El misterio de la existencia de una raza de gigantes

Me estimuló a escribir este post un excelente artículo de Juan Batalla que publicaba Infobae bajo el titular:

  • ¿Existieron los gigantes?: todas las respuestas de la arqueología, los mitos y la literatura

En efecto, había múltiples leyendas acerca de la existencia de una raza de gigantes en muchos territorios y culturas del planeta y algo de ello podía ser verdad y ocurrir como les pasó a los dinosaurios o a los mamuts. Son mitologías que se en encuentran en todos los rincones del planeta. Nos surgen desde tiempos inmemoriales, aunque también existen relatos. Muchos de ellos provienen de expedicionarios o aparecen en la literatura. Otros relatos fueron debidos a descubrimientos realizados por arqueólogos, por personas ancianas que nos contaron sus mitos y leyendas. Era muy curioso pues todos esos relatos coincidían en asegurar que la Tierra, alguna vez y en algunos sitios, estuvo habitada por gigantes. Pero, ¿Acaso hay evidencias de ello?

De la mitología a la Biblia

Siempre hay un mito fundacional. En este caso surge en Epopeya de Gilgamesh (2500-2000 a. C.), la obra épica más antigua conocida, de origen sumerio, que narra la historia de este rey gigante. En el Mahabhárata, texto épico-religioso del siglo III a. C. del hinduismo, aparece Putana, una demonia gigante que amamantó con su pecho envenenado al bebé Krishna; en la mitología griega están los Hiperbóreos, los gigantes que vivían más allá de los vientos del norte y los titanes, como Prometeo, que dio el fuego a los hombres. También hay relatos en la mitología nórdica y germánica, con personajes como los Jotuns, enemigos de los dioses.

Figura de Gilgamesh, Museo del Louvre, París

En diálogo con Infobae Cultura, James Vieira, quien desde hace 20 años estudia el fenómeno en EEUU y protagonizó la miniserie documental Search for the Lost Giants(En la búsqueda de los gigantes perdidos) en History Channel, sostuvo: “Los masones, los rosacruces, los teósofos, los documentos religiosos incluyendo la Biblia, los grandes místicos, como Rudolph Steiner y Edgar Cayce, y las tradiciones orales indígenas de todo el mundo creen que los gigantes existían. Todos los exploradores tempranos bien conocidos en las Américas, John Smith, Francis Drake, Francisco Vázquez de Coronado, Fernando de Magallanes, Américo Vespucio, Hernando de Soto, entre otros, todo aseguraron que al encontrar pueblos nativos había gigantes, desde la actual Virginia (EEUU) a la Patagonia”.

En la Biblia es bien conocido el relato de. David venciendo a Goliat, pero ésta no es la única aparición de los gigantes en el texto sagrado del cristianismo. Aparecen en el Viejo Testamento(Génesis 6, versículos 4), donde se puede leer “por entonces y también en épocas posteriores, cuando los hijos de Dios cohabitaban con las hijas de los hombres y éstas tuvieron hijos, aparecieron en la Tierra los gigantes (Nephilim, en hebreo). Éstos son los esforzados varones de los tiempos primeros, los héroes famosos”.

O en Números 13:33: “Cuando Moisés envió a los espías a la tierra de Canaán, regresaron con la noticia de que allí habitaban gigantes”; “Allí nacieron los famosos gigantes de los primeros tiempos, de gran estatura y expertos en la guerra. Pero no fue a ellos a quienes Dios eligió y les dio el camino de la ciencia; ellos perecieron por su falta de discernimiento, perecieron por su insensatez” (Baruc 3:26, 3:27,3:28) o “Así también, al comienzo, cuando murieron los orgullosos gigantes, la esperanza del mundo se refugió en una balsa (Arca de Noé) que, conducida por tu mano (Yahwéh), dejó al mundo la semilla de una nueva humanidad” (Sabiduría 14:6).

David y Goliat

Gigantes en Sudamérica

Quizá la más conocida de todas las historias vernáculas documentadas es la de los Patagones, estos seres que quedaron registrados en la bitácora del marino portugués Fernando de Magallanes (1510-20) durante la búsqueda de un paso entre el Atlántico y el Pacífico, estrecho que encontró y hoy lleva su nombre.

Mapa de Magallanes

“Vimos cerca de la playa (en la Tierra del Fuego) un hombre que era tan grande, que nuestra cabeza llegaba apenas a su cintura”, escribió entonces Antonio Pigafetta, marino fiel a Magallanes. Los llamaron “Patagones”, por el tamaño desmedido de sus pies y de allí deriva la palabra Patagonia, claro. Sin embargo, otras aseguran que Magallanes recogió el nombre de una novela popular en ese entonces, Primaleon (1512), que presentó una raza de gente salvaje llamada Patagonians.

Gigantes de la Patagonia durante el viaje de la expedición de Magallanes

El famoso corsario inglés, explorador, comerciante de esclavos y político Sir Francis Drake se encontró con los gigantes patagónicos. Aunque su relato difiere del de Magallanes: “Magallanes no mintió del todo al nombrarlos como gigantes, por lo general, difieren con el común del hombre, tanto en estatura, grandeza y fuerza del cuerpo, como en la fealdad de sus voces: pero no son nada monstruosos y gigantescos, como fueron representados”.

El explorador neerlandés Jacob Le Maine navegó por Sudamérica en 1615 y dejó un mapa de la zona que hoy es Puerto Deseado, Santa Cruz, Argentina, con un curioso detalle: describió el punto H, como el lugar “donde encontraron el sitio del entierro de un gigante, cuyos huesos medían entre diez y once pies de largo”, o sea, más de tres metros.

El Basajaun o el Señor del Bosque un gigante de la mitología vasca

En la mitología vasca y aragonesa, el Basajaun es el Señor del Bosque, un personaje de prodigiosa talla y fuerza, que junto a su pareja femenina Basandere habitaba en los bosques de Gorbea (Araba), Irati (Navarra) y Ataun (Gipuzkoa). Era un gigante protector de los rebaños de ovejas y éstas indicaban su presencia con una unánime sacudida de cencerros.

Los gigantes en la mitología griega

Los gigantes son un elemento esencial de la mitología griega, y aunque a menudo son peligrosos oponentes para que los héroes y dioses los superen, como Tifón, algunos, como los Hecatónquiros, también podrían ser aliados de los mismos héroes y dioses.

En la mitología griega había, sin embargo, un grupo de gigantes que eran definitivamente los enemigos de los dioses, este grupo se levantó contra el dominio de Zeus en la Gigantomaquia.

Los Gigantes eran la descendencia de Gea, la diosa griega de la Tierra, nacidos de la diosa cuando la sangre de los Urano castrado cayó sobre ella, dando a los Gigantes una forma de nacimiento similar a la de las Erinias (las Furias).

Nominalmente se decía que habían nacido 100 Gigantes de Gea, cada uno con armadura y con armas en sus manos.

Aunque generalmente se les considera humanos por su apariencia y gigantescos por su naturaleza, otros afirman que los Gigantes no eran gigantescos, sino simplemente hombres con una fuerza enorme.

Otras fuentes antiguas también dicen que no todos los Gigantes eran humanos en apariencia, algunos con cabezas de león, colas de serpiente en las patas y 1000 manos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: