El futuro de la economía se escribe azul (y IV)

La situación se va agravando y todavía estamos muy lejos de encontrar la salida. El caso de España es de los más patéticos. Después de cinco años de crisis ininterrumpida ahora es cuando se dan cuenta que los bancos están en quiebra. Se han dicho tantas mentiras durante tantos años, intentando tapar lo que era del todo evidente y notorio que, hoy en día, las agencias de rating, tan despiadadas y crueles como fieles servidoras de sus usureros y ludópatas amos, parecen nuestros ángeles porque nos están ayudando a sacar la verdad a la luz.

No pasará mucho tiempo antes de que empiecen los ataques de los improductivos y avariciosos mercados financieros contra Italia. Más tarde lo harán contra Bélgica y contra otros países europeos y, por último, cuando lo consideren necesario, se meterán con los grandes como Reino Unido, Japón y Estados Unidos. Será como una huida hacia adelante donde el desenlace puede ser cualquiera pero ninguno bueno si no cambian los líderes, de modo que así acabemos con la corrupción política y el modelo especulativo neoliberal que ha adulterado los mercados.

Todos los países en los que su sector industrial y productivo no tenga un peso importante están quebrados o en vías de estarlo. La economía es una mentira que ya poco puede tapar y mucho menos arreglar, como así lo demuestran los cinco años transcurridos sin encontrar ninguna salida.

Es una economía virtual y llena de engaños que funciona a base de pelotazos financieros que se pasan bancos, gobiernos y grandes empresas, los unos a los otros. Unos piden prestado lo que no pueden pagar luego y los otros prestan lo que tampoco tienen. El equilibro es tan inestable —debido a la ficción monetaria que los especuladores (fundamentalmente, el sector financiero) han construido— que basta con que un país caiga para que casi todos los demás empiecen a tambalearse.

El recurso a emitir dinero a cambio de humo y paja puede valer durante un tiempo. Alemania aunque para los países que han vivido del cuento durante muchos años sea ahora la bestia negra, en realidad, es un país modelo que ha sabido poner en valor su economía, como también lo ha hecho el resto de los países del norte de Europa. Su gran desgracia es que tiene que convivir con países tan poco serios donde la corrupción, el engaño, el robo, el nepotismo y el despilfarro, al servicio de verdaderas mafias político-financieras, han conocido una fuerte implantación.

Sin embargo, el ataque al euro que actualmente se sufre y que sobre todo protagoniza España, es también una cortina de humo para impedir ver la quiebra que representan otras economías como la estadounidense, la británica o la japonesa y que son economías se dedican a darle a la máquina de fabricar sus billetes para aumentar su masa monetaria sin que haya contrapartidas por ningún lado. Meterse con el euro es, hoy por hoy, una solución útil para no tener que sufrir ninguna hiperinflación en dichos países con la colaboración estrecha de la mayoría de la banca europea tan avariciosa de dinero como las demás entidades financieras mundiales. Pero les queda poca cuerda también a ellos porque el sistema en su totalidad se cae.

¿Por qué gane quien gane las elecciones siempre gana el sector financiero?

Porque los partidos políticos que se alternan en el poder se han convertido  en el core de la corrupción del sistema y trabajan para sus corruptores de los sectores oligopólicos. Así, el sector financiero, el sector de los servicios públicos y el sector de la construcción, para mantener sus injustos privilegios, corrompen tanto a los políticos de los partidos del gobierno como a los políticos  de la oposición, incluso a sindicatos, para que éstos también sirvan a sus intereses oligopolistas. En general, podríamos decir que todo se paga y se compra con dinero electrónico que se crea al gusto y deseo de los poderosos oligarcas financieros asociados a los bancos y cajas de ahorro (también bancos centrales) y a los políticos corruptos.

Lo malo suele ser cuando esta falsa economía empieza a chocar contra los cimientos de la economía real. Entonces, se produce una gran situación de quiebra que traslada a dichos países a una larga y profunda depresión económica. Este choque, que significa también  una puesta en valor de la economía y obliga a los países a dejar de vivir del cuento por encima de sus posibilidades, es lo que parcialmente ha ocurrido en algunos países, como así ha sidos el caso de Islandia, Grecia, España, Irlanda, Portugal.

Precisamente, ha sido debido a este choque cuando en esos países se ha descubierto el ‘gran pastel’ del engaño, la mentira y la corrupción  y es entonces cuando para taparlo todas las políticas coinciden en ayudar a los principales culpables de la crisis, las entidades financieras, a cambio de endeudar más esos países, empobreciendo así más a sus clases medias.

Pero estas clases medias tampoco pueden aguantar más el peso de la crisis pues están llegando al límite y se van empobreciendo a pasos agigantados. Éste es unos de los motivos por los que el modelo macroeconómico sobre el que se asienta hoy nuestra economía no puede dar más de sí. Sin un peso alto de las clases medias, las sociedades desarrolladas quiebran. Es como un juego de rol donde los ricos corrompen a los políticos con el fin de quitar el dinero al resto. Los recursos son limitados pero la avaricia de los oligarcas parece ser infinita.

Soluciones sí que hay pero todas pasan por cambiar este absurdo modelo económico donde los fines son el lucro de unos pocos a cambio de la pobreza del resto, en un contexto de recursos limitados y donde la suma siempre ha de ser cero. Cualquiera que sepa las cuatro reglas aritméticas podrá entender que, en estas condiciones, lo que uno obtenga de más, los otros tendrán de menos. En conclusión, los ricos cada vez son más ricos y los pobres y no tan pobres son cada vez más pobres.

Los países de fuerte consumo sin apenas peso del sector manufacturero no tienen salida

Además, si el conjunto del sector industrial contribuye a la creación del PIB por debajo del 19%, el déficit presupuestario está asegurado ya que el peso de las importaciones será muy superior al de las exportaciones, lo que, finalmente, obligará a dicho país a tener una balanza comercial negativa que incrementará la deuda. Con el dumping social que practican países como China, si no se cuenta con la necesaria política de aranceles, hablar de que sólo la mera productividad sea suficiente para competir es una gran falacia.  Por otra parte, es una gran indecencia que, cuando se habla de eficiencia, muchos de estos oligarcas y rentistas del sistema entiendan que ésta se consigue trabajando como un “chino”: más de 330 horas al mes por tan sólo 100 euros.

Cuando en un determinado país, como Estados Unidos, España, Grecia, etc., el sector productivo es tan reducido que ni tan siquiera contribuye en un 15% al PIB, solamente las burbujas financieras son las que pueden garantizar el crecimiento económico de esos países devoradores de bienes que se fabrican en otros países. Como los banqueros y especuladores financieros solo saben tres reglas: sumar, multiplicar y, algo menos, dividir. Ignoran lo que es restar. Así, las pérdidas que son consecuencia de las restas entre ingresos y gastos cuando se convierten en déficit y deudas se las traspasan a los ciudadanos, gracias a la corrupción de los políticos que les permiten privatizar los beneficios y socializar las pérdidas de las instituciones financieras.

De este modo es como, sobre todo las clases medias, se ven obligadas a pagar a escote todos los desaguisados debidos a una gestión desastrosa y poco profesional, inversiones irresponsables, préstamos temerarios, bonus escandalosos, estafas, impagos y demás “pufos” del sector financiero. La mayor hipocresía ideológica es que estas instituciones están regidas por castas tan defensoras de la economía de mercado pero sólo cuando las cosas les van bien. En caso contrario, son terriblemente pedigüeñas y solícitas del dinero de los ciudadanos cuando las cosas les van mal. ¡Que poca vergüenza!

La deslealtad de la Academia

Sin una transición hacia la economía sostenible no habrá salida a esta depresión económica. Sobre este punto se ha escrito mucho pero a los ludópatas que han conseguido poner a la economía financiera en el centro de la gobernanza de los países del mundo poco les importa porque se han apoderado de la Academia. Así, las universidades más prestigiosas, al igual que en otros tiempos de crisis profunda que se han conocido a lo largo de la historia, comparecen mudas y atónitas y como si la crisis no fuera con ellas, ante el progresivo deterioro de nuestra economía. Mientras, y de una manera que ya empieza a ser impúdica, las aulas de los cursos y de los masters de postgrado se llenan de profesores papanatas que recitan, cuando no cacarean, las excelencias del modelo capitalista actual.

Pareciera como si la Academia, cuajada de rentistas del sistema, hubiera sido comprada por los oligarcas financieros como si de una vulgar meretriz se tratara. Las universidades cuando más debieran hablar y denunciar, callan como cobardes. Las universidades son un negocio interesado y hace tiempo que dejaron de ser la luz de la sabiduría y del conocimiento, pero nunca como hasta ahora habían dado tal muestra de deslealtad con la sociedad a la que dicen servir.

Incluso, en estos tiempos, los discursos de la Prospectiva resultan vacíos, cuando no reaccionarios, porque bastantes de sus predicadores, parecen más alineados al servicio de los rentistas del sistema que de los portadores de los cambios. Son “técnicos” que no se comprometen con las soluciones rupturistas y apuestan por hacer más de lo mismo en clave “lampedusiana”.

Así, porque para ellos la Prospectiva es, antetodo, un negocio, acostumbran a mover todo, y moverlo durante mucho tiempo, para despistar y, al final, para dejarlo todo igual y controlado por los de siempre. Mucho ruido y pocas nueces. Cuando la Prospectiva se convierte en un negocio y pierde el sentido de la vocación que requiere, se vuelve tan inútil y falaz como los discursos de los charlatanes de feria.

La Prospectiva que se compromete con los cambios radicales

Sin embargo, la Prospectiva que plantea escenarios rupturistas y contraintuitivos es hoy más necesaria que nunca. Es obvio que si previamente no nos anticipamos, yendo de la mano de la Prospectiva, antes será cuando perderemos márgenes importantes de libertad que nos obligarán a tener que sufrir el futuro traumáticamente.  Los prospectivistas no podemos ser neutrales en los tiempos en los que vivimos. Debemos comprometernos y demostrar que para pensar sobre los futuros abiertos que nos aguardan no debemos tener amos que nos reduzcan nuestros propios márgenes de libertad.

Hemos de comprender que, desde otro enfoque complementario, la libertad, más que en el hecho de poder hacer lo que uno quiere y desea en el momento, consiste en preparar la condiciones, para que en un futuro, cada uno pueda optar por lo que le conviene y no sean, como se acostumbra, los acontecimientos los que nos arrastren, privándonos del necesario margen de maniobra. Pero también hemos de comprender que la solución puede pasar por una revolución y tenemos que ser valientes para decirlo. Somos humanos y si no vivimos como pensamos terminaremos pensando como vivimos.

El futuro de cualquier país depende fundamentalmente de la capacidad de liderazgo de su gobierno para posibilitar la transición no traumática al nuevo modelo socioeconómico emergente basado en la economía sostenible. El futuro de ese país dependerá del know-how en materia de productividad de los recursos, del dinamismo y desarrollo del sector industrial, de la calidad de los recursos humanos, de la puesta en valor y de la reinvención de un nuevo sector de la Salud y la Asistencia Social y del sector educativo que sean más eficaces y eficientes, de la productividad de su sector público, de la capacidad de innovación y del posicionamiento de sus productos y servicios en los mercados competitivos, etc.

Pero, fundamentalmente, gran parte dependerá de la voluntad comprometida de sus líderes en su lucha contra los rentistas del sistema y contra el dumping de países que con sus exportaciones tanto empleo industrial destruye. También dependerá de la capacidad de anticipación a los cambios que se desea llevar a cabo. No olvidemos nunca que el camino hacia al futuro está lleno de emboscadas y que los actuales rentistas del sistema harán todo lo posible para seguir manteniendo sus privilegios. Tampoco descuidemos que, en los sistemas abiertos, la realidad puede ir cambiando debido a problemas ajenos al propio país.

Y sin embargo, sí que hay salida a la depresión económica actual

Finalmente, diré que también sostengo que es imperiosa la necesidad de realizar un profundo trabajo de reflexión prospectivo-estratégica. Una Reflexión Prospectiva que sea honesta y al servicio de los ciudadanos. Será un trabajo que deberá trabajar más aquellas ideas, hechos y tendencias que sean rupturistas con el pasado. De este modo, es cómo los prospectivistas podremos ayudar a los diferentes países a conocer las palancas estratégicas que pueden y deben utilizar para hacerse dueños de su propio futuro.

Les enseñaremos a determinar fiel y pertinentemente sus objetivos estratégicos, a identificar con claridad su misión, a perfilar sus líneas de acción estratégicas coherentes con los retos a los cuales van a tener que hacer frente. Será como una guía básica y una ayuda apreciable para la toma de decisiones estratégicas que condicionan el futuro del sistema que integra cada país y sus actividades socioeconómicas actuales y potenciales, todo en clave de futuro posible, deseable y realizable.

En conclusión: lo peor está por llegar. Lo más seguro es que nos queden todavía muchos años para salir de esta grave depresión económica porque no contamos con los dirigentes que debiéramos. Tendrá que caer el actual modelo macroeconómico. Es obvio que este modelo neoliberal está obsoleto pero debido a la corrupción política imperante  actual, que intenta tapar la verdad y engañar a los ciudadanos, sustrayendo incluso debates necesarios en los Parlamentos y vaciando a la democracia de su contenido