Tras las imágenes de la Creación (y III)

El telescopio espacial Hubble, que orbita a 559 km sobre la superficie de la Tierra, ha sido capaz de captar las imágenes más lejanas del universo. Lo ha hecho observando la zona situada en lo más profundo, en lo más antiguo de todo el universo observable. En la imagen situada en el extremo superior izquierda de la foto de abajo se han contabilizado unas 5.500 galaxias visibles. Algunas de ellas situadas a miles de millones de años luz de distancia y otras situadas a 13.200 millones años, a tan sólo 450 millones de años después del Big Bang y la creación del Universo.

La imagen, oficialmente conocida como el Campo Ultraprofundo (Extreme Deep Field, XDF), fue construida a partir de 2.000 imágenes de una diminuta zona del cielo austral (Constelación Fornax) y que fue capturada hace más de una década. El Universo tiene una existencia de 13.700 millones de años, y el XDF revela galaxias que se extienden a los 13.200 millones años atrás en el tiempo. En consecuencia, la mayoría de las galaxias que se observan en el XDF son como cuando eran las galaxias de jóvenes, pequeñas y en crecimiento. A menudo lo hicieron violentamente, ya que chocaron y se fusionaron.

Las imágenes individuales fueron capturadas tanto por la Cámara Avanzada para Sondeos (2x 8-megapixel CCD), y la nueva cámara Wide Field 3 (2×8 megapíxeles CCD, más un extra CCD 1MP afinado especialmente a la luz infrarroja). El tiempo de exposición total, en caso de que usted sea un astrónomo o un fotógrafo cielo nocturno, es de dos millones de segundos.

Echando un vistazo más de cerca a la XDF se puede observar que hay un montón de galaxias espirales —similares a nuestra propia galaxia o Vía Láctea—, unas galaxias rojas —restos de las colisiones de galaxias, que eran mucho más comunes cuando el universo se formó primero— y unos pequeños puntos que son meras plántulas de galaxias.

Como si fuera una ventana hacia los orígenes del Universo, el XDF nos transporta 13.200 millones años en el pasado, cuando el universo tenía sólo 450 millones de años. En la actualidad, 13.200 millones de años después, estas galaxias se verían completamente diferentes. Algunas se habrían separado, otras habrían dejado de existir, y las plántulas de galaxias podrían haber crecido hasta convertirse en galaxias, en toda regla.

De este modo, es como podemos tener una idea de la magnitud de las imágenes obtenidas. Es evidente que la NASA ha sido capaz de producir una fantástica ilustración que nos muestra hasta qué punto ha llegado a enfocado el XDF. Si, en una noche completamente estrellada, estuviéramos tumbados en el suelo contemplado los astros del cielo, la Luna tendría un tamaño que no supondría la mitad de la anchura de un dedo que observamos sostenido a la distancia de un brazo.

En otras palabras, XDF no es más grande que, por ejemplo, el punto final de esta frase, visto a la distancia de un brazo extendido. En la imagen del XDF, las galaxias más tenues tienen una diez mil millonésima del brillo que, en realidad, nuestros ojos pueden llegar a percibir.

La respuesta sobre si podremos acercarnos aún más hacia los orígenes del universo es positiva. Teóricamente es algo muy factible y sólo es cuestión de que adecuemos la tecnología de manera que nos permita dotarnos de instrumentos más sensibles. El telecopio espacial Hubble ha cumplido, con creces, su misión. Podría continuarla pero, desgraciadamente, el Hubble está a punto de terminar su larga misión y entrará a nuestra atmósfera desintegrándose en una espectacular bola de fuego. A partir de entonces, la ciencia moderna quedara afectada hasta que un nuevo telescopio espacial sea lanzado.

A lo largo de sus más de 20 años de vida, Hubble ha logrado adentrarse hasta lo más y más profundo del Universo y casi nos acerca hasta los comienzos del Universo. Este telescopio espacial no podrá hacerlo, pero será su sucesor —el telescopio espacial James Webb y que será lanzado en 2018— el encargado de conducirnos hasta la primera luz que emergió del Big Bang. El telescopio James Webb contará para ello con un espejo más grande y potente y con unos instrumentos más sensibles al infrarrojo. El momento será memorable y grandioso, pues estas tecnologías son precisamente las que nos permitirán obtener las imágenes mismas de los primeros instantes de la Creación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: