La maravilla que representa el mecanismo que nos permite sentir el dolor en nuestro cuerpo

En efecto, es otra de las muchas y grandes maravillas que encierra nuestro cuerpo humano. Cuando me explicaron cómo funcionaba el mecanismo que hace posible que se produzca la sensación de dolor físico en el cuerpo humano me quedé deslumbrado y eso que soy ingeniero. Se trata de un mecanismo que es algo muy complejo y aunque, no soy ningún experto, voy a intentar explicarlo de manera sencilla.

Como ocurre con el resto de las ciencias, poco a poco, en el área de la anatomía humana los científicos también están desentrañando gradualmente cuáles son los procesos que se desencadenan dentro de nuestro cuerpo y que nos conducen a sufrir la desagradable sensación de dolor. Una explicación simple de lo que sucede cuando se siente un determinado dolor podría ser la siguiente:

  1. Si uno se pincha el dedo con algo afilado. Ello nos produce un corte en el tejido epitelial que es registrado por unos microscópicos receptores de dolor (nociceptores) que tenemos en nuestra piel. Cada receptor de dolor se encuentra en el extremo de una célula nerviosa. Este receptor está conectado al otro extremo de la médula espinal a través de una larga fibra nerviosa o axón. Cuando se activa el receptor del dolor, entonces envía una señal eléctrica a través de la fibra nerviosa.
  2. La fibra nerviosa se agrupa con otras muchas fibras para formar un nervio periférico. La señal eléctrica pasa por la neurona dentro del nervio periférico hasta alcanzar la médula espinal en el cuello.
  3. Dentro de un área de la médula espinal llamada asta dorsal, las señales eléctricas se transmiten de una neurona a otra a través de uniones (sinapsis) por medio de mensajeros químicos (neurotransmisores). A continuación, las señales pasan por la médula espinal hasta llegar al cerebro.
  4. En el cerebro, las señales llegan al tálamo que es como una especie de central de clasificación que transmite las señales a diferentes partes del cerebro. Las señales se envían a la corteza somatosensorial (responsable de la sensación física), la corteza frontal (responsable del pensamiento) y el sistema límbico (responsable de las emociones).

El resultado final es que con el pinchazo sentimos una sensación de dolor en el dedo y pensamos: “¡Ay! ¿Qué fue eso?” O bien algo similar, pero con algún taco o palabrota por medio, y entonces es cuando reaccionamos emocionalmente al dolor y nos sentimos afligidos o irritados.

Sin embargo, probablemente también habremos reaccionado involuntariamente, incluso antes de ser conscientes de la lesión producida, reaccionamos. En efecto, ante el fuerte dolor repentino que nos genera la punzada en el dedo, se produce una respuesta refleja dentro de la médula espinal.

En este caso, las neuronas motoras se activan y los músculos del brazo se contraen, alejando la mano del objeto afilado que nos han pinchado el dedo. Esto ocurre en tan solo una fracción de segundo. De manera que, con anterioridad a que la señal de dolor haya llegado al cerebro, habremos retirado el brazo, incluso antes de darnos cuenta de la sensación de dolor. ¡Menuda maravilla que esconde nuestro cuerpo!. Tanta que no me creo que sea fruto del azar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: