Entre la depresión económica y la salida a la crisis (y III)

18 febrero, 2012

Inmersos en la tercera depresión económica mundial como estamos, necesitamos ejemplos que nos señalen hacia donde podríamos enfocar nuestras apuestas de futuro para así poder salir de la crisis con éxito. Subrayaré que todos los ejemplos exitosos que he identificado y analizado se escriben en clave de sostenibilidad, tal como nos ocurre con el siguiente ejemplo acerca del tratamiento, producción y usos del agua dulce en Israel. La productividad de los recursos es un factor clave a la hora de encarar la salida a esta grave crisis repleta de irresponsables y avariciosas burbujas y de fatales e imbéciles apalancamientos financieros. Una depresión económica que estamos y vamos a seguir sufriendo hasta que comprendamos que sólo la economía sostenible nos salvará.

Leer el resto de esta entrada »


Entre la depresión económica y la salida a la crisis (II)

6 enero, 2012

El cambio climático avanza de manera inexorable pero la estupidez humana es tan grande que sólo se ocupa de querer salvar al irresponsable y avaricioso sector financiero. Un sector económico que, con el permiso —cuando no, con la complicidad—  de los dirigentes políticos de los países líderes mundiales, fue el causante de esta grave depresión económica que actualmente padecemos y que, si no enmendamos las políticas en curso, apostando con fuerza y valentía por el desarrollo sostenible, seguiremos padeciendo durante muchos, muchos años.

Leer el resto de esta entrada »


La caída del neoliberalismo (y VI)

24 octubre, 2010

El sistema que conforman las sociedades actuales se encuentra en plena batalla interna. En medio de esta profunda crisis económica en la que vivimos, esta batalla se nos muestra aún más encarnizada. En todos los países, en unos más que en otros, existe una fuerte tensión dinámica entre dos principios antagónicos: un principio que abarca el individualismo, el egoísmo, el despilfarro consumista y las desigualdades sociales, por una parte; y el principio que abarca a la comunidad, la solidaridad, la sostenibilidad y la equidad social, por la otra. Las formas que adopta un determinado sistema socioeconómico se encuentran siempre en movimiento en base a las relaciones de poder.

Leer el resto de esta entrada »


Mientras no cambiemos sólo nos quedará sufrir la economía

30 julio, 2010

Según se desprende de la lectura de los datos macroeconómicos del segundo trimestre de 2010, la desaceleración mundial aumentará en la segunda mitad del año. En teoría, los estímulos fiscales de ayuda deberían desaparecer a medida que los programas de austeridad se vayan afianzando en la mayoría de los países. Los ajustes de inventario que impulsaron el crecimiento económico durante algunos trimestres todavía continúan vigentes.

Leer el resto de esta entrada »


La inminente recaída de la recesión económica actual

28 julio, 2010

La salida a la grave y dura recesión económica que, desde hace dos años, estamos sufriendo, puede resultar una tarea imposible si es que lo que se pretende es salir de ella haciendo más de lo mismo como parece. El hecho de pretender mantener artificialmente el actual modelo socioeconómico es una prueba más de hasta donde llega la estupidez humana.

Leer el resto de esta entrada »


La revolución pendiente

25 julio, 2010

A lo largo y ancho de nuestro planeta, circulan muchos mitos y creencias que, en realidad, son unas grandes mentiras. Uno de estos embustes es el que se basa en la creencia de que, en el año 2050, podremos conocer un mundo donde todos sus moradores —sus 9.000 millones de habitantes— alcanzarán un nivel de prosperidad semejante al de los países de la OCDE, siguiendo con el mismo modelo de desarrollo económico que conocemos actualmente.

Leer el resto de esta entrada »


¿Qué clase de economía queremos para el futuro?

16 julio, 2010

La prosperidad equivale a vivir feliz y estar en paz, sabiendo que se tiene todo lo necesario para poder realizarse y/o para triunfar en la vida. Se supone que el crecimiento económico conlleva la creación de una mayor prosperidad. También se supone que, a medida que los ingresos son más altos, deberían mejorar las posibilidades para que cada uno lograra realizarse, disfrutando de una vida más confortable, más rica y opulenta y, en definitiva, adquiriendo un mayor nivel de bienestar y una mejor calidad de vida. Eso es al menos lo que la sabiduría popular nos dice pero ésta a veces se equivoca porque las cosas ya no van a poder seguir siendo igual.

Leer el resto de esta entrada »