Eólica marina de aguas profundas (II)

Los Proyectos americanos

En febrero de 2014, Deepwater Wind firmó un contrato con la empresa noruega Fred. Olsen Windcarrier para instalar los cinco aerogeneradores del Proyecto Block Island que llegará a ser el primer parque eólico marino de Estados Unidos.

Fred. Olsen Windcarrier se considera como una empresa que proporciona a sus clientes soluciones de transporte, instalación y servicio eficiente y rentable de plataformas eólicas marinas.

En julio de 2015, Deepwater Wind instaló la primera base de lo que se espera que sea el primer parque eólico en alta mar, en Estados Unidos. El Proyecto se encuentra a tres millas al sureste de Block Island, Rhode Island.

El Proyecto conlleva la instalación de un total de cinco turbinas de 30 MW de capacidad de generación. Se espera que el Parque eólico marino de Block Island entre en funcionamiento en 2016. A su vez, Deepwater Wind también está planeando otros dos grandes proyectos en alta mar, a lo largo de la costa atlántica.

El Laboratorio Nacional de Energías Renovables (NREL) estima que Estados Unidos tiene 4.200 GW de potencial de la energía eólica marina desarrollable, en comparación con la estimación de 11.000 GW de potencial que se adjudica a la energía eólica terrestre. Los recursos eólicos se clasifican en una escala que va de cero a siete, en función de su densidad energética, y más del 66% de la energía eólica marina de Estados Unidos se encuentra en una escala que va de seis o siete.

Además, las turbinas eólicas marinas se construyen para aprovechar las velocidades del viento más consistentes y que soplan sobre la superficie de los océanos, lo que permite obtener mayores tasas de utilización de la capacidad de generación en alta mar, en comparación con las turbinas de viento en tierra de tamaño similar. Sin embargo, la energía eólica marina es significativamente más cara de construir y de mantener que la energía eólica terrestre.

Aunque hasta ahora no ha habido otros proyectos significativos de energía eólica marina en Estados Unidos, la tecnología de turbinas de energía eólica marina ha crecido constantemente en Europa y, en menor medida, en Asia. A partir de 2014, Europa representaba el 90% de los aproximadamente 8,8 GW de capacidad instalada mundial de turbinas eólicas en alta mar.

En Estados Unidos, se han propuesto la construcción de casi 4,9 GW de potencia eólica en alta mar, frente a las costas de nueve Estados diferentes, pero existen algunos desafíos incluso para los proyectos que han avanzado superando problemas regulatorios de mercado que eran claves. Por ejemplo, el Proyecto Cape Wind es un proyecto de 486 MW que se propuso en 2001 y que se enfrentó a importantes desafíos y que detuvieron su progreso pero que ya se han puesto de nuevo en marcha. Lo mismo está pasando con los Proyectos de eólica marina de Virginia y de New Jersey.

En Estados Unidos, se da el caso de que si bien los recursos eólicos terrestres más abundantes y favorables, en gran medida, están ubicados en zonas con baja densidad de población. No es así el caso de la energía eólica marina que se encuentra junto a zonas que son densamente pobladas. Hasta ahora, el alto costo de los proyectos eólicos marinos hacían que fueran poco atractivos económicamente, a pesar de la existencia de incentivos fiscales federales y las normas estatales para promover el uso de las energías renovables. Por el contrario, la capacidad eólica terrestre ha aumentado en 25 veces, desde el año 2000.

En un estudio del Estado de California, se concluía diciendo que el centro de California probablemente requerirá el desarrollo de turbinas flotantes para el desarrollo de la energía eólica marina a gran escala. La región sur de California (SCA) requerirá el desarrollo de turbinas flotantes en alta mar para su desarrollo a gran escala. La mayor parte de los recursos eólicos viables existen lejos de la costa, en aguas profundas, y, para su aprovechamiento, se requerirán largas líneas submarinas de transporte.

El estudio sostenía que, teniendo en cuenta los avances de las tecnologías actuales y futuras, las energías eólicas marinas serían capaces de producir en torno a tres veces lo que son las necesidades de electricidad del Estado de California. A diferencia de la mayoría de los parques eólicos situados en tierra, donde el pico máximo de generación se produce durante la noche; en California, los vientos en alta mar son rápidos y constantes, tanto a lo largo del día como a lo largo de la noche, y así durante las cuatro estaciones del año.

En conclusión, la energía eólica marina de aguas profundas está llamada a conocer un gran impulso en los próximos años y, si bien es cierto que la construcción y el mantenimiento de la tecnología empleada en la energía eólica marina es más cara, en comparación con los proyectos eólicos en tierra, los costes se han reducido mucho y éstos continúan reduciéndose. A pesar de ello, el entorno marino, que resulta más duro, no sólo conlleva que sea más difícil y más costoso llevar a cabo el mantenimiento de los parques eólicos marinos, sino que también aumenta la frecuencia que estas actividades de limpieza y mantenimiento tienen que llevarse a cabo, a lo largo de su vida útil. De igual modo, la apuesta por instalar aerogeneradores de 10 MW conllevará un salto cualitativo importante a nivel de costes y de viabilidad económica.
(Continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: