El don de la discreción es el don de los amigos de verdad

“No te olvides que tu mejor amigo tiene un íntimo amigo de mucha confianza y que este último, a su vez, tiene un amigo con el que es uña y carne. Así pues, has de ser discreto cuando hables con tu mejor amigo”

Cada vez es más necesario rodearse de amigos que sean discretos. La discreción es un atributo que conlleva una gran trascendencia en las relaciones con los demás. Su esmerado empleo contribuye a una buena vida de relación con familiares, amigos, compañeros de estudios y de trabajo y vecinos. Ser discreto equivale a ser sensato en la formulación de juicios y en el hecho de tener mucho tacto, y de saber aplicarse con esmero en la expresión de los conceptos que se desea trasmitir a los demás.

El hecho de ser sensato implica también no hacer a otros partícipes de noticias escabrosas ni de conceptos maliciosos innecesarios, muchas veces referidos a familiares íntimos de probada bondad y honestidad. Es también esa capacidad que se tiene de dominar el ego manteniendo el respeto hacia uno mismo. Ser discreto es garantía de una amistad verdadera.

Ser discreto es una cualidad que resulta protectora, exclusivamente de origen mental. Reside en la parte espiritual y consciente del cerebro, no en los puños ni es las actitudes de agresión. También significa que las personas que saben ser discretas tienen un alma noble. A aquellos que son personas discretas tienen un don y conocen bien lo que es el arte de guardar un secreto, de no hacer preguntas, ni averiguaciones inoportunas, de no forzar la intimidad espiritual, ni física de la gente más allegada.

¿Cómo pretender que otro guarde tu secreto si tú mismo, al contárselo a otro no lo has sabido guardar?. Al final, lo normal es pensar que si no quieres que algo se sepa, lo mejor que puedes hacer es no decírselo a nadie. Incluso, comprobamos que esa frase se deriva de otra que proviene del Talmud: “Tu amigo tiene un amigo y el amigo de tu amigo tiene otro amigo; por consiguiente, sé discreto”.

¡Qué hermoso es poder tener cerca a alguien que sea prudente, sereno y respetuoso en el trato con los demás!. Finalmente, es muy importante considerar que el sentimiento de respeto, credibilidad y confianza que somos capaces de provocar está muy ligado a los niveles de discreción que desarrollemos a la hora de intimar y serte revelados secretos íntimos que pertenecen a la esfera de lo privado y que solo la amistad y la confianza que tu amigo/a ha puesto en ti te han permitido conocer. Saber guardar un secreto es un activo importante en un buen amigo.

¡Qué feliz uno se siente cuando nunca defrauda a un amigo o amiga toda la confianza que han puesto en él o en ella! Revelar los secretos confiados por un amigo o una amiga es como violar su intimidad y provocarle quizás un daño irreparable. ¡Eso no está nada bien pues les has traicionado! Por tanto, seamos discretos y aprendamos que lo que sale de nuestra boca ya no es nuestro solamente. Un buen amigo es un tesoro que hay que amar, ayudar cuando lo necesita, cuidar, proteger y disfrutar toda la vida. Se dice que una persona que tiene buenos amigos es una persona que es muy rica. Pero, no olvidemos, que para tener buenos amigos la discreción es una condición sine que non.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: