La importancia estratégica de la electrificación de los consumos energéticos

La electricidad es la forma de energía más versátil y más fácil de controlar. En sus puntos de uso, la electricidad está prácticamente libre de pérdidas y esencialmente es una energía no contaminante. En el punto de generación se puede producir de forma limpia con métodos totalmente renovables, como el viento, el agua y la luz solar.

La electricidad es ingrávida, más fácil de transportar y distribuir, y representa la forma más eficiente de consumir energía. La electrificación será uno de los factores más importantes para hacer frente al desafío energético que supone para cualquier país alcanzar el objetivo de 100% renovables de la Energía Total para el año 2050.

Una estrategia esencial para enfrentarse con éxito al desafío que representa este cambio radical en cuanto a los usos de la energía consiste en concentrarse en la generación y los usos de la electricidad. Para ello se requiere un doble enfoque:

La energía debe producirse de la manera más eficiente y que, a su vez, resulte menos perjudicial para el Medio Ambiente, sin inhibir el desarrollo económico. En la generación de electricidad, la “eficiencia” se aplica tanto a la productividad de salida (la electricidad máxima generada para una determinada entrada de energía primaria) como a los efectos secundarios (minimizando las emisiones). Esto se puede lograr a través de la producción renovable, incluida la energía hidráulica, los grandes aumentos en la eficiencia de la generación basada en combustibles fósiles (incluida la captura de carbono) y la energía nuclear avanzada.

En segundo lugar, la energía eléctrica suministrada debe utilizarse de la manera más eficiente y eficaz. En el uso de la electricidad, la eficiencia tiene dos aspectos complementarios: minimizar la potencia necesaria para realizar una tarea determinada, y cambiar o reducir las tareas que se consideran necesarias para que se necesite menos energía.

Un objetivo realista es una reducción del 30% a corto plazo en la energía necesaria para realizar cualquier tarea y, a largo plazo, mejoras mucho mayores. El último se basará en repensar las tareas en sí, junto con los avances debido a la investigación y el desarrollo en líneas que ya se pueden trazar hoy.

¿Qué queremos decir con “electrificación inteligente”?

La electrificación inteligente significa utilizar la energía eléctrica para reemplazar otras formas de energía, como los combustibles fósil. También significa utilizar las ventajas que ofrece la electricidad para hacer un mejor uso general de la energía.

La electricidad es básicamente una energía sin pérdidas. La electricidad convierte la energía en una energía útil sin pérdidas y sin contaminación. No necesita camiones grandes para ser transportado. Puede encenderlo y apagarlo, según sea necesario, y no hay ningún tubo de escape conectado. Incluso cuando se produce utilizando una planta de carbón, es al menos dos veces más eficiente que la energía producida con un motor de combustión.

La electrificación inteligente nos permitirá hacer un mejor uso de la energía, reducir las emisiones y, en última instancia, ayudar a mitigar el cambio climático. Ello es precisamente lo que se persigue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: