¿Cómo se descubrió que el idioma de uno de los pueblos bíblicos, conocido cómo los hititas, era de origen indoeuropeo?

¿Quienes fueron los hititas?

Intentar responder a esta pregunta no es tan simple como parece. Existen muchas evidencias que provienen de la arqueología y de los textos bíblicos. Sin embargo, estas dos fuentes de información no son compatibles entre si, lo que le añade un sofisticado toque de misterio a este antiguo reino de Asia menor.

¿Quiénes eran los hititas según la arqueología?

Hace 4.000 años, en 1900 a.C., los hijitas eran un pueblo indoeuropeo que comenzó a establecerse en lo que ahora se conoce como la Península de Anatolia, Turquía. Para el siglo XVI a. C., eran lo suficientemente poderosos como para haber conseguido invadir Babilonia. Su poder continuó expandiéndose hasta convertirse en una superpotencia al nivel de lo que en aquella época eran Egipto y Asiria.

Las relaciones con Egipto fueron particularmente volátiles e incluyeron la famosa Batalla de Kadesh y la eventual firma del tratado de paz más antiguo que se conoce del mundo. La capital hitita, Hattusa, ha sido excavada, revelando que los hijitas constituían un imperio formidable y profundamente religioso.

Las evidencias de las excavaciones realizadas nos muestran que Hattusa fue invadida y quemada a principios del siglo XII a.C., pero esto fue después de que la ciudad, en una gran medida, hubiera sido abandonada. En el siglo XIV a. C., la ciudad de Carquemish en el norte de Siria se convirtió en la sede del reino. A medida que los hititas comenzaron a abandonar la tierra de Hatti (Hattusa y Nesa), es cuando empezó a darse el declive de toda la región, tal como ocurrió a finales del siglo XII a. C.

Así pues, los hititas ocuparon la antigua región de Anatolia (también conocida como Asia Menor, Turquía moderna) antes de 1700 a. C., desarrollaron una cultura que aparentemente también fue de los pueblos indígenas Hatti (y posiblemente los hurritas), y expandieron sus territorios en un imperio que rivalizaba y llegó a amenazar incluso a la nación establecida de Egipto.

¿Quiénes eran los hititas según la Biblia?

Los hijitas se mencionan repetidamente a lo largo del Tanaj o Biblia hebrea que es el conjunto de los veinticuatro libros sagrados canónicos del judaísmo.(también conocido como el Antiguo Testamento cristiano). A los hijitas se les considera como los adversarios de los israelitas y de su Dios. Según el libro del Génesis 10, eran los descendientes de Heth, hijo de Canaán, que, a su vez, éste era el hijo de Ham, nacido de Noé (Génesis 10: 1-6).

Los hititas desempeñan un papel destacado en lugares clave de la Biblia hebrea: Efrón el hitita es que le vende a Abraham el cementerio familiar (Génesis 23); Esaú se casó con mujeres hititas, y su madre, Rebeca, las despreciaba (Génesis 26:34); con frecuencia figuran como uno de los habitantes de Canaán (por ejemplo, Éxodo 13: 5; Números 13:29; Josué 11: 3); El rey David hizo que su comandante, Urías el hitita, muriera para quedarse con la esposa de Urías (2 Samuel 11); El rey Salomón tuvo mujeres hititas entre sus muchas esposas (1 Reyes 10: 29–11: 2; 2 Crónicas 1:17); y el profeta Ezequiel degradan a Israel con la metáfora de una madre hitita (Ezequiel 16: 3, 45).

El nombre con el que se conocen hoy, por lo tanto, proviene de la Biblia y de las Cartas Amarna de Egipto que hacen referencia a un “Reino de Kheta” identificado hoy como el “Reino de Hatti” (como se designaba a la tierra de los hititas) pero los hititas, en sus propios documentos, se refieren a ellos como Nesili, al igual que otros de la época.

Periodos históricos de los hititas

De cualquier modo, el dominio de los hititas sobre la región está dividido por los eruditos modernos en dos períodos bien diferenciados:

1. El antiguo reino (1700-1500 a. C.)

2. El nuevo reino, también conocido como el imperio hitita (1400-1200 a. C.)

Hay un interregno entre estos dos que, para aquellos que aceptan esa versión de la historia, se conoce como el Reino Medio. La discrepancia entre aquellos académicos que reconocen un Reino Medio y aquellos que no lo hacen surge del hecho de que no hubo discontinuidad entre el Reino Antiguo y el Nuevo, simplemente una “edad oscura” de menos de 100 años de la que se sabe muy poco.

El imperio hitita alcanzó su apogeo entre el reinado del rey Suppiluliuma I (1344 a. C. – 1322 a. C.) y su hijo Mursilli II (1321 a. C. -1295 a. C.), después decaería y tras los repetidos ataques de los Pueblos del Mar y los Tribu Kaska, el imperio hitira sucumbió ante los asirios.

Arqueología y lenguaje de los hititas

Hasta finales del siglo XIX, poco se sabía de los hititas, aparte de las referencias de la Biblia y la documentación fragmentada procedente de Egipto. No obstante, se hizo la luz cuando se descubrió su importante historia tras el inicio de las excavaciones en Boghaskoy (hoy Bogazkale, Turquía), que alguna vez llegó a ser el lugar donde se ubicaba Hattusa, la capital del imperio hitita.

