Olas de frío, Vórtice Polar, Cambio Climático y nueva Glaciación

Actualmente, diversas regiones de Estados Unidos y Canadá están sufriendo una fuerte ola de frío que está causando temperaturas bajas muy extremas y que pueden llegar a batir nuevos récords de frío. Todo es debido al Vórtice Polar que con sus violentas ráfagas de aire frío del Ártico golpea América del Norte.

Nueva Glaciación

Un Vórtice Polar es un ciclón que, a diferencia de los ciclones que se producen en las regiones cálidas de los trópicos, es permanente y, generalmente, se sitúa a miles de metros de altura, en las zonas altas de la atmósfera, mientras que gira en sentido contrario al de las agujas del reloj.

Hasta el momento, aunque se espera que lo peor está por venir, en algunas zonas de América del Norte, donde la temperatura es inferior a los -30º C, la sensación de frío, provocada por el gélido viento polar, alcanzó los -50º C, debido a la sensación térmica.

Todos estos sucesos, a muchos les ha hecho pensar sobre si de verdad se está produciendo un calentamiento del Planeta o, por el contrario, nos estamos acercando a una nueva glaciación. También, y como era de esperar, el frío extremo ha favorecido a los escépticos del Cambio Climático para subrayar que la tormenta polar demuestra la falsedad de las teorías acerca del Cambio Climático.

Sin embargo, siendo rigurosos, esta extrema ola de frío que tanto Canadá como gran parte de Estados Unidos están experimentando ahora, no cambia la trayectoria global del calentamiento del planeta. Sin embargo, existe una duda razonable. ¿Qué tiene que ver esta ola de frío con el Cambio Climático? Procuraré responder de modo sencillo. Es un hecho cierto e irrefutable que los diez años más cálidos de la historia se han producido a partir del año 2000 y que el hielo marino del Ártico está desapareciendo debido al Calentamiento Global, lo que permite que el Océano Ártico absorba más el calor debido a la radiación solar que el calor que desprende debido a la radiación que reflejan sus aguas desprovistas de hielo.

De este modo, el Ártico se calienta más rápido que el resto del planeta, hasta llegar a ser casi el doble del promedio mundial. La Corriente de Chorro o “Jet Stream” —una fuerte y estrecha corriente de aire concentrada a lo largo de un eje, casi horizontal, situado en las zonas altas de la atmósfera— sirve también como límite entre el aire frío del norte y el aire más cálido del sur y es impulsada por la diferencia de temperaturas entre las latitudes septentrionales y las tropicales.

Algunos científicos teorizan sobre el hecho de que, al reducirse la diferencia de temperaturas entre los trópicos y las zonas polares, ello puede debilitar a la Corriente de Chorro, permitiendo que el aire frío del Ártico se escape del Vórtice Polar y fluya violentamente hacia el sur. En este momento, eso parece que está ocurriendo ya que una inusual gran torcedura de la Corriente de Chorro ha posibilitado que el aire del Ártico fluya mucho más hacia el sur de lo que normalmente suele hacer.

Sin embargo, esta investigación es bastante preliminar, en parte porque el deshielo extremo del Océano Ártico es un fenómeno bastante reciente, por lo que los científicos no tienen las series de datos largas que necesitan para llegar a conclusiones más sólidas acerca de la interacción entre el calentamiento y deshielo estival del Ártico y las olas de frío.

Y mientras que la Ciencia del Clima se aclara y nos responde a nuestras dudas, mi opinión es que estos hechos son, en realidad, una prueba más de que el Cambio Climático es un fenómeno real y, desgraciadamente irreversible, debido a que las emisiones de GEIS que hemos echado a la atmósfera y seguimos echando estúpidamente, permanecerán en la atmósfera durante bastante más de un siglo.

Recordaré aquí que el Cambio Climático es a veces considerado más como un proceso de alteración global del Clima de la Tierra —lo que conlleva todo tipo de trastornos complejos que van ocurriendo a lo largo del tiempo— que como un mero calentamiento del Planeta. La ola de frío de esta semana que América del Norte está experimentando nos muestra que el Cambio Climático está modificando seriamente los patrones del clima, de manera que las alteraciones que se producen van más allá de lo que representan unos meros aumentos o descensos de las temperaturas.

Por ello, considero que, al entrar en juego las variaciones de las corrientes marinas y de las corrientes de chorro, el clima del Planeta se está volviendo del todo inestable y, sus vaivenes, expresados en olas de frío y de calor, no son más que la consecuencia del equilibrio inestable de la peonza climática de la Tierra. Una peonza que gira y gira del frío al calor, de una manera cada vez más extrema, hasta alcanzar un equilibrio estable con el advenimiento de una nueva glaciación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: