¿Por qué nos parece que las olas de mar avanzan hacia la tierra paralelamente a la línea costera?

Cuando desde la costa miramos hacia el mar u océano, a menudo se ve una serie aparentemente infinita de olas paralelas a la costa que se trasladan hacia ella para chocar contra las rocas, transportando, al parecer, agua de un lugar a otro. Pero no es así. En efecto, aunque el movimiento de las olas hace que parezca que el agua superficial se desplaza, la idea de que las olas son cuerpos de agua que viajan es totalmente engañosa.

Las olas del mar transportan energía a grandes distancias, si bien el agua en sí no se mueve, excepto hacia arriba y hacia abajo. Las olas del mar no son más que ondas que se propagan por la superficie del mar.


En realidad, las olas son energía que se trasmite circulando a través del agua, haciendo que ésta se mueva en un movimiento circular. Cuando una ola encuentra un objeto de superficie, el objeto parece tambalearse hacia adelante y hacia arriba con la onda, pero luego cae y retrocede en una rotación orbital a medida que la onda continúa, terminando en la misma posición que tenía antes de que la ola pasara.

Si uno se imagina el agua de las olas siguiendo este mismo patrón, es más fácil entender las olas del mar como si fueran simplemente la manifestación externa de la energía cinética que se propaga a través del agua de mar. En realidad, el agua de las olas no viaja mucho en absoluto. Lo único que transmiten las olas, a través de la superficie del mar, es la energía.

De cualquier modo, la idea de que las olas se correspondan más con un movimiento de la energía en lugar de movimiento del agua tiene sentido en el océano abierto, pero ¿Qué es lo que pasa en la costa, donde se ve claramente que las olas chocan contra sus rocas y acantilados o avanzan sobre la superficie de las playas? Pues bien, este fenómeno es el resultado del movimiento orbital de la ola que resulta ser perturbado por el fondo marino. Me explicaré:

Cuando una ola pasa a través del agua, el agua superficial no solo sigue un movimiento orbital, sino que una columna de agua debajo de ella (hasta la mitad de la longitud de onda de la ola) completa el mismo movimiento. A medida que las olas avanzan hacia la costa, éstas se acercan a zonas que son cada vez menos profundas. Ello hace que la parte inferior de la ola se desacelere y se comprima, lo que obliga a la cresta de la ola a elevarse en el aire. Finalmente, este desequilibrio en la ola alcanza un punto de ruptura, y la cresta se derrumba a medida que la energía de la ola se va disipando. Es entonces cuando decimos que rompen las olas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: