Los grandes desequilibrios demográficos y económicos refuerzan los flujos migratorios de los países pobres a los países ricos

La explosión demográfica de los llamados países más pobres y menos desarrollados, junto con el fracaso de las políticas de ayuda al desarrollo de estos países, contrastan con el declive demográfico relativo de los países más ricos y desarrollados, que con el transcurso de la depresión económica, continúan incrementando aún más el foso de las desigualdades sociales y económicas.

En suma, las corrientes migratorias de los países pobres a los países ricos, lejos de ralentizarse, se incrementarán más y más. En base a esta tendencia, durante los próximos dos o tres decenios, el mapa demográfico del mundo se tendrá que ajustar y modificar de tal modo que ello conmocionará las bases de la sociedad mundial del futuro.

Map_2_1

Para finales de este siglo, las proyecciones demográficas resaltan el crecimiento espectacular que conocerán África, Asia y América Latina. La Unión Europea pasaría de ser un 6% de la población mundial a representar, tan sólo, un 2,8% de la población mundial.

Lo mismo podríamos decir de América del Norte y de Oceanía que si bien aumentarían en valores absolutos respecto al número de habitantes, sus participaciones respecto a la población mundial disminuirían.

Asía seguiría siendo el continente que siga concentrando a la mayor parte de la humanidad y de manera especial, se destacarían tres países: China con 1.900 millones de habitantes, la India le seguiría muy cerca con 1.800 millones de habitantes y algo más distanciada, Indonesia con 1.000 millones de habitantes.

Sin embargo, el crecimiento más espectacular se produciría en África que pasaría de tener unos 600 millones de habitantes en 1990, a 2.800 millones de habitantes en el año 2100. América Latina también crecería fuertemente aunque en menor grado.

Las evoluciones entre los periodos de 2014-2025 y de 2026-2100 representan ritmos diferentes. Las hipótesis que se barajan consideran también una reducción significativa de las tasas de fecundidad de los países del Tercer Mundo en el último periodo, pero, a pesar de ello, estas reducciones son incapaces de frenar totalmente el aumento de población aunque sí de disminuir el ritmo de crecimiento.

Ya en el año 2025, Europa se nos presentaría como un continente que contaría con menos población que África y América y los países, conocidos hoy como desarrollados, permanecerían prácticamente con una población estable, aunque eso sí, bastante más vieja que la actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: