La apuesta de la Provincia de Quebec por la electro-movilidad

La transición de la Provincia de Quebec, Canadá, hacia una sociedad de bajo consumo de carbono se apoya fuertemente en el consumo de electricidad limpia y asequible, gracias a las grandes inversiones en energía hidroeléctrica que se han venido realizando desde los años 1960. En realidad, Quebec cuenta con una de las tasas más bajas de emisiones de gases de efecto invernadero per cápita de América del Norte, y uno de los niveles más altos del mundo en términos de producción de energía eléctrica renovable y de consumo de energías renovables.

Gracias a esta riqueza energética sostenible, la descarbonización completa del sector de la Edificación de Quebec es un objetivo que se encuentra al alcance de la mano. Sin embargo, el desafío más grande de mitigación del cambio climático que tiene Quebec se encuentra en el sector del Transporte, que genera casi el 45% de las emisiones GEI de la Provincia canadiense.

Pero la reducción de las emisiones GEI no es, de ninguna manera, la única razón para centrar los esfuerzos en este sector. Los combustibles fósiles que causan estas emisiones de gases de efecto invernadero representan un gasto de casi 10.000 millones de euros al año, lo que hace una fuerte mella en la economía quebequesa ya que, todos los productos derivados del petróleo que se consumen en Quebec, se importan.

Por otro lado, la combustión de hidrocarburos fósiles libera gases como el NOx que afectan directamente a la salud y que representan para la sociedad un coste añadido de cientos de millones de euros en gastos de atención a la salud pública.

Afortunadamente, además de sus recursos de electricidad en base a las energías renovables, la Provincia de Quebec puede contar con varios activos que favorecen la electrificación de su sector del Transporte. La Provincia canadiense posee una fuerte base industrial en lo que representa el transporte terrestre, una experiencia reconocida internacionalmente sobre la electro-movilidad y los sistemas de recarga eléctrica, además de abundantes recursos naturales utilizados para la producción de componentes de vehículos eléctricos.

La electrificación del sector Transporte también ofrece la mejor prueba de que no es ya necesario elegir entre el crecimiento económico y la descarbonización. La inversión en vehículos eléctricos, EV, da rienda suelta a la innovación y a la creatividad. Se pone en marcha un nicho de tecnología prometedora y orientada hacia el futuro que atrae a los inversores de todo el mundo.

Es por eso por lo que Quebec viene adoptando ambiciosos planes de acciones para la electrificación del sector del Transporte desde el año 2011. Estos planes han demostrado que se pueden tener objetivos ambiciosos y alcanzables, ya que todos vienen con la financiación necesaria, gracias a los ingresos del mercado que representa la aplicación del impuesto al carbono y q1ue se aplica tanto en Quebec como es otros lugares como California. De los ingresos resultantes, Quebec reinvierte su totalidad en la lucha contra el Cambio Climático.

En consecuencia, los ciudadanos han podido beneficiarse de hasta 8.000 CAD (Canadian dollar) como ayuda financiera para la compra de vehículos eléctricos o híbridos enchufables; hasta 600 CAD para instalar puntos de recarga en casa y, desde 2014,esta ayuda financiera también está disponible para ayudar a las empresas, a los municipios y a las organizaciones, como los comercios de grandes superficies, para que instalen puntos de recarga en los lugares de trabajo o de venta.

Los resultados netos de estos programas son elocuentes. Después de haber llegado contar con un parque de más de 8.400 coches eléctricos registrados en la Provincia en 2015, Quebec se ha convertido en el mayor mercado de vehículos eléctricos de Canadá y tiene la más extensa red eléctrica de recarga, contando más de 1.000 puntos de recarga de acceso público. En el lapso de tan sólo dos años, Quebec cuadruplicó el número de coches eléctricos.

Pero todo esto sólo ha sido el principio. Hace unos años, Quebec lanzó su plan de electrificación 2015-2020 para el sector del Transporte. Principalmente financiado por el Fondo Verde a través de la aplicación del Plan de Acciones sobre el Cambio Climático 2013-2020, este plan tiene por objeto alcanzar la cifra de 100.000 coches eléctricos en las carreteras de la Provincia de Quebec, para el 2020. Este plan ahorrará a la Provincia de tener que importar coches y de tener que consumir unos 66 millones de litros de gasolina al año. Lo que significa un verdadero ahorro para la economía quebequesa.

En cuanto al transporte público, como parte del Plan para la electrificación del sector del Transporte, el Gobierno de la Provincia de Quebec va a invertir unos 120 millones de dólares más, en 2020, para conseguir que la completa electrificación de este sector donde, hoy en día, la mitad de los desplazamientos están ya alimentados por electricidad. El Plan contiene varias iniciativas más para impulsar la electrificación del transporte como, por ejemplo, las iniciativas correspondientes a la electrificación del sector del taxi y las iniciativas del sector del transporte de mercancías.

Es importante destacar que el presupuesto de 330 millones de CAD del plan apoyará el desarrollo de este sector de vanguardia, que contará con más de 5.000 puestos de trabajo de valor añadido para el año 2020. Como dato importante señalaremos que también se está produciendo un floreciente desarrollo de aquellas empresas que participan en la electrificación del transporte en toda la Provincia. Por ejemplo, ya se producen a nivel local varios tipos de vehículos eléctricos: un vehículo de tres ruedas (Can-Am Spyder), una motocicleta (SORA), un autobús urbano (Nova Bus), un vehículo de minería (Minautor) y un vehículo modular industrial (Kargo).

Para centrarse en un ejemplo elocuente, gracias al apoyo del Gobierno, los niños de Quebec están empezando a trasladarse a las escuelas en el autobús eléctrico E-lion. Se trata de un autobús escolar, totalmente eléctrico, que tiene un rango autonomía de 120 km y tiene más potencia que un autobús diesel tradicional. Este proyecto puede crear importantes repercusiones económicas para Quebec, ya que más del 70% de los accesorios y componentes del autobús serán fabricados localmente, y la demanda de este producto revolucionario está obligado a crecer.

A su vez, la electrificación del sector Transporte ha dado lugar a una serie de actividades de I+D que actúan de manera sinérgica y que están relacionadas con la colaboración entre los sectores público y privado, todo lo cual es apoyado por la sólida infraestructura de investigación con que cuenta Quebec. Actualmente, decenas de empresas están trabajando tanto en la fabricación de componentes de alta tecnología, que son utilizados para la electrificación, y, en particular, en el desarrollo de las estaciones de recarga que se instalan en los garajes de las viviendas.

Para resaltar otra empresa prometedora, la empresa eléctrica pública de Quebec, Hydro-Quebec, y sus socios están trabajando en los intercambios de energía de los coches que se conectan a la red eléctrica (Vehicle-to-Grid, V2G) y a la red eléctrica de la vivienda (Vehicle-to-Home, V2H). Los sistemas utilizan la electricidad almacenada en las baterías de los vehículos eléctricos como una fuente de energía de apoyo a las redes de electricidad durante los períodos de consumo pico. Los sistemas V2H, por otro lado, permiten a los propietarios de vehículos de plug-in utilizar la energía almacenada en sus baterías como fuente de alimentación eléctrica de la vivienda, de manera temporal durante los cortes de corriente.

Así, desde cualquiera que sea el ángulo desde el que se mire, la electrificación del transporte o electro-movilidad tiene un sentido progresista y positivo. La electrificación del transporte es un objetivo bueno para el planeta y también es bueno para la economía sostenible. Es la que conecta a nuestras casas, dentro de la clase de mundo donde realmente queremos vivir y, a su vez, nos conecta con la clase de mundo que queremos dejar a nuestros hijos.

En todo el mundo, los gobiernos proactivos, tanto a nivel nacional como regional, están mostrando que sus políticas de electrificación en negrita son parte de la solución. En Quebec, la apuesta es bien clara y decidida. A lo largo de este siglo XXI, persiguen, sin tregua, ni descanso, que su territorio se convierta en un espacio libre de emisiones de CO2. A ese lugar, es precisamente a donde se dirige Quebec.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: