El maravilloso vuelo de los colibríes

La maravilla de los colibríes que son capaces de girar repentinamente en un ángulo cerrado cuando vuelan a altas velocidades ¿Qué es lo que permite que los colibríes giren repentinamente en un ángulo cerrado, en pleno vuelo y a altas velocidades? Según un estudio internacional, estas ágiles aves deben su destreza a su potencia muscular, al tamaño de las alas, que combinan junto con un toque de habilidad. Así es como lo describe un excelente artículo de Eva Rodriguez Nieto que publica “El Espectador” y me encantó.

Estos pájaros, que son originarios del continente americano, representan a unos lindos pajaritos llamados colibríes y que son conocidos por ser los pájaros más pequeños que existen. Los más grandes solo miden unos 25 cm. Su aleteo se repite unas 80 veces por segundo aunque otro señalan que se lo hace, por lo menos, unas 30 veces por segundo. Por otro lado, la mayoría de los colibríes presenta un colorido plumaje y, además, son los protagonistas de una de las leyendas más bonitas de la historia maya.

La leyenda maya que existe acerca sobre los colibríes

Según nos cuentan en México, nunca trates de atrapar a un colibrí. Sólo alégrate de verlo y déjalo seguir su camino. Hay una leyenda maya que cuenta que: “Cuando crearon la Tierra y todo lo que hay en ella, los dioses mayas le dieron una misión a cada animal, a cada árbol y a cada piedra. Al terminar, se dieron cuenta de que a nadie le habían asignado la tarea de llevar los deseos y pensamientos de un lugar a otro”.

“Como se había terminado ya el barro y el maíz , los dioses no tenían cómo crear a otro animal. Así que tomaron una piedra de jade y tallaron una flecha. Una flecha tan pequeña que, cuando ya estuvo lista, los dioses soplaron sobre ella y, entonces, salió volando veloz s un pajarito. Así es como nació el colibrí” concluye la leyenda.

Los colibríes podrás ser pájaros muy pequeños pero también vuelan a una velocidad increíble

Los colibríes (Trochilidae), además de ser una de las especies de aves más pequeñas que existen, también tienen una peculiar forma de volar que las hace fácilmente reconocibles. En efecto, baten sus alas a gran velocidad hasta casi hacer que no se perciban. Además, algunas colibríes han evolucionado tanto que ello les permite sobrevivir volando a gran altura. Pueden volar allí donde la densidad del aire es muy baja. Por ello, han logrado adaptarse al medio dónde viven y la forma cómo viven. De este modo, su masa corporal y la forma de sus alas varía mucho según la especie de colibrí que sea.

Para conocer las características que contribuyen a la gran destreza que tienen para volar estos animales, investigadores de las universidades de British Columbia ubicadas en Vancouver (Canadá) y Freiburg (Alemania), estudiaron miles de aceleraciones, rotaciones y giros de más de 200 colibríes de 25 especies diferentes, en sus hábitats de Sudamérica y Centroamérica. El experimento consistió en dejar que los pájaros volaran de forma aleatoria en un área cerrada, mientras un sistema de monitorización por ordenador registraba sus movimientos.

De esta forma, pudieron comprobar y medir si los rasgos para lograr un determinado vuelo ágil estaban limitados a una sola especie o, a su vez, si existían restricciones que los animales debían observar y cumplir de una forma predeterminada.

La imagen de arriba es una imagen del colibrí que se publicó en Twitter por un fotógrafo aficionado. Esta bella imagen ha sido vista por más de tres millones de personas.

“Los colibríes, a pesar de que solo diminutos y pesan muy poco, han desarrollado grandes músculos para volar, que se han ido optimizando para poder realizar un movimiento aeróbico tan rápido como sostenido. Pueden batir sus alas a más de 30-80 veces por segundo y desarrollar esfuerzos que les permiten ejecutar vuelos, tanto sean de trayectoria ascendente como de trayectoria descendente. Esta habilidad implica que su estilo de vuelo sea muy similar al que realizan los helicópteros y pueden impulsar movimientos forzados hacia adelante, hacia atrás y hacia los laterales, y también pueden girar, incluso, sobre sí mismos”, explica  Paolo Segre, científico de la Universidad de British Columbia y coautor de un estudio acerca de los colibríes que publicó en su día  la revista Science.

Sorprendentemente, las diferencias entre las especies fueron lo suficientemente marcadas como para que los autores pudieran precisarlas de forma correcta en un 34% de los casos, basándose solamente en sus patrones de maniobra. Este hecho nos indica que las diferencias entre especies, en cuanto al estilo de sus movimientos se refiere, son sutiles pero, a su vez, muy significativas. En total, los investigadores llegaron a registrar más de 330.000 movimientos diferentes.

Es evidente que el hecho de poder detectar y recoger tantos datos acerca de los colibríes fue todo un desafío. El primer trabajo de campo se realizó en una reserva biológica situada en las profundidades de la Amazonía peruana. Se trataba de un área donde anidaban muchas especies de colibríes y que solo era accesible por barco. Para poder investigar las vida y hechos de los colibríes, los investigadores utilizaron sus ordenadores y cámaras que cargaban mediante paneles solares que conectaban a sus generadores.

Habitaban en una cabaña con techo de paja donde se colocaron unos cubos que recogían el agua de la lluvia y que estaban colocados de manera que cumplieran su función de captación de agua para beber pero, a su vez, como lugar ideal para que los colibríes pudieran saciar su sed y se posaran en sus bordes para ser fotografiados, sobre todo, en sus espectaculares fases de despegue y aterrizaje.

Las especies más grandes adaptan su vuelo en su intento de superar a las más pequeñas

Los autores observaron que la capacidad muscular estaba asociada con el hecho de desarrollar una mayor destreza para desacelerar, para acelerar rápidamente y para realizar rotaciones hacia arriba. Por tanto, las especies más grandes compensaban así su mayor masa corporal en su intento de superar a las de menor tamaño.

Por otra parte, la carga alar —proporción que ocupa la superficie de las alas con respecto a la masa corporal— se asoció con la posibilidad de realizar un mejor movimiento rotatorio y ejecutar mejores giros en general. Sin embargo, comprobaran que  la habilidad también jugaba un papel esencial.

Descubrieron, a su vez, que las especies de colibrí de diferentes tamaños y formas tenían distintas capacidades a la hora de ejecutar sus maniobras durante el vuelo. Algunos tipos de colibríes eran mejores para realizar unos movimientos y cada especie tendía a construir trayectorias complejas, al objeto de poder realizar las maniobras que más le convenían.

Los colibríes son los únicos pájaros que pueden volar hacia atrás

Douglas Altshuler, científico y coautor del trabajo desarrollado por la universidad canadiense, sostiene que los colibríes tienden a aprovechar bien sus puntos fuertes, especialmente, al tener que ejecutar movimientos cada vez más complejos. Por ejemplo, las especies que tienen una mayor capacidad de moverse realizando giros en sus vuelos, son las que tienden a volar siguiendo más trayectorias de arco y, al mismo tiempo, evitar realizar movimientos que provocarían que su vuelo se desacelerara de forma repentina.

Una vez conocido que la capacidad muscular era el principal rasgo asociado con la aceleración, los autores de esta investigación  dedujeron que los cambios evolutivos en esta destreza podrían servir para compensar el tamaño relativamente pequeño de sus alas. De igual modo, los estudios constataron también otras características de los colibríes y es que ellos, en realidad, eran muy agresivos a la hora de defender sus ámbitos territoriales. Utilizaban su espectacular maniobrabilidad en el vuelo para luchar contra los competidores y también para atrapar insectos de los que se alimentaban.

Sin embargo, sobre los colibríes todavía quedan muchas cosas por saber. Hay muchas preguntas acerca de su comportamiento y morfología que están todavía sin poder ser respondidas: ¿Cómo afectan estas diferencias entre las especies de colibrí a su capacidad para sobrevivir y para encontrar pareja? Si resulta evidente que la maniobrabilidad en el vuelo es una ventaja para algunas especies, ¿Cómo se las arreglan para sobrevivir aquellas especies de aves que son menos ágiles y habilidosas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: