Los seres humanos modernos y los neandertales convivimos durante milenios hace 40.000 años

Los objetos encontrados en la cueva de Bacho Kiro, Bulgaria, sugieren que los humanos modernos y los neandertales compartieron el continente durante varios miles de años.

En efecto, los humanos modernos estuvieron presentes en Europa hace al menos 46.000 años, según una nueva investigación sobre objetos encontrados en Bulgaria, lo que significa que se superpusieron con los neandertales durante mucho más tiempo de lo que se pensaba.

Los investigadores sostienen que los restos y las herramientas encontradas en la cueva de Bacho Kiro revelan que los humanos modernos y los neandertales estuvieron presentes al mismo tiempo en Europa durante varios miles de años, dándoles tiempo suficiente para la interacción biológica y cultural.


“Nuestro trabajo en Bacho Kiro muestra que hay una superposición de tiempo de unos 8.000 años entre la llegada de la primera ola de humanos modernos al este de Europa y la extinción final de los neandertales en el extremo oeste de Europa”, dijo el profesor Jean-Jacques Hublin. del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, coautor de la investigación, y añadió que fue mucho más de lo que se pensaba anteriormente. Algunos estudiosos habían sugerido un período de no más de 3.000 años pero ahora se ha visto que fueron unos 5.000 años más.

Los neandertales deambularon por Europa hasta hace unos 40.000 años. Así pues, “les dio mucho tiempo a estos grupos para interactuar biológicamente y también cultural y conductualmente”, comentó Hublin.

Todos estos datos y comentarios se refieren a estudios publicados en las revistas “Nature” y “Nature Ecology & Evolution”, donde Hublin y sus colegas informan cómo excavaron en la cueva de Bacho Kiro, un lugar que ha sido estudiado varias veces durante las últimas décadas.

Excavaciones anteriores revelaron restos humanos y herramientas de un tipo muy específico conocido como “Paleolítico Superior inicial”. Hublin dijo que tales herramientas de piedra y hueso mostraban características tanto de las herramientas que se sabe que fueron utilizadas por los neandertales como de los juegos de herramientas utilizados por los humanos modernos posteriores, con mucho debate sobre qué homínidos los estaba haciendo.

Entre otros descubrimientos, los investigadores encontraron joyas hechas con dientes de oso de las cavernas que, según dicen, son sorprendentemente similares a las producidas por los últimos neandertales. Este hecho añade peso a la idea de que este último puede haber adoptado innovaciones como resultado del contacto con los primeros humanos modernos.

“Algunas personas dirían que es una coincidencia pero yo no lo creo”, afirma Hublin, señalando que ya había evidencia genética de que los grupos se cruzaron. “No veo cómo puede tener interacción biológica entre grupos sin ningún signo de influencia conductual de uno sobre el otro”.

El profesor Chris Stringer, experto en orígenes humanos del Museo de Historia Natural de Londres, dijo que si bien su equipo había descubierto anteriormente lo que posiblemente era un cráneo humano moderno incompleto en Grecia desde hace más de 200.000 años, la nueva investigación era importante.

En su opinión, esta es la evidencia publicada más antigua y más fuerte de una presencia paleolítica superior muy temprana del Homo sapiens en Europa, varios milenios antes de que desaparecieran los neandertales. De todos modos, aclaró que persistía la duda sobre si los neandertales fueron influenciados en su fabricación de joyas por los primeros humanos modernos.

Stringer dijo que el nuevo estudio destacó varios misterios, incluido el motivo de porqué la aparición tan temprana de humanos modernos en Europa hace 46.000 años no condujo a su establecimiento más temprano y a una desaparición más temprana de los neandertales.

Una posibilidad es que las dispersiones en Europa de los humanos modernos del paleolítico superior inicial fueran pioneras, pequeñas bandas, que no podían mantener sus ocupaciones frente a una mayor presencia de neandertales, o los climas inestables de la época. El profesor Chris Stringer  también reveló que había realizado nuevas excavaciones y desenterrado más herramientas y restos, incluidos fragmentos de huesos y un diente, que permitieron incluir el análisis de ADN antiguo de los primeros humanos modernos.

El equipo de investigación también informó que la datación por radiocarbono de los restos humanos modernos encontrados en la misma capa que las herramientas sugirió que los restos databan entre 46.790 y 42.810 años atrás, mientras que una técnica de datación basada en la tasa de cambios en el ADN de las mitocondrias — cuya principal función es la producción de energía mediante el consumo de oxígeno por parte de las células— sugirieron una fecha que oscilaba entre hace 44.830 y hace 42.616 años.

A su vez, el equipo de investigación manifestó que se encontró el mismo tipo de herramientas en la capa situada debajo, junto pero mezclada con restos de animales que databan de hace casi 47.000 años. “Estamos hablando de los humanos modernos más antiguos de Europa”, dijo Hublin, y agregó que su contexto arqueológico era “claro como el cristal”. En otras palabras, este grupo humano estaba fabricando las herramientas de los inicios del Paleolítico Superior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: