El futuro de los puestos de trabajo y la necesidad de transformar las competencias profesionales

Los cambios bruscos y disruptivos en los modelos empresariales tendrán un profundo impacto en lo que se refiere al empleo de los próximos años. Se espera que muchos de los principales factores de transformación que afectan actualmente a las empresas, a nivel mundial, tengan un impacto significativo en los actuales puestos de trabajo, afectando a su propia existencia, a su transformación y a las competencias requeridas para poder cubrirlos.

Esperar algo del sistema educativo a corto y medio plazo, con sus inercias, negocios y privilegios de los que disfrutan, es un desideratum. No nos olvidemos de que, hoy en día. el sector educativo se han convertido en un negocio en sí mismo, en un fraude, en una estafa que nos cuesta mucho pero que no da casi nada a cambio. El sistema educativo entretiene llenando de conocimientos inútiles, y a veces falsos o insanos, pero no capacita para el desempeño laboral.


En muchas empresas y países, las ocupaciones o especialidades que van a ser más demandadas no existían hace diez años o, incluso, hace cinco años, y el ritmo de los cambios se va a acelerar. Según algunas estimaciones, el 65% de los niños que, en la actualidad, ingresan en la escuela primaria, acabarán trabajando en tipos de trabajo completamente nuevos y que aún no existen.

En un entorno donde los cambios del empleo se van a producir, en muy pocos años, de una manera tan rápida, la capacidad de anticiparse y de prepararse a tiempo para adquirir las nuevas competencias profesionales requeridas no existen. incluso, las tareas por conocer los contenidos y requerimientos de los nuevos puestos de trabajo es una actividad y luego implementarlo en los sistemas educativos es una tarea cada vez más crítica para las empresas, los gobiernos, las instituciones de educación y las personas, a la hora de aprovechar plenamente las oportunidades que nos presentan estas tendencias y mitigar, así, las consecuencias indeseables.

Es cierto que, en el pasado, los impactos debidos a los avances tecnológicos y a los cambios demográficos nos condujeron hacia unos mayores niveles de prosperidad, productividad y creación de empleo. Pero ello no significa, sin embargo, que estas transiciones estuvieran libres de riesgos o de dificultades. Ahora, la revolución industrial que nos sobreviene es enormemente más trascendente y rupturista con el pasado que las revoluciones industriales que la precedieron. Por lo tanto, es crítico prever y preparar la transición actual de manera que ésta sea lo menos traumática y lo más exitosa. Y eso es algo que podemos hacer, pero que no haremos, porque desde la política y desde las instituciones educativas nos están mintiendo descarada y constantemente para no mostrar su incompetencia para preparar el futuro.

Todo aquel, que teniendo grandes responsabilidades en el logro de la coherencia formación-empleo, afirme que las mutaciones en los empleos y los sistemas educativos producidos por los impactos de las tecnologías debidas a la 4ª Revolución Industrial serán suaves, no sólo miente o es un ignorante, sino que está intentado desmovilizar a la sociedad y contribuir a que su propio país sufra fuertes penalidades en un futuro, a medio plazo y a largo plazo. La formación de hoy será la economía de mañana.

Nos encontramos hoy en la cúspide de la 4ª Revolución Industrial. Los desarrollos en ciertas áreas tecnológicas, hasta ahora previamente separadas, como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, la robótica, la nanotecnología, la impresión en 3D, la genética y la biotecnología se están desarrollando y amplificándose, a la vez que interactuando mutuamente. Sin prepararnos y dotarnos de competencias a tiempo, es imposible competir con las máquinas y, lo más probable, es que todos los empleos que sean repetitivos y redundantes, que son la mayoría, empiecen a ser barridos a corto plazo.

En conjunto, los desarrollos tecnológicos, socioeconómicos, geopolíticos y demográficos y las interacciones entre estos desarrollos generarán nuevas categorías de puestos de trabajo y ocupaciones, desplazando, en parte o totalmente, a otros muchos. Cambiarán las habilidades requeridas en las ocupaciones tanto viejas como nuevas y ellos ocurrirá, en la mayoría de las empresas y afectará al cómo y al dónde trabajarán las personas, lo que nos conducirá a encarar nuevos retos en materia de gestión y de regulación,

De igual modo, dado el ritmo acelerado de los cambios, las perturbaciones en los modelos empresariales están dando lugar a un impacto casi simultáneo, tanto en el empleo en sí, como en sus nuevas competencias requeridas. Necesitamos trabajadores inteligentes dotados de pensamiento crítico y capaces de interpretar y solucionar problemas complejos. Las nuevas habilidades, conocimientos y destrezas no son sólo para trabajar sino para ser una persona inteligente en la vida y no ser barrido por las máquinas.

Las empresas con visión miope o cortoplacista (la mayoría) están condenadas al fracaso y sus trabajadores deberían saberlo y empezar a movilizarse ahora que están a tiempo y empezar a preparar el futuro. En caso contrario, tómenlo como una crónica anunciada que muchos trabajadores irán a la calle escuchando el consabido dicho: “No hay más remedio que…”, “Nadie hubiera podido prever…”. Utilicen las neuronas y piensen. Procuren que las hormonas no les engañen. ¿De qué nos vale estar orgullosos de nuestro pasado si no dedicamos recursos, dinero, esfuerzo y tiempo a preparar el futuro?. La innata estupidez humana de nuevo será nuestro mayor enemigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: