La caída del neoliberalismo (y VI)

24 octubre, 2010

El sistema que conforman las sociedades actuales se encuentra en plena batalla interna. En medio de esta profunda crisis económica en la que vivimos, esta batalla se nos muestra aún más encarnizada. En todos los países, en unos más que en otros, existe una fuerte tensión dinámica entre dos principios antagónicos: un principio que abarca el individualismo, el egoísmo, el despilfarro consumista y las desigualdades sociales, por una parte; y el principio que abarca a la comunidad, la solidaridad, la sostenibilidad y la equidad social, por la otra. Las formas que adopta un determinado sistema socioeconómico se encuentran siempre en movimiento en base a las relaciones de poder.

Lee el resto de esta entrada »


Prosperar dentro de unos límites que sean sostenibles

13 septiembre, 2010

Si queremos salir de la crisis necesitamos realizar la transición del modelo macroeconómico actual al nuevo paradigma sostenible. Sin embargo, se trata de una tarea muy problemática y cargada de grandes dificultades. El hecho de lograr que encaje la macroeconomía con los objetivos que persigue la sostenibilidad —y que se concreta en el abandono del consumismo— es tan sólo una parte del problema, tal como lo señala Tim Jackson de la comisión británica sobre el desarrollo sostenible. Por ello, abordar la lógica social del consumismo es algo que también nos resulta de vital importancia. Pero, a su vez, esta tarea que, en principio, parece sencilla de realizar está muy lejos de ser simple. Hemos de tener muy en cuenta que la posesión de bienes materiales está profundamente arraigada dentro del tejido social que hilan nuestras vidas.

Lee el resto de esta entrada »


Somos lo que consumimos

20 junio, 2008

El aumento del consumismo y la creación artificial de nuevas necesidades materiales tienen más importancia de lo que nos pensamos. Se producen muchos absurdos e incongruencias en nuestro modelo económico, al tiempo que ponemos en grave riesgo la viabilidad económica de las generaciones futuras a las que, de seguro, vamos a dejar sin algunos recursos naturales de vital importancia, como el petróleo para usos no energéticos.

En efecto, el crecimiento de nuestro actual modelo económico se basa en el consumo. A medida que consumimos más, más ricos nos hacemos —y debido al intercambio desigual, del que tanto nos beneficiamos, otros se hacen más pobres, desde luego. Consumir es lo importante, aunque no necesitemos para nada que sea un producto de marca o ya tengamos suficiente de ello. Poco importa a los gobiernos, si para ello también aumentan nuestros niveles de despilfarro. Dicen que hagamos compras responsables —que si debemos hacer— pero todo es un cuento chino pues los gobiernos no predican con el ejemplo como deberían. Para hacer una compra responsable, la Administración debería controlar los abusos que se cometen en las subidas de precios y que suelen hacer los intermediarios que intervienen en la cadena de valor, cosa que no se controla. Además, permite que sólo se opere desde la oferta y se pongan tantas trabas a que se trabaje desde la gestión de la demanda.

Lee el resto de esta entrada »


La madre de todas las crisis

12 abril, 2008

¿A ustedes no les parece que la concurrencia al mismo tiempo de seis graves crisis como: la crisis inmobiliaria, la crediticia, la financiera, la energética, la alimenticia y la climática, son todos síntomas de una enorme burbuja ecológica mundial que hemos creado por el desarrollo insostenible que tan estúpidamente seguimos impulsando? ¿No les hace pensar que el modelo socioeconómico sobre el que asentamos nuestro crecimiento económico ya no da más de sí? ¿Tampoco las lacerantes crisis que padecemos les sugieren que, de seguir haciendo más de lo mismo, nuestro futuro puede llegar a ser tan traumático que incluso podrían ponerse en peligro la vida de miles de millones de personas que actualmente vivimos en las zonas urbanas (más del 50% de la población mundial)?

Lee el resto de esta entrada »


Lo peor podría evitarse

21 julio, 2007

Decía Bertrand Russell que la historia del mundo consistía en narrar la suma de todos aquellos sucesos trágicos que hubieran podido ser evitados. Yo participo de este comentario y es más, creo que todos y cada uno de nosotros debiéramos hacerlo nuestro. Lo peor del cambio climático ya iniciado, y que aún está por llegar, podría evitarse pero, para ello deberíamos de empezar a actuar contundentemente desde ahora. Desgraciadamente, eso es lo que no hacemos, pues nuestras políticas de desarrollo están ancladas en impulsar el consumismo y el despilfarro. En nuestro caso, todo se agrava debido al peso que tiene la construcción y la obra civil de infraestructuras, viviendas y equipamientos que no satisfacen las demandas actuales y es muy dudoso que satisfarán las necesidades reales de futuro.

Lee el resto de esta entrada »


Un modelo diferente de crecimiento

24 septiembre, 2006

Necesitamos un nuevo concepto de crecimiento que nos sea útil en nuestras apuestas por garantizar el desarrollo a las próximas generaciones. El modelo actual de crecimiento económico se basa en los aumentos de consumo y, en consecuencia, en el intercambio desigual y el despilfarro y en el agotamiento de los recursos del planeta. Se trata de un modelo lineal que presenta niveles de entropía crecientes. Así no podemos seguir puesto que sería nuestra ruina y/o la de nuestros hijos y nietos. Por ello, cuando se habla de crecimiento económico, constatamos que éste es un concepto que debería diferenciarse de la idea clásica de desarrollo y enriquecerse con un enfoque totalmente sostenible. El desarrollo económico es un stock y el crecimiento es un flujo. El crecimiento económico puede ser contrario al desarrollo sostenible. De hecho, nuestro crecimiento económico se mantiene en torno al 3% pero nuestros niveles de calidad de vida apenas aumentan, cuando no ocurre lo contrario y, por tanto, disminuyen.

Lee el resto de esta entrada »


Razonando la Sostenibilidad

10 mayo, 2006

Si el modelo de desarrollo socioeconómico que hemos conocido los países desarrollados no puede funcionar para China, tampoco funcionará para la India, que tiene una economía con un crecimiento del 7% anual y una población proyectada que llegará a sobrepasar a China en el 2030. Mucho menos llegará a funcionar para otros 3.000 millones de personas que viven en los países en vías de desarrollo y que también desean consumir como nosotros. Como conclusión más importante, y quizás la mejor lección que podemos aprender, es que en una economía global, cada vez más integrada, donde todos los países están compitiendo por los mismos recursos que son cada vez más escasos, este modelo de desarrollo tampoco continuará funcionando para los 1.200 millones de personas que vivimos en los países desarrollados.

Lee el resto de esta entrada »