El Proyecto Genográfico y el origen de los vascos

The Genographic Project, (El Proyecto Genográfico) es una interesante iniciativa de National Geographic que consiste en investigar para responder a la pregunta ¿De dónde venimos realmente? La respuesta a esta pregunta la van obteniendo mediante los análisis de ADN de miles y miles de personas, buscando rastros de sus antecesores genéticos y mapeándolos sobre las migraciones que se conocen de los tiempos más antiguos.

Lleva en marcha muchos años y, desde el año 2005, cuenta con la participación de IBM como socio tecnológico. Su web es realmente interesante y está muy bien realizada, con mapas interactivos, vídeos y todo tipo de información, tanto en inglés como en español.


Cueva de Altxerri, Orio, Baskonia

El Proyecto Genográfico ya ha publicado ciertas conclusiones, aunque todavía recopila información de gente de todo el mundo, tanto indígenas como aquella gente que se considere normal y corriente. Quien tenga interés en averiguar algo más sobre sus orígenes, remontándose hastas sus ancestros, puede incluso comprar un kit de análisis genético que cuesta unos 75 euros, para recibir un informe personalizado y ser añadido de forma «colaborativa» a la base de datos global.

Spencer Wells, el líder del Proyecto Geográfico, entre otras cosas, comentaba que, hasta ahora, los datos indican que los seres humanos somos todos muy, muy, muy cercanos los unos a los otros, incluso aunque nuestra especie se haya repartido por el globo hace miles de años.

Evidentemente las migraciones de la población, que partieron de África, dieron lugar a cierta diversidad genética, pero esto sucedió sólo recientemente, lo cual siempre es algo relativo en los análisis que contemplan tiempos tan remotos.

Sobre la seguridad y posibles «peligros» por el uso de los datos, confirmó que los análisis del ADN se concentran únicamente sobre la historia y los antepasados de cada persona, de modo que no incluyen datos médicos, ni pretenden medir ni comparar factores como la inteligencia u otros. Sólo se examinan las líneas históricas personales y las estadísticas «anónimas» a nivel de grupos.

Respecto a si podría contarnos algo sobre algún grupo o población particularmente interesante con los que se hayan encontrado, explicó que, aunque los análisis sobre personas de todo el mundo acaban siempre apuntando a los famosos «ancestros comunes» (a través del ADN mitocondrial, que pasa de madres a madres), sí que había alguna curiosidad realmente fascinante.

Habló de que según los datos la antigua población original de África se dividió en dos grupos hace unos 150.000 años. El primero de los dos grupos se dirigió al territorio que hoy es Sudáfrica y se estableció allí. El segundo grupo llegó al norte de África para expandirse hacia Asia. Los actuales bosquimanos pertenecerían al primer grupo; ambos permanecieron separados más de 100.000 años. No fue hasta una fecha tan –relativamente–reciente como hace 40.000 cuando se volvieron a reunir.

Acerca de los vascos

El Projecto Genográfico trata toda la información de forma anónima y se mantiene independiente respecto a implicaciones comerciales, políticas y médicas, por lo cual funciona como una organización sin ánimo de lucro. En el Proyecto Genográfico han participado más de 75.000 personas de mil poblaciones indígenas del planeta. También se han unido a la iniciativa cerca de 440.000 simpatizantes que han comprado un kit de prueba y que enviaron sus muestras de ADN al laboratorio para procesar.

El Proyecto Genográfico, iniciativa de National Geographic e IBM, acaba de presentar el análisis más completo hasta la fecha de los patrones genéticos de los vascos. El estudio, dirigido en su parte europea por Lluís Quintana-Murci, concluye que los vascos consiguieron mantener su singularidad y que guardan ligeras diferencias genéticas respecto al conjunto de ciudadanos de Europa, un continente, genéticamente hablando, bastante homogéneo.

De hecho, las peculiaridades genéticas vascas son incluso anteriores a la llegada de la agricultura en la Península Ibérica hace unos 7.000 años. Para afirmarlo, se basan en que la parte genética que es única de los vascos, (un 10% de su ADN mitocondrial), se separó del resto de las otras líneas europeas presentes en los vascos hace, al menos, 7.000 años, es decir, antes de la llegada del neolítico y de las lenguas indoeuropeas a la región.

Esta conclusión se fundamenta en el estudio de las partes del genoma que se heredan de forma monoparental. Este estudio les ha permitido remontarse hasta los ancestros maternos y paternos, porque estos componentes del genoma se heredan sin mezclas.

En el caso vasco, eligieron un prototipo de estudio muy concreto, teniendo en cuenta el patronímico y el lugar de nacimiento de cada individuo, de sus parientes y sus abuelos, priorizando a personas mayores de 60 años. De este modo, se logró aumentar la probabilidad de que los ancestros de cada individuo fueran realmente vascos. El hecho de dar prioridad a personas mayores, permitió ir más hacia atrás en el tiempo. En total, se recuperaron muestras de 908 individuos de 18 lugares geográficos diferentes de Baskonia Occidental (CAPV) y de Baskonia Central (CA de Navarra) y de Baskonia Norte (País Vasco francés) y también de otras regiones vecinas donde actualmente no se habla euskera o idioma vasco.

Cueva de Ekain, Deba, Baskonia

Los resultados pusieron de manifiesto el hecho de que en los vascos domina una secuencia genética particular, el haplogrupo H que es simplemente un linaje genético muy típico de las poblaciones europeas. Y en efecto, los seis linajes genéticos específicos de los vascos son sublinajes del linaje H.

La importancia que adquiere el euskera o lengua vasca en las investigaciones realizadas

El euskera es una lengua no indo-europea que caracteriza a las poblaciones vascas. Para los investigadores era importante saber si el aislamiento lingüístico que caracteriza a los vascos estaba acompañado de un aislamiento genético. Conviene aclarar ahora que la gran mayoría de las características genéticas de los habitantes de Baskonia están compartidas con los otros pueblos europeos.

En cambio, los vascos presentan un 10% de rasgos genéticos únicos. En general, los que se encontramos entre los vascos se pueden encontrar en la mayor parte de las poblaciones europeas. Es decir, todas comparten la mayor parte de sus características genéticas, pero cada una de ellas tiene algo de único, y los vascos tienen algo más, una lengua original que les añade una riqueza extra y que ningún pueblo debe ni puede perder.

La genética no tiene jerarquías

Al decir que los vascos poseen unas características únicas no se está priorizando a unas razas sobre otras. La genética no contempla jerarquías, ni grupos mejores ni peores. La genética no discrimina. En el fondo, la genética solo nos cuenta una parte de nuestra historia, eso es todo.

El Proyecto Genográfico es un estudio multidisciplinar porque la genética no es una ciencia omnipotente. Los africanos tienen la piel más oscura que nosotros simplemente porque se han adaptado al medio. Cotejando todos los datos recopilados intentamos acercarnos a la Historia con mayúsculas.

Así, se puede decir que dos personas escogidas al azar comparten el 99,9% de su genoma y que con el estudio del 0,1% restante se explican cosas como los rasgos físicos o a qué enfermedades se está más expuesto.

Ezpata dantza (Baile de las espadas) Gernika, Baskonia

¿Qué se puede avanzar más en el caso de la población vasca?

Para avanzar más tendría que estudiarse todo el genoma de los vascos y el Proyecto Genográfico ha estudiado solo una parte, el genoma mitocondrial, denominado técnicamente ADTmt. Este tipo de genoma se ha aplicado ampliamente al estudio de la historia de la humanidad y es quizá mejor conocido como la herramienta utilizada para revelar la Eva mitocondrial, el ancestro femenino común de todos los seres humanos modernos que vivieron en África hace aproximadamente 200.000 años.

Todavía no se puede confirmar la hipótesis de una continuidad genética parcial entre los vascos contemporáneos y las poblaciones que vivieron en la región desde el fin de la última glaciación, hace aproximadamente 13.000 años. Hasta el momento, lo único que se puede decir es que el estudio realizado muestra una continuidad genética entre los vascos contemporáneos y las poblaciones que vivían en la región, al menos hace unos ocho mil años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: