¿Por qué muchos denigran a Greta Thunberg, la chica famosa por combatir el calentamiento global?

5 abril, 2019

Porque los que la denigran son malas personas. Son gente interesada, que no tiene principios, ni valores y que actúan saboteando todo lo que puedan para impedir que las ideas de Greta Thunberg se propaguen entre los jóvenes de todo el mundo.

Estas malas personas son iguales en todas partes. Utilizan los insultos personales para degradar a una buena y admirable persona como Greta Thunberg, llegando a realizar amenazas para intimidarla. Con frecuencia, recurren también a chistes y bromas sarcásticas o a ataques fulminantes por medio de las redes sociales con la intención de humillar a sus víctimas.

 

No dudan en calumniar y decir mentiras y medias verdades para denostar a una persona en público y así anular la fuerza de la razón de su mensaje.

Esto es lo que están haciendo con Greta Thunberg, una joven que destaca por ser un ejemplo a emular en defensa de la lucha contra el cambio climático.

Greta Thunberg es la adolescente sueca que moviliza a los jóvenes por el clima. Ella representa el nuevo símbolo de una generación abocada a crear conciencia dentro de la sociedad y de las organizaciones internacionales sobre el cambio climático.

Greta Thunberg, quien fuera diagnosticada de Asperger a los 11 años de edad, está catalogada como una de las jóvenes más influyentes del planeta por la revista “Time”. Greta Thunberg es la adolescente de 16 años que, desde el pasado mes de septiembre, se ocupa en lo que ella misma ha catalogado como “los viernes por el futuro”

Así, todos los viernes exhorta a los jóvenes estudiantes suecos a cambiar, un día a la semana, las aulas de las clases por el pavimento situado frente al Parlamento en Estocolmo. Greta Thunberg lo hace para exigir a las autoridades suecas que lleven a cabo acciones más concretas, a la hora de hacer frente al cambio climático.

En bastantes países ya se ha propagado esta iniciativa. Una actuación que es del todo justificable, porque los adultos estamos portándonos muy mal con estos jóvenes, pues, siendo sinceros, estamos haciendo bien poco por las generaciones futuras y esa es también una actuación desleal y vergonzosa para con nuestros propios hijos y nietos.