Los problemas de Tesla con la producción del modelo 3 y las opiniones de algunos interesados y poco fiables alarmistas financieros

Hace unas semanas, Tesla anunció sus números de fabricación trimestrales y las noticias si bien no fueron excelentes tampoco fueron malas y mucho menos, para que algunos comentaristas financieros hubieran hecho esos comentarios tan desastrosos como los que hicieron. Lo que ponen en evidencia los intereses espurios que se mueven en torno a las noticias sobre el despliegue masivo del vehículo eléctrico.

En primer lugar, hemos de destacar que la mayor empresa fabricante de vehículos eléctricos logró aumentar la producción de sus vehículos Modelo S y Modelo X en un 4,5%, en comparación con el año pasado. Sin embargo, su producción de Modelo 3 fue inferior a las expectativas creadas. Durante el tercer trimestre del año 2017, Q3, Tesla fabricó 25.390 vehículos del Modelo S y del Modelo X, y sólo 260 del Modelo 3s. Estos datos evidencian que Tesla está aún lejos de sus objetivos, aunque no hay duda de que los alcanzará.


Ya en mayo, Tesla declaró que, para fines de 2017, quería aumentar su producción a 5.000 coches del modelo 3 por semana y hasta 10.000, para finales de 2018. Este primer objetivo ahora parece que será poco probable de alcanzar para finales de 2017. Si bien es posible que existe un único punto de fallo crítico que frena la línea de producción total, es también probable que Tesla haya tenido que lidiar con otra serie de problemas.

Sabemos que aumentar la capacidad de producción de vehículos no es fácil y siempre hay una curva de aprendizaje pero nunca es un problema irresoluble, como lo consideran algunos pseudo-expertos financieros, máxime si no se tiene experiencia en grandes series de fabricación, que es una de las razones por las que tan pocas empresas de automóviles están siendo explotadas con éxito, a la hora de competir con marcas como Ford, GM y Fiat Chrysler.

Es por ello por lo que Tesla no ofreció muchos más comentarios sobre sus problemas, a la hora de comentar que la producción del Modelo 3 fue menor de lo previsto, debido a cuellos de botella en la producción. Por lo menos no engaña a sus clientes, como lo hizo Volkswagen con respecto a las emisiones de sus coches

Por ello sostuvieron que no había problemas fundamentales en la cadena de producción del Modelo 3. Saben qué es lo que se debe corregir y confían en saber abordar los problemas de cuello de botella en fabricación, a corto plazo. Tampoco es que sea un problema tan complicado como lo desearían los alarmistas que viven de la carroña financiera de aquellas empresas innovadoras que se van haciendo huecos en el mercado.

La empresa californiana está trabajando para resolver estos problemas de fabricación. Por supuesto, las demoras en la producción no son nada nuevo para Tesla. Así, el Modelo S y el Modelo X se retrasaron significativamente antes de que, finalmente, llegaran a lanzarse, y lo del Modelo 3 probablemente no sea diferente a ese respecto. La parte más complicada será aumentar la producción de vehículos eléctricos hasta representar una gran cantidad EV, que es lo que el CEO de Tesla, Elon Musk, quiere. Si Tesla llegara a producir 5.000 vehículos por semana, tal como era el objetivo de Musk, Tesla entregaría 60.000 VE del modelo 3, por trimestre. Suponiendo que la empresa mantuviera su tasa de producción trimestral de 25.390 para el Modelo X y el Modelo S ello sumaría 85.390 automóviles, lo que representaría unas 3,4 veces más de lo que Tesla produce hoy en día.

A estas noticia, Goldman-Sachs respondió prediciendo que las acciones de Tesla caerían un 40% como resultado del retraso del Modelo 3. Si estas predicciones alarmistas se hubieran producido, este descenso de la cotización bursátil de sus acciones hubiera sido una fuerte caída. Pero estas gratuitas predicciones de Goldman-Sachs no fueron seriamente recogidas en el mercado que mantuvo , con mayor inteligencia, el gran valor de la tecnología que Tesla está desplegando, que representa la cuota más grande del mercado americano de BEV (Battery Electric Vehicle) y la gran confianza que tienen los inversores sobre la capacidad de Tesla para ejecutar su propia hoja de ruta.

Después de años de demoras en otros vehículos fabricados por Tesla que finalmente se resolvieron, los inversionistas siguen dispuestos a confiar que también se resolverán estos problemas que han surgido con motivo de la fabricación del Modelo 3. Confían en sus ingenieros y no, en los alarmistas expertos financieros de Goldman-Sachs que han demostrado que, o bien, no tienen ni idea sobre tecnología de fabricación, o bien lo dicen para favorecer a ciertos actores económicos, a los que no les beneficia el despliegue masivo del coche eléctrico y, por consiguiente, la lucha contra el cambio climático no es algo que ocupe una alta posición entre los valores éticos que defiende esa empresa. Una vez más, se demuestra que no hay neutralidad, ni objetividad en las opiniones de las entidades financieras. Las acciones de Tesla se encuentran a 315 dólares y van subiendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: