¿Por qué, a mediados del siglo XI, los vikingos perdieron todo su protagonismo en la historia de Europa, e incluso de Escandinavia?

¿Quiénes eran los vikingos? Una definición simplista llama a los vikingos aquellas personas que vivieron en Escandinavia y los asentamientos del Atlántico Norte durante lo que se considera como la era vikinga y que define como el periodo comprendido entre los años 793 y 1066. Fue durante este tiempo cuando personas provenientes del Norte de Europa tuvieron un mayor impacto sobre otros pueblos europeos, a través del comercio y a través de sus famosas incursiones vikingas que no buscaban otra cosa que el pirateo y el saqueo de pueblos y ciudades costeras, fundamentalmente.

Por ello, no es difícil pensar que la mayoría de las personas que habitaban los países escandinavos nunca se hubieran llamado a sí mismos como vikingos. En el antiguo idioma nórdico, la palabra “víking” significa pirata o asaltante, y pocas de estas personas del norte participaron en aquellas incursiones. En realidad, estas incursiones eran una ocupación a tiempo parcial, practicada por un pequeño porcentaje de la población.

Pocos vikingos eran soldados profesionales, aunque como todos los hombres de esta época, estaban familiarizados con el uso de armas. Estas personas fueron los primeros agricultores y necesitaban ocuparse de las tareas agrícolas la mayor parte del año. Eran empresarios u hombres de negocios que veían las incursiones como un medio para adquirir capital que podría invertirse en un barco, en una granja o en un negocio. Otros pueden haber estado buscando tierras en las que pudieran establecerse. Se pensaba que las incursiones eran deseables para un hombre joven, pero se esperaba que un hombre más maduro se estableciera en la granja y criara una familia.

Sin embargo, para las víctimas de las incursiones vikingas, el saqueo y el robo fue el único aspecto de la cultura vikinga a la que estuvieron expuestos, y es este aspecto el que se registró en las historias y otros documentos. En estas historias, a los invasores se les llama vikingos pero ellos se llama hombres del norte, la gente que procedía de las tierras del norte y que algunos llamaron normandos.

Los vikingos desaparecen cuando dejaron de saquear

La pregunta clásica que se hace sobre los vikingos es: ¿Qué pasó con los vikingos? La respuesta es bien clara: No les pasó nada. Simplemente, después de la era vikinga, los hombres del norte continuaron viviendo sus vidas en los países escandinavos y en los asentamientos creados por ellos durante la era vikinga, como Islandia y Groenlandia. El final de los vikingos ocurrió cuando los hombres del norte dejaron de asaltar y de saquear los pueblos y ciudades del centro y sur le Europa

Una mejor pregunta es: ¿Por qué los vikingos dejaron de saquear? La respuesta es bien simple. Fue porque que se produjeron cambios en las sociedades europeas que hicieron que las incursiones fueran menos rentables y menos deseables. Los cambios ocurrieron no solo en las sociedades nórdicas, sino también en toda Europa, donde tuvieron lugar los saqueos.

Al comienzo de la era vikinga, la sociedad nórdica solía ser igualitaria, con una gran cantidad de granjeros libres y propietarios de tierras que tenían los medios y el tiempo necesarios para incursionar en las incursiones. La construcción de un barco, requerido para transportar y saquear, era una inversión sustancial, y uno no podía abandonar la granja a menos que hubiera suficientes manos contratadas disponibles para ocuparse de las tareas de la granja mientras el propietario estaba de viaje por motivos de saqueo.

Al final de la era vikinga, este equilibrio había cambiado. Había un pequeño número de hombres privilegiados y ricos gracias a los saqueos, y un número mucho mayor de hombres desheredados y sin tierras que estaban atados a la tierra que trabajaban para pagar sus alquileres y honorarios, mientras mantenían a sus familias. Estas personas no estaban disponibles para hacer incursiones.

Por otro lado, al comienzo de la era vikinga, muchas tierras europeas no tenían figuras de autoridad central. En cambio, los reyes pequeños y los jefes locales eran la regla en la mayoría de las tierras. Al comienzo de la era vikinga, las sociedades nórdicas tendían a evitar la autoridad central. Una historia de los anales francos ilustra este aspecto de la cultura vikinga. Cuando una banda de asaltantes daneses llegaba a tierras francas, eran recibidos por un emisario franco, que pedía ser llevado hasta el líder de la banda vikinga para negociar. Pero todos los vikingos proclamaban gritando: “Todos somos líderes aquí”.

La Europa del Centro y del Sur se prepara para hacer frente a los saqueos

Además, al final de la era vikinga, la mayoría de las tierras europeas tenían fuertes autoridades centrales, incluidos ejércitos entrenados y permanentes capaces de montar defensas efectivas contra los ataques vikingos. En general, los vikingos no estaban entrenados, ni eran tropas organizadas. Aunque diestros en el manejo de armas, sus tácticas de choque no fueron efectivas contra soldados entrenados y profesionales apoyados por el rey.

Otro cambio que ocurrió como resultado de los ataques vikingos fue que algunos de los objetivos más deseables fueron fortificados o modificados, haciéndolos menos susceptibles a las incursiones vikingas. Los monasterios construyeron torres fácilmente defendibles, donde los objetos de valor y las personas se podían mover rápidamente en caso de una redada. Algunos monasterios se trasladaron tierra adentro, lejos del alcance de los vikingos con base en barcos. El monasterio de la isla en Iona fue allanado tres veces por los vikingos, en los años 795, 802 y 806. A partir del año 807, el monasterio fue trasladado aproximadamente unos 35 km hacia el interior por motivos de seguridad.

La cristianización de los países escandinavos también contribuyó a desincentivar las incursiones vikingas

La iglesia cristiana llegó a las tierras escandinavas al final de la era vikinga. Las incursiones vikingas no estaban en consonancia con algunos de los principios de la iglesia cristiana, por lo que no es una sorpresa que la llegada de la iglesia y el declive de las incursiones estén también estrechamente vinculados. En el capítulo 9 de la saga Bjarnar Hítdælakappa, el rey Ólaf le dijo a Björn que quería que Björn dejara de asaltar, diciendo: “Aunque creas que te conviene bien, la Ley de Dios a menudo es violada”. Así, durante el mandato del obispo Gizurr Ísleifsson (a fines del siglo XI), la práctica de portar armas en Islandia fue abandonada en gran medida, un cambio significativo de los siglos anteriores y posteriores.

La era vikinga terminó cuando las redadas se detuvieron. El año 1066 se usa con frecuencia como un marcador conveniente para el final de la era vikinga. En la batalla de Stamford Bridge, el rey noruego Harald fue rechazado y asesinado mientras intentaba recuperar una parte de Inglaterra. Fue la última gran incursión vikinga en Europa.

Los saqueos disminuyeron y se detuvieron porque los tiempos cambiaron. Ya no era rentable o deseable atacar. Los vikingos no fueron conquistados. Con el tiempo, y debido a que hubo cada vez menos incursiones, para el resto de Europa se convirtieron, no ya en vikingos, sino en daneses, suecos, noruegos, islandeses, groenlandeses y ferolandeses, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: