¿Cuáles son los siete secretos de Estonia, uno de los tres llamados Estados Bálticos, el país que se ha convertido con éxito en el país más digital del mundo?

Estonia es una nación báltica que solo solo tiene 1,3 millones de habitantes pero ha sido capaz de atraer la atención de líderes mundiales de todo tipo como políticos, empresariales, académicos y financieros atraídos por lo que representa su sociedad digital de alta tecnología.

Los números hablan por sí mismos: una declaración de la renta se rellena en línea en menos de cinco minutos; el 99 % de los servicios públicos están disponibles en la web 24 horas al día y casi un tercio de los ciudadanos voto a través de Internet.

Estonia ya cuenta con una generación que creció sabiendo comunicarse digitalmente con su escuela porque tienen un sistema de escuela electrónica, al igual que con su médico debido al sistema de salud electrónica. Se podría decir que el gobierno de Estonia ofrece lo que normalmente solo el sector privado puede ofrecer a las personas.

A medida que los gobiernos de todo el mundo intentan encarar los desafíos que representan las nuevas tecnologías emergentes, incluida la recopilación de datos, la inteligencia artificial y las amenazas cibernéticas, Estonia podría ofrecer un plan sobre cómo construir y desarrollar una sociedad digital.

Cómo un pequeño país fronterizo con Rusia se convirtió en una de las sociedades más expertas en tecnología digital del mundo

Cuando Estonia se independizó de la Unión Soviética en 1991, el país se embarcó en una serie de reformas aceleradas para modernizar la economía. Desde el principio, tomó un enfoque digital.

En aquel tiempo, Estonia era un país relativamente pobre. El sector público, el gobierno y los funcionarios públicos querían ofrecer a la gente servicios de buena calidad. Lo hicieron directamente de manera digital porque era más barato.

El sector de la educación

Una iniciativa clave fue la que comenzó en el sector educativo, ya que Estonia se comprometió a poner ordenadores en cada sala de clases y, así, para el año 2000, todas las escuelas del país estaban conectadas online. El gobierno también ofreció capacitación informática gratuita al 10% de la población adulta. Esta iniciativa contribuyó a que aumentara el porcentaje de estonios que utilizaban Internet, pasando de ser el 29% en 2000 al 91% en 2016.

En el año 2002, Estonia lanzó un sistema de identificación nacional de alta tecnología. Las tarjetas de identificación física se combinan con las firmas digitales que los estonios utilizan para pagar impuestos, votar, realizar operaciones bancarias online y acceder a sus registros de atención médica. Los estonios se dieron cuenta que porque ello adoptaron Internet y la tecnología, las empresas, el resto de los negocios y todo lo demás, se mudarían a Internet y así como se creó una gran red que posibilitó el conjunto de las soluciones digitales de Estonia pues todo funciona online.

La residencia electrónica

Otra característica clave de la sociedad digital de Estonia es la residencia electrónica, una iniciativa única en su tipo que permite a las personas iniciar negocios en el país sin vivir allí. El programa sirve como plataforma de lanzamiento para las empresas que buscan hacer negocios en la Unión Europea (UE) y beneficiarse del mercado único de la UE.

Actualmente, más de 50,000 personas de todo el mundo han solicitado la residencia electrónica desde su lanzamiento en 2014. De este modo, Las personas que tienen negocios globales, tienen un estilo de vida global, quieren ser atendidos y los habitantes de Estonia los mejores del mundo en esta área emergente.

La Visa nómada digital

Estonia ahora está aprovechando su éxito con e-Residency para lanzar una visa para nómadas digitales que son empleados que trabajan de forma remota en todo el mundo. La visa es un ejemplo de una asociación público-privada en el trabajo entre el gobierno de Estonia y Jobbatical, una empresa de contratación transfronteriza.

Lo que en Estonia están haciendo con la visa nómada digital realmente refleja en qué consiste toda la política de inmigración de Estonia. Esta política consiste en atraer a las personas con talento, a empresarios que son beneficiosos para la sociedad y para la economía de Estonia.

También sirve para hacer frente al envejecimiento de la población y a la falta de trabajadores cualificados. Estonia es consciente de que necesitan inmigrantes cualificados puesto que los efectos del envejecimiento en 10, 15 años van a ser terribles

La apuesta por la innovación y las start up

Esfuerzos como la residencia electrónica y la visa nómada digital, junto con tasas impositivas favorables a las empresas, han ayudado a fomentar la cultura de la iniciativa en la pequeña nación báltica. Skype, el servicio de video chat que fue comprado por Microsoft, se lanzó en Estonia en el año 2003.

Hoy en día, el gobierno de Estonia se jacta de ser el hogar de más start up tecnológicas per capita que cualquier otro país pequeño del mundo y que son empresas privadas valoradas en más de mil millones, de euros. Entre las start up recientes destacan la empresa especializada en transferencias de cambio de divisas en línea entre particulares, TransferWise, que ahora tiene su sede en Londres y el competidor de Uber, Taxify.

Existen otras start up que se han especializado en diferentes ramas de la actividad económica. Son empresas que se centran todo, desde blockchain hasta alimentos orgánicos y ahora compiten por ser el próximo éxito de Estonia. Así pues, el ecosistema empresarial que está establecido en este momento es realmente amigable”, dijo Gregory Lu, cofundador de Natufia Labs, una empresa que creó una muy acogedor y servicial.

La seguridad y las barricadas cibernéticas

Sin embargo, la travesía de Estonia hasta convertirse en una sociedad digital, no ha estado exenta de obstáculos. En el año 2007, el país sufrió un ataque cibernético masivo de origen rus que derribó la mayor parte de su infraestructura digital.

A raíz del ataque, Estonia se convirtió en el hogar del Centro de Excelencia de Defensa Cibernética de la OTAN, que realiza simulacros de defensa cibernética a gran escala. El gobierno también creó una embajada de datos en Luxemburgo donde almacena copias de todos sus datos.

Aún así, los funcionarios se vieron obligados a responder a más de 10,000 incidentes cibernéticos que atacaron a Estonia en 2017. El principal regulador bancario del país advirtió recientemente que las bases de datos y programas en línea como la residencia electrónica han hecho que Estonia sea vulnerable al dinero sucio y a las infracciones de sanciones.

Los funcionarios del gobierno admiten que ser una sociedad digital significa estar preparado para las amenazas cibernética posibles que se presenten. Por ello, la higiene cibernética” es esencial para todos los ciudadanos. Es como enseñar higiene. Hay que lavarse las manos porque los gérmenes se propagan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: