La “democracia” europea donde un euro equivale a un voto

15 mayo, 2014

En Europa, a pesar de ser todavía una región donde la democracia está más asentada, a nivel mundial, hace tiempo que la democracia empezó a perder su valor universal, donde un hombre era un voto, para convertirse en una democracia censitaria cuyo sistema de poder se construye en base a la riqueza de cada uno: “Un euro, un voto”. Según este principio, usted puede seguir viviendo en la ilusión de que vota para el Parlamento Europeo pero tenga bien presente que el sector financiero ya se encargará de comprar a los parlamentarios que usted elija.

Lee el resto de esta entrada »


Japón, un país al borde de la quiebra (y IV)

27 abril, 2011

El estado de cuentas de Japón no es nada bueno. Japón es el país desarrollado que mayor deuda tiene con diferencia y, a nada que ésta crezca, no es difícil que se avecine algo más que una crisis. Es decir que ocurra un “default”, una quiebra soberana que tendrá sus graves consecuencias a nivel mundial. No en vano, estamos hablando de la quiebra de la tercera economía más importante del mundo, situada por detrás de Estados Unidos y de China.

Lee el resto de esta entrada »


La necesidad de clausurar las bolsas de valores para salvar la economía real

4 abril, 2010

Hace poco más de un año, los diferentes gobiernos de los países desarrollados decidieron socorrer a los bancos que se encontraban técnicamente quebrados por culpa de su propia y ciega avaricia. Los excesos de apalancamiento y de especulación les habían puesto al borde de la quiebra. Sin embargo, impunemente y sin justificación alguna, los diferentes gobiernos optaron por rescatarlos gratuitamente y a costa del dinero del contribuyente.

Lee el resto de esta entrada »


Cuando la economía juega a la ruleta

6 mayo, 2007

Es muy conocido el hecho de que cuando se produce una crisis hipotecaria y que, a su vez, origina una grave crisis inmobiliaria, las entidades financieras como los bancos y cajas de ahorro acostumbran a reaccionar retirando fondos de los canales financieros internacionales y, en consecuencia, generando una peligrosa falta de liquidez en los mercados. En dichos momentos, suele cundir un controlado pánico que no evita que se produzca una significativa parálisis en la actividad bancaria. Los bancos ya no se prestan, entre ellos, tan fácilmente el dinero.

Se reduce, a mínimos, la oferta de créditos a los consumidores y a las empresas que necesitan recursos para gastar o invertir en el desarrollo de sus actividades consumidoras o productivas. De este modo, la disminución de la liquidez de los flujos financieros afecta, directamente, a la propia financiación de la economía y, por ende, al devenir de nuestras vidas. Todo ello atenta contra la propia viabilidad de las empresas que trabajan en lo que se conoce la economía real.

Lee el resto de esta entrada »