El historiador Christopher Scarre describe a Hattusa como una gran ciudad-fortaleza que se extendía sobre el terreno rocoso, con ciudadelas escarpadas y templos muy bien diseñados y construidos. Hattusa se convirtió en el centro de un poderoso imperio que dominaba no solo la mayor parte de Anatolia, sino que a veces su reino se extendía hacia el sur, hacia Siria y hacia el este como el reino de Mitanni.

Hattusa fue fundada originalmente por los Hatti (una tribu aborigen de Anatolia) en 2500 a. C., y su cultura puede haber proporcionado la base de la de los hititas. Sin embargo, este complejo muy importante y aquellos que lo construyeron junto con su vasto imperio permanecieron casi desconocidos hasta que se descubrieron sus escritos, primero por el misionero irlandés William Wright en 1884, y unos veinte años más tarde por el arqueólogo alemán Hugo Winckler en 1906.

A comienzos del siglo XX, Winckler “había recuperado 10.000 tabletas de arcilla de los archivos reales hititas”. Estas tabletas, en las que habían registrado su historial y transacciones económicas, se descifraron con relativa rapidez. El historiador Erdal Yavuz nos describe cómo lograron interpretar las tablillas en un informe muy detallado (aunque hubo otros eruditos que también contribuyeron a la comprensión de la escritura hitita, en particular, destaca a Archibald Sayce, por nombrar solo uno de ellos).

De cualquier modo, fue Bedrich Hrozny, 1879-1952, profesor checo en la Universidad de Viena, el que en 1916 descifraría el idioma hitita. El punto de partida fue una frase en una inscripción en cuneiforme: “Nu Ninda-An Ezzateni, Vatar-Ma Ekuteni”. Como muchas palabras babilónicas se incluyeron en los textos hititas, la palabra babilónica ‘ninda’ proporcionó la clave, ya que significa ‘comida’ o ‘pan’.

El profesor Hrozny se hizo una pregunta simple: ¿Qué se hace con la comida o el pan? La respuesta, por supuesto, fue que la de comer. Entonces, pensó que la palabra “ezzateni” debía estar relacionada con la alimentación. Dedujo que el sufijo ‘-an’ que iba detrás de ‘ninda’ debia ser para indicar la forma del acusativo. Con estas dos deducciones en la mente, Hrozny examinó tanto el vocabulario como la gramática de las lenguas indoeuropeas.

Señaló que el verbo comer es similar al hitita ‘ezza’, no solo en inglés, sino también en griego (edein), latín (edere) y alemán (essen), y especialmente en alemán medieval (ezzan). Si eso fuera cierto, la segunda línea de la inscripción no era un gran problema, ya que comenzó con la palabra ‘vatar’, que podría traducirse fácilmente como inglés ‘agua’ o alemán ‘wasser’.

El profesor Hrozny empezó a entusiasmarse por su hallazgo lingüístico propuso la lectura de toda la oración de la siguiente manera: “Ahora pan que comes, agua que bebes” y esto resultó ser adecuado para todo el idioma hitita. Estaba muy claro: el Idioma de los hititas era de origen indoeuropeo.

Sin embargo, una vez que se publicó el trabajo de Hrozny y se demostró el origen indoeuropeo de su idioma, empezaron los problemas para que este hallazgo encajara con la historia que se habían montado sobre el origen de los arios y su procedencia de la India.

En efecto, durante mucho tiempo hubo una teoría, aceptada entre los estudiosos de la historia antigua, de que la India fue invadida desde el norte por indoeuropeos conocidos como arios (la llamada ‘invasión aria’) y que, en algún lugar, existía una patria de la que descendían estos invasores en la India. Los textos descubiertos por Winckler parecían corroborar esta teoría.

Dado que no había evidencia de que se conocieran lenguas indoeuropeas en Anatolia en aquellos tiempos, se postuló que debía haber sido algún tipo de invasión y, muy probablemente, desde la misma misteriosa patria desde la que se lanzó la supuesta invasión de la India. El historiador Marc Van die Mieroop abordaría este punto de discusión de la siguiente manera::

“Bajo la influencia de una idea anticuada que se tenía en el siglo XIX de que había habido una patria indoeuropea en algún lugar situado al norte de la India, se ha dedicado mucha atención académica a encontrar evidencia de una invasión que ocupara y se asentara en la península de Anatolia. Sin embargo, esta búsqueda ha sido inútil. Por ello, así como no hay razón para suponer que los hablantes de lenguas indoeuropeas no siempre estuvieron presentes en Anatolia, tampoco podemos decir que habrían sido un grupo claramente identificable durante el segundo milenio a.C. Tan sólo podemos decir que cuando las fuentes textuales nos informan sobre los idiomas utilizados en Anatolia, comprobamos que algunos pueblos hablaban lenguas indoeuropeas y otras no”. De dónde procedieron es otra cuestión que todavía no podemos responder y quizás nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: