¿Quiénes fueron los aqueos?

Los origenes de los aqueos

Los aqueos, en griego Akahioi, fue uno de los antiguos pueblos griegos identificados por Homero en “La Iliada” que, junto con los dánaos y los argivos de Argos, fueron los griegos que asediaron Troya.

El origen de los aqueos es el de un pueblo de origen indoeuropeo de la Edad de Bronce que provenía de la región de los Balcanes y que lograron colonizar de forma pacífica las islas de Creta y del Mar Egeo.

Herodoto consideraba que, en la época histórica, los aqueos del norte del Peloponeso eran descendientes de estos aqueos anteriores. El nombre Ahhiyawā, que aparece en documentos hititas de los siglos XIV y XIII a. C., a veces se ha identificado como el de los aqueos, pero esta interpretación está siendo aún discutida.

La Enciclopedia Británica considera que, a partir de ésta y de otras pruebas, algunos expertos han identificado a los aqueos como los micénicos. Otras pruebas sugieren que los aqueos no entraron en Grecia hasta las llamadas invasiones dorias del siglo XII a. C.

Según fue descrito por Homero procedían de las islas continentales y occidentales de Grecia como la isla de Creta, la isla de Rodas y demás islas adyacentes, excepto las islas Cícladas. Estas islas coinciden precisamente con aquellas donde se desarrollaban las actividades de los micénicos durante los siglos XIV-XIII aC, según lo que ha revelado por la arqueología.

Parece al menos posible que los jefes aqueos de Homero, con sus cortas genealogías y su renombre por infiltrarse en las realeza micénica a través del servicio militar y los matrimonios dinásticos, mantuvieron el poder en el mundo micénico solo durante unas pocas generaciones en su última, guerrera y semibárbara fase, hasta que fueron reemplazados por los dorios, con los que mantenían un parentesco relativamente cercano.

La cultura aquea se confunde con la de Micenas

Según el Sitio Historia General, la cultura de los aqueos era conocida también como micénica por ser su capital la ciudad de Micenas y así la consideraban los pueblos colonizados como los cretenses. Su influencia se extendió por Asia Menor, la Península Ibérica y el Antiguo Egipto. Ellos introdujeron en Grecia adelantos como el uso del carro de combate, de los caballos, las armas forjadas en bronce y una mayor suntuosidad y protocolo en las ceremonias de enterramiento de los nobles.

Guerreros aqueos

Si bien hay quienes afirman que los aqueos eran proclives a la colonización pacífica y sin derramamientos de sangre, lo cierto es que los primeros años de su historia en las islas del Egeo estuvieron marcados por largas y cruentas épocas de guerra contra los autóctonos. 

Lo que hicieron con la desarrollada cultura cretense no tiene perdón de la historia pues fueron unos verdaderos salvajes y destruyeron la civilización más avanzada de aquellos tiempos.

Según se describe, el proceso de asimilación comenzó aproximadamente en el 2.300 a. C. se estima que su periodo de mayor plenitud comenzó en el año 1.600 a. C. y terminó por causas aun sin esclarecer cinco siglos después, en el 1.100 a. C.

Principales ciudades y organización social

Las principales ciudades de los aqueos fueron Micenas (su capital administrativa), Tirinto, Pilos, Atenas, Yolcos, Tebas y Orcómeno, controlando también asentamientos en Macedonia, Epiro y algunas otras islas del Egeo. Quizá la hazaña más renombrada llevada a cabo por los aqueos sea la del asedio de 10 años a la desaparecida ciudad de Troya, ciudad que por su poder militar y económico representaba una seria amenaza para Micenas y que fue tomada mediante la famosa argucia del caballo de Troya.

El modo de organización de los aqueos implicaba tres clases sociales, los que ejercían algún cargo administrativo en palacio, los ciudadanos (los únicos a los que se exigía el pago de impuestos) y los esclavos (utilizados exclusivamente en palacios y edificios religiosos. Mientras que los nobles eran sepultados con suntuosos tesoros y sentados en unos curiosos sepulcros de forma hexagonal y distribuidos a modo de panal, los guerreros se llevaban simplemente las armas y armaduras utilizadas en vida. Los héroes de guerra eran quemados y las urnas con sus cenizas se decoraban con hermosas máscaras de oro.

Debido a que tanto la cultura micénica como la minóica tuvieron su época de esplendor en el mismo siglo, se especula que pudo producirse un choque entre ambas potencias dando como resultado la desaparición de los aqueos, aunque esto está aun por confirmar. Tras la caída de Micenas por los dorios, los supervivientes se dispersaron por las islas griegas, alcanzando también la península de Anatolia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: