¿Cuándo empezaremos a caminar hacia una economía sostenible llena de sentido y de lógica?

Cada vez es más evidente que nuestro modelo de economía actual se ha vuelto obsoleto y que su crecimiento mundial sólo es capaz de aumentar, año a año, la brecha de las desigualdades sociales, incluso en los países más desarrollados. Durante los últimos años de esta Tercera Depresión Económica que padecemos, ha quedado bien obvio que el valor del Contrato Social, que tanto propugnara Adam Smith en su defensa del Liberalismo, ha perdido toda su vigencia para la mayoría de nuestros dirigentes. Sin embargo, y en contra de lo que supusiera Adam Smith, el riesgo de volver al estado de la barbarie es mínimo, lo que no evitará un cambio profundo entre la clase dirigente de muchos países desarrollados.

desarrollo-sustentable-sostenible

En efecto, nuestros representantes políticos han estado ocupados, más en salvar los muebles del estallido de la gran burbuja financiera que se avecina que, en liderar el cambio inevitable hacia un modelo económico sostenible que necesitamos para salir airosos de la crisis. Se sabe que, tarde o temprano, el estallido de la burbuja financiera ocurrirá. Pero se intenta que el crack financiero sea cada vez más tarde. Sin embargo, algo se está moviendo en nuestra sociedad que impide que muchos países puedan continuar haciendo más de lo mismo. Ignoro si para bien o para mal, pero si no se plantea un cambio de modelo económico de naturaleza sostenible, me temo que será para ir a peor. Aunque también es cierto que los seres humanos somos tan estúpidos que sólo sabemos reaccionar cuando lo tenemos casi todo ya perdido.

Lo acontecido hasta ahora ha sido muy grave. En muchos países desarrollados, es bien sabido que a las clases medias se las ha despedazado reduciendo su poder adquisitivo, encareciéndoles la vida cotidiana, obstaculizando la creación de empleo y reduciendo sus salarios. Los trabajadores del sector privado han sido los gran perjudicados y el desempleo y la deuda pública contraída se ha cebado con ellos, mientras que los trabajadores del sector público —gran reducto y refugio de los políticos de hoy— han conseguido mantener la mayoría de sus privilegios, a costa del empobrecimiento de las clases medias que se ven obligadas a pagar con sus impuestos lo que hace tiempo no reciben. Todo esto se ha hecho con total impunidad y sin que los políticos, que en teoría deberían defender a los ciudadanos —en especial, a los colectivos más indefensos: las personas mayores y los jóvenes— hubieran hecho apenas nada por evitarlo.

La corrupción imperante, que, en muchos países, poco a poco va saliendo a la luz, consiguió que los rentistas siguieran beneficiándose de este sistema tan dañino como inmoral y delictivo. Estos delincuentes de guante blanco penetraron en las instituciones públicas de la mano de partidos corruptos y consiguieron mantener los privilegios de los rentistas del sistema casi intactos, aún a pesar de la gravedad extrema de la crisis. De este modo, y gracias a los sobornos, el rico pudo seguir haciéndose cada vez más rico en una etapa de la historia donde el dinero llegó a comprarlo casi todo y la avaricia, si bien no se convirtió en una virtud, al menos dejó de ser un vicio despreciable para la opinión pública controlada por los mercenarios medios de comunicación, durante todos estos años.

Pero todo tenía un límite, y ahora que la justicia por fin se ha empezado a ocupar de lo intolerable, y que la corrupción comienza a recibir un tímido escarmiento, surgen líderes dispuestos a cubrir el hueco dejado por la política corrupta e incompetente. La historia nos demuestra que suele ser el tiempo de la demagogia. El tiempo que confunde la protesta con la gobernanza. Es cuando los signos de cambio que galopan sobre el descontento de la opinión pública se vuelven poderosos pero, desgraciadamente, tampoco aportan ninguna solución creíble.

Sería bueno que los líderes emergentes se dieran cuenta de que la fuente principal de nuestros males proviene de que sostenemos un modelo lineal de producción y consumo despilfarrador e irracional, que es inviable porque incumple las propias leyes de la naturaleza y los límites físicos al crecimiento. A pesar de que las limitaciones de la Tierra cada vez se nos hagan más evidentes, ahora es, principalmente, nuestra cobardía y estupidez lo que nos impide innovar nuestro modelo de crecimiento; tal es la fuerza de la avaricia, el hedonismo y el cortoplacismo que nos abruma. Consumimos tres veces más recursos de los que el planeta puede volver a darnos. No hay suficiente para repartir, a menos que pasemos de un modelo lineal de producción y consumo a uno circular donde lo que se fabrique sea como antes, para casi toda la vida, donde casi todos los residuos y basuras que producimos se aprovechen al máximo. Necesitamos cuanto antes apoyar nuestro desarrollo en un modelo de economía circular del tipo “From the Cradle to the Cradle”. (continuará)

Anuncios

Una respuesta a ¿Cuándo empezaremos a caminar hacia una economía sostenible llena de sentido y de lógica?

  1. Aunque dices que este relato va a continuar con un modelo de economía circular, te felicito por seguir interpretando la realidad que vivimos en muchos de nuestros países que dicen ser independientes desde el punto de vista político, pero que son dependientes desde el económico.

    Juanjo, considerando tu pregunta “¿Cuándo empezaremos a caminar hacia una economía sostenible llena de sentido y de lógica?,” te ofrezco una respuesta que entiendo se ajusta como el anillo al dedo.

    Desde el punto de vista tecnológico, podemos empezar este mismo año, si logramos impulsar un cambio del sentido común del Fordismo que está corrompido por el Feudalismo, que solo permite aprender del pasado con las lógicas de la deducción y la inducción al sentido común del Jobsismo (modelando a Steve Jobs), que permite aprender también del futuro emergente con base a la lógica de la abducción ( http://bit.ly/511GMH ).”

    En tal sentido, sugiero que consideres la nota “Can 10 questions above politics help forecast a new world order in 2015? Version 0.0 ( http://bit.ly/681GMH ).”

    Feliz 2015,

    José Antonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: