Prospectiva sobre innovación tecnológica y calidad de vida urbana

Según diferentes estudios, las ciudades que van incorporándo innovaciones debidas a los avances de la tecnología son las que más progresan en bienestar social y en calidad de vida. Las tecnologías actuales han dado un vuelco a lo que antes era información confidencial y están democratizando su uso. El miedo al “Big Brother” que se conocía en aquellas ciudades habilitadas con innumerables sensores, aplicaciones de tecnologías móviles, cámaras de vigilancia y registro de datos de personas, domicilios y empresas está desapareciendo en la medida en que esos datos también pueden ser utilizados por los ciudadanos.

Innovacion social

Incluso hay investigadores que consideran que las ciudades dotadas de mayores desarrollos de las Tecnologías de la Información (tecnologías IT), también serán los mejores lugares para vivir. Esta consideración choca con la idea, hasta ahora tan extendida, acerca de que la tecnología también provocará que los usos de sistemas de vigilancia sean nefastos para los ciudadanos, sometidos a un mayor control y abusos de poder y a una progresiva pérdida de su privacidad.

Personalmente, considero que son prejuicios erróneos e interesados contra el avance de la ciencia y la tecnología y que, muchas veces, son impulsados por aquellos que son delincuentes. En especial, por los que temen la transparencia ya que ello haría más fácil descubrir sus delitos, por los que tienen algo que ocultar en sus relaciones con las administraciones públicas, por los que viven de la corrupción política y los llamados delincuentes de “guante blanco” tan dedicados al soborno.

En un sistema democrático real y no aparente, la perspectiva debería ser completamente mucho más optimista ya que estas innovaciones tecnológicas y sociales permiten acabar, no sólo con la corrupción política, el terrorismo y el crimen organizado, sino que también aportan a los ciudadanos una mejora constante de las relaciones con los ayuntamientos y los servicios que éstos prestan; lo cual contribuye significativamente a la mejora del bienestar y de la calidad de vida.

Hoy en día, las tecnologías IT permiten superar asimetrías en el acceso a la información, en el establecimiento de líneas rojas que no deben superarse y en el aislamiento físico y social de algunos barrios, que tanto ocurría en el pasado. La forma como estas tecnologías se están desarrollando demuestran que gracias a las últimas innovaciones se está democratizando el acceso a los datos y a los dispositivos de seguridad y control, como nunca se había conocido en el pasado.

Estas tecnologías permiten que los diferentes ayuntamientos puedan ser más útiles para el ciudadano y las empresas. De igual modo, están facilitando a los ciudadanos el acceso cómodo y rápido a los diferentes servicios municipales y hasta hacen que se oiga más la voz de los ciudadanos. Ello impulsa un mayor control ciudadano del funcionamiento de la administración pública para que ésta sea cada vez más transparente y efectiva. De este modo, el hecho de conectarse por multimedia con los ciudadanos, impulsa en los ayuntamientos un mayor sentido de la responsabilidad e, incluso, una incipiente voluntad de aplicar la fiscalidad sostenible.

Ello contribuye decisivamente a la mejora y reorganización de la Función Pública. La necesidad de ofrecer una mayor transparencia y la de ofrecer unos servicios de calidad al ciudadano a menor coste, por parte de los gobiernos municipales, a menudo, está siendo creada por las posibilidades que nos brindan los avances tan rupturistas que aportan las tecnologías IT.

En muchas ciudades, se ha empezando a compartir con los ciudadanos muchos datos relativos a problemas que afectan a las necesidades sociales y a la calidad de vida de los ciudadanos. Cuando los problemas se pueden visualizar en una pantalla compartida, también se reducen las frustraciones sociales y emocionales y se logra, de una manera mejor, que los ciudadanos y los ayuntamientos cooperen a la hora de destinar a los barrios más necesitados, los escasos recursos con que se cuenta.

También, se está constatando cómo diversos municipios están utilizando medios de comunicación sociales para acercarse a los ciudadanos. Así, aprovechando las prestaciones que ofrece Twitter, en algunas ciudades, los ciudadanos están invitados a poder “twittear” directamente con la oficina del alcalde, y lo bueno de todo es que la oficina les responde y les redirige hacia otros departamentos para hablar con la persona adecuada, que es la que, finalmente, les resolverá eficazmente el problema planteado.

En todo este desarrollo, a la hora de ir construyendo ciudades inteligentes exitosas en la prestación de servicios a los ciudadanos, el papel de los alcaldes es esencial. Los alcaldes conocedores de las posibilidades que ofrecen estas tecnologías IT, se aseguran de que los recursos que se ponen a disposición de las ciudadanos, al objeto de mejorar su calidad de vida, lo hagan de la manera más eficaz y eficiente posible.

De igual modo y mediante el uso de estas tecnologías IT, el liderazgo de la ciudad permite utilizar el análisis predictivo para gestionar mejor los servicios urbanos. Las llamadas “ciudades inteligentes”, (Smart Cities), demandan ciudadanos inteligentes que gocen de tiempo y de conocimientos como para poder interactuar y comprender el valor real de los datos.

Pero un ciudadano no puede perder mucho tiempo en acceder a una información que solicita del ayuntamiento. Por eso, es obligado que se diseñen sistemas telemáticos de acceso rápido, eficaces y dotados de una alta capacidad de respuesta. Hemos de tener en cuenta que no hay ciudadanos inteligentes sin información previa y que siempre hay un límite para la cantidad de tiempo y la energía que podemos emplear en la participación ciudadana.

A su vez, las tecnologías IT permiten que las ciudades aumenten el número de puntos de contacto que mantienen con los ciudadanos y, a su vez, logran que la presencia digital del municipio en la vida de los mismos, consiga que estas relaciones sean mucho más ricas y beneficiosas.

Así, en lugar de ver a los ayuntamientos como algo ajeno a nosotros, que despilfarra y gasta el dinero donde no debiera y que, encima, es poco productivo y nos cuesta mantener cada vez más. En lugar de considerarlos una carga que nos hace pagar impuestos, multas y un exceso de burocracia, la interacción digital puede poner en valor los propios servicios municipales que se prestan y mejorar, sustancialmente, tanto el trabajo de los funcionarios como el carácter democrático y participativo de la vida en las ciudades y variar, incluso, la naturaleza y contenido de las relaciones mismas entre los ayuntamientos y sus ciudadanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: