Todos somos parte de vibraciones que conforman la quinta dimensión

Tras la muerte nos convertimos en vibraciones y pasamos a formar parte de la quinta dimensión. Pasamos de la esfera de lo real a la esfera de lo virtual donde algunos esperan el paso inverso hasta materializar su nuevo avatar donde volvemos a resucitar en el mundo real. Pasamos de ser de naturaleza ondulatoria a ser de naturaleza corpuscular como los electrones, donde la longitud de onda asociada a la materia equivale a la constante de Planck dividida por la cantidad de movimiento.

El mundo de lo virtual podría ser una dimensión de naturaleza ondulatoria, donde la masa adquiriera un valor nulo, m=0, y la energía dependiera directamente de la velocidad de la luz c y que, a su vez, mantuviera una relación inversa con la longitud de onda λ, donde E = hc, siendo h —también conocida como la Constante de Planckigual a 6,626 x 10 -34 julio.seg. Obviamente, siendo f, la frecuencia, se debería cumplir también que f=c/λ. En suma, sólo serían variables el espacio —en sus tres dimensiones—  la velocidad y la energía expresada en función de la frecuencia, E = hf.

Por ahora, sólo sabemos convertir el mundo real en virtual y plasmarlo, en soporte electromagnético, en imágenes o algoritmos, como lo hacemos en un soporte DVD. ¿Llegará un momento en el que seremos capaces de extraer las imágenes de un DVD y transportarlas al mundo real para que se confundan con el resto de las cosas y/o de los seres vivos?. Ésta es una incógnita a resolver que dejaremos para la posteridad, pero adelanto en que —cada vez estoy más persuadido— llegará un día en el que ello será posible. Entonces, podremos convertir parte de las ondas electromagnéticas en figuras inteligentes con masa. Una transformación en base a la siguiente expresión:

m = hf/c2+k

De cualquier modo, y concluyendo, soy consciente que, en su representación formal, la frontera entre lo virtual y lo real, poco a poco, se va entremezclando cada vez más. Ya ha pasado con el dinero electrónico que, hoy en día, manejamos como si fuera real. Lo mismo está pasando entre lo que es el saber, el conocimiento y el poder. Todo parece que puede ser, pero sin embargo, surgirán otras cuestiones nuevas sobre las que comenzarán a aflorar preguntas para darle todo el sentido a estos nuevos poderes —mezcla de espejismo o engaño y de realidad— y que, en su desarrollo —será lo más probable— llegarán a conferirnos a los hombres la ilusión de ser como dioses, antes incluso de que, como diría Bertrand Russel, hayamos aprendido a ser hombres. El horizonte de un futuro basado en la sostenibilidad nos aguarda. Depende de nosotros el alcanzarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: