La Corriente del Golfo se está desacelerando

A pesar de que las noticias más destacadas de los manejados medios de comunicación que tenemos se centren en la situación económica y en las consecuencias del desatino que supone el casino bursátil de la especulación financiera, el Cambio Climático Abrupto cada vez les toca más cerca a los europeos y se ha convertido en la mayor amenaza climática. La probabilidad de una nueva era glacial para Europa Occidental es cada vez mayor. ¿Hace frío, llueve mucho…? Siga consumiendo más gasolina y sus nietos se tendrán que vestir de esquimales.

Europa y la Corriente del Golfo

El “homo stultus” en que nos hemos convertido se olvida de preparar su propio futuro y prefiere basar sus acciones sólo en el corto plazo, sin mirar sus consecuencias. Se olvida de que la combustión de hidrocarburos fósiles como el petróleo y sus derivados, el carbón y el gas nos está condenando a tener que sufrir un futuro catastrófico. Se ha olvidado que la Corriente del Golfo se está desacelerando debido al Cambio Climático y que ello presagia algo que no será nada bueno.

Los océanos del mundo, que no cotizan en los casinos bursátiles, se mueven constantemente. Las corrientes oceánicas fluyen siguiendo patrones complejos y se ven afectadas por el viento, la salinidad del agua y la temperatura, la forma del fondo del océano y la rotación de la Tierra.

La Corriente del Golfo es una de las corrientes oceánicas más fuertes e influyentes en el clima del mundo. Esta corriente marina es impulsada debido a patrones de viento y a diferencias en la densidad del agua. Las aguas superficiales en el Atlántico Norte se enfrían debido a los vientos del Ártico. Se vuelven más saladas y más densas y se hunden hacia el fondo del océano.

Posteriormente, estas aguas frías se mueven hacia el Ecuador donde se calentarán lentamente. Para reemplazar estas aguas frías procedentes del Atlántico Norte que llegan al Ecuador, la Corriente del Golfo desplaza millones y millones de m3 de aguas calientes, desde el Golfo de México hacia el nordeste del Atlántico, bañando así, tal como se ve en el mapa, las costas europeas del Atlántico.

De este modo, la Corriente del Golfo aporta calor al Golfo de Bizkaia y a todo el noroeste de Europa, elevando las temperaturas de sus costas, y ésta es la razón por la que en dichas regiones costeras europeas unos inviernos suaves. Sin este constante flujo de calor, los inviernos en dichas regiones serían de unos 5ºC a 10ºC más fríos, con lo que la temperatura media de Londres, durante el mes de diciembre, tendría tan sólo un valor cercano a los 2ºC.

Al final de la última Edad de Hielo, cuando la capa de hielo que cubría América del Norte se derritió y sus aguas se vertieron al Océano Atlántico. Como consecuencia de ello, el repentino aumento de la proporción de agua dulce en el Océano Atlántico produjo una reducción de la salinidad de las aguas superficiales del Atlántico Norte. Lo que ocasionó que cada vez menos “agua densa” se hundiera y se dirigiera en dirección hacia el Ecuador.

De este modo, es como se redujo e, incluso, se colapsara completamente, la Corriente cálida procedente del Golfo de México. En aquel tiempo, las temperaturas en el noroeste de Europa cayeron 5ºC en tan sólo unas pocas décadas. La glaciación llegaría después y duraría durante siglos.

Observaciones recientes han demostrado que, desde 1950, se viene produciendo una disminución del 20% de las corrientes de aguas frías en el canal Feroe que discurre entre Groenlandia y Escocia. Se trata de una fuente de agua fría y densa que impulsa el componente termohalino, basado en la densidad, de la Corriente del Golfo. Si esta situación se prolongara, podríamos estar hablando del comienzo de otra desaceleración importante de la Corriente del Golfo.

El crudo invierno y la lluviosa primavera que se han conocido, durante este año 2013, en las diferentes regiones de Europa Occidental, nos hacen presentir que todo tiene que ver con la ralentización de la Corriente del Golfo. Un dato preocupante es el descenso en más de 2ºC de la temperatura de las aguas del Golfo de Bizkaia. Lo más chocante es que esta desaceleración de la Corriente del Golfo tendrá un efecto de enfriamiento en estas zonas europeas, aunque la temperatura media siga aumentando a nivel mundial. Se trata de un grave aviso para navegantes.

Sin embargo, mucho me temo que debido a avaricia, la corrupción política, la cobardía y la estupidez humana, este aviso, tan importante para el futuro de Europa, no será atendido hasta que ya sea demasiado tarde. Lo que se está haciendo contra el futuro de Europa es un crimen contra la humanidad. A todos las empresas europeas, incluso gobiernos e instituciones, que han frenado la introducción masiva del coche eléctrico deberían juzgarlos en el Tribunal de la Haya, antes de que Holanda sea un témpano de hielo.

Anuncios

One Response to La Corriente del Golfo se está desacelerando

  1. marc dice:

    HOLA no se si lo sabes pero el año pasado el National Oceanographic Center hizo un comunicado en que decia que la corriente del golfo se había detenido en un 30%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: