El ‘homo stultus’ ante la evidencia irrefutable del Cambio Climático

Hace un par de días, el 27 de septiembre de 2013, en la ciudad de Estocolmo, Suecia, los científicos presentaron el informe más exhaustivo y autorizado sobre el estado de la ciencia del clima hasta la fecha. El quinto Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) afirma, con un 95% de margen de confianza, que los seres humanos son la causa principal del calentamiento global actual que sufre nuestro planeta.

Se trata de un proceso ya irreversible, debido a que los GEIs emitidos actúan durante más de un siglo. Sin embargo, las previsiones actuales podrían ser peores, si no reducimos nuestras cuantiosas emisiones de CO2 a la atmósfera y no nos preparamos a tiempo para lo que se nos avecina. ¿El estúpido ‘homo stultus’ en el que nos hemos convertido, será capaz de reaccionar esta vez, o seguirá dándole más importancia a los intereses económicos y financieros de unos pocos frente al Cambio Climático de todos y así, seguir sin apenas hacer nada?

Subida del mar debido a CC

El calentamiento del sistema climático es ya un hecho inequívoco, y desde la década de 1950, muchos de los cambios observados en las últimas décadas, no tienen precedentes en milenios. Las constataciones sobre el Cambio Climático son ya incontestables por el peso de los datos que llegan ya a ser contundentes y abrumadores: la atmósfera y los océanos se han calentado, tanto las superficies como los volúmenes de nieve y de hielo han disminuido, el nivel del mar ha aumentado y las concentraciones de gases de efecto invernadero también han aumentado.

Desde 1850, en la superficie de la Tierra, cada una de las tres últimas décadas ha sido, sucesivamente, más caliente que cualquier década anterior. En el Hemisferio Norte, el periodo comprendido entre 1983 y 2012 fue probablemente el período más cálido de los últimos 1.400 años.

El calentamiento del océano recoge el aumento de la energía almacenada en el sistema climático, lo que representa que más del 90% de la energía se acumuló, entre 1971 y 2010, el las capas más superficiales de los océanos (0-700 m).

En las últimas dos décadas, las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida han estado perdiendo masa de hielo constantemente todos los años. Los glaciares han seguido disminuyendo en casi todo el mundo, y tanto el hielo marino del Océano Ártico como la capa de nieve de primavera en el hemisferio norte han seguido disminuyendo en extensión.

Desde mediados del siglo XIX, la tasa de aumento del nivel del mar ha sido mayor que la tasa media registrada durante los dos milenios anteriores. Durante el período 1901-2010, el nivel medio global del mar se ha incrementado en 20 cm.

Las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, (CO2), metano, (CH4), y óxido nitroso, (NO2), han aumentado hasta alcanzar unos niveles sin precedentes en los últimos 800.000 años. Las concentraciones de CO2 han aumentado un 40% desde los tiempos pre-industriales. Son concentraciones principalmente debidas a las emisiones procedentes de la quema y manejo de combustibles fósiles y, en segundo lugar, debido a las emisiones netas de CO2 causadas por el cambio de uso de la tierra, (deforestación). Los océanos han absorbido cerca del 30% del dióxido de carbono emitido de origen antropogénico o causado por las actividades humanas, provocando de este modo la acidificación del océano

El forzamiento radiativo total es positivo, lo que significa que la energía radiante recibida por la Tierra es superior a la energía irradiada por nuestro planeta, de vuelta al espacio Este forzamiento positivo ha dado lugar a una absorción importante de energía en el sistema climático de la Tierra. La mayor contribución al forzamiento radiativo total está siendo causada por el aumento de la concentración atmosférica de CO2.

Por consiguiente, la influencia humana en nuestro sistema climático es del todo clara. Es algo que resulta ya evidente e irrefutable por el peso de los datos que nos confirman el aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera, el forzamiento radiativo positivo, el calentamiento progresivo observado y una mayor comprensión y conocimiento acerca de cómo funciona el propio sistema climático de la Tierra.

Así pues, la evidencia científica nos confirma que el Cambio Climático de origen humano es una realidad y que, sin la adopción de medidas urgentes a nivel mundial, los impactos sobre el clima de la Tierra se agravarán. El ‘homo stultus’ deberá ser derrotado por el ‘homo sapiens’ si es que queremos salir airosos de los calamitosos retos a los que nos enfrentamos.

A decir verdad, el Cambio Climático es un proceso imparable debido a la estupidez, la ceguera y la avaricia de los seres humanos. Solamente podemos actuar para que las cosas no vayan a peor (Cambio Climático Abrupto) y para que aquellos países o regiones a los que más afectaran los impactos del Cambio Climático no sufran trágicos impactos que representen grandes pérdidas humanas y económicas.

El tiempo para el debate ha terminado. Es hora de actuar y de decir al sector financiero que controla el mundo que todo no vale, que es necesario penalizar con dureza las emisiones de CO2 a la atmósfera, que el Cambio Climático no cotiza en bolsa y que debe empezar a hacerlo para que no siga habiendo impunidad para quienes causan grandes deterioros al clima.

El aumento de las temperaturas traerá, sin duda, un enorme costo económico y humano que, sobre todo, deberán pagar las generaciones futuras. Si no modificamos nuestras actuaciones y dejamos de colocar la acumulación de poder y dinero por encima de la sostenibilidad, en la historia futura, las generaciones actuales serán recordadas como decadentes integradas por unos seres estúpidos y débiles al servicio de intereses financieros avariciosos y ludópatas.

Tenemos que apoyar a los países y comunidades con mayor riesgo en la preparación necesaria a llevar a cabo para hacer frente a los desastres, para reducir los impactos de los eventos climáticos extremos y, a su vez, crear un sistema rápido y eficaz de ayudas a aquellas comunidades con el fin de que puedan recuperarse más rápidamente cuando los desastres ocurran y empiecen a sufrirlos.

Las consecuencias de lo que representa la fusión de los casquetes polares y el aumento del nivel del mar serán enormes, traumáticas e irreversibles, tanto para las personas como para las economías de todo el mundo. Sobre todo, para aquellas poblaciones que dependen más de la tierra y del mar para obtener su sustento de vida, ya que se verán, con diferencia, las más afectadas. De igual modo, en aquellas comunidades (países, regiones o poblaciones) donde el Cambio Climático sea más extremo y pronunciado, los impactos negativos serán más traumáticos y rigurosos.

Anuncios

Una respuesta a El ‘homo stultus’ ante la evidencia irrefutable del Cambio Climático

  1. […] Recreación de la subida del nivel del mar. Fuente […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: