas y ciudadanos de todo el mundo han comenzado a padecer sus graves efectos, mientras la crisis amenaza con destruir gran número de empleos, de bienestar y de riqueza. Esta crisis se ha convertido en el principal problema de los muchos que contiene la agenda de los diferentes gobiernos de los países del mundo.

En los últimos meses, hemos visto como los principales bancos de inversión y algunas instituciones financieras han sido absorbidos por otras instituciones financieras. La mayoría de ellas, para sobrevivir, han de recibir ayudas o rescates por parte de los gobiernos y bancos centrales, y, en caso contrario, se van a la quiebra. El dilema que ahora se nos plantea es el hecho de que, para salvar a la economía real, tenemos que dejar que se hunda la economía financiera especulativa y dotarnos, así, de un sistema financiero renovado y sano, sin desviaciones ludópatas, codiciosas y enfermizas. ¿Los gobiernos estarán por la labor o lo impedirá la corrupción imperante?.

Lee el resto de esta entrada »


Redefiniendo el concepto de prosperidad

14 octubre, 2008

Se trata de una gran aportación del Informe que elaboró, hace unos pocos años, el Comité para el Desarrollo Sostenible, ‘SDC Report’, y que impulsó el anterior primer ministro británico para concienciar e impulsar el desarrollo sostenible. También se trata de un trabajo de reflexión excelente que sigue siendo tan actual como cuando se publicó. En el informe, el mismo Tony Blair introducía el debate planteando que el progreso real no podía medirse sólo por el dinero. Para el exprimer ministro, tendríamos que asegurarnos, previamente, de que el crecimiento económico contribuye a mejorar nuestra calidad de vida, en lugar de a degradarla. Seguramente, si analizamos la calidad de nuestras vidas, llegaremos pronto a darnos cuenta de que no prosperamos, a pesar de que, teóricamente, vayamos creciendo económicamente.
Lee el resto de esta entrada »


La deconstrucción

4 abril, 2008

Los países desarrollados hemos caído en el consumismo más absurdo y pertinaz. Tanto que, actualmente, nuestro crecimiento del PIB se basa, en gran parte, en el despilfarro que generamos. En lo que se refiere a la construcción de viviendas, el disparate de la burbuja financiera ha sido la prueba palpable de cómo en nombre de la codicia hemos construido para alojar aire. Los resultados, a nivel del Estado español, son el colmo de la estulticia, un stock de 21 millones de viviendas, de las cuales más de un tercio de ellas están vacías.

Lee el resto de esta entrada »


Las externalidades y la vivienda

9 noviembre, 2007

Las externalidades o costes externos son fallos que habitualmente se producen en el mercado y a los que los diferentes gobiernos, si es que de verdad quisieran perseguir el bien común y defender el interés general como proclaman, deberían prestar particular importancia al objeto de subsanarlas cuanto antes. En el plano individual, se suelen identificar las externalidades con la influencia que las acciones de una persona determinada provocan sobre el bienestar de otra.

Éstas pueden ser positivas o negativas. Las externalidades positivas son aquellas que afectan favorablemente a terceros, como ocurre con la instalación de un sistema WIFI para la conexión a internet, ya que genera una externalidad positiva al facilitarnos a los vecinos la conexión gratis. Se dice que otras externalidades son negativas cuando afectan desfavorablemente a los demás, como ocurre cuando fumamos en espacios públicos, afectando a quienes no fuman. Las externalidades conocen también otra serie de dimensiones como son la económica, la social y la ambiental, siendo la construcción de infraestructuras y la edificación la actividad que mayor número de externalidades negativas de todo tipo produce.

Lee el resto de esta entrada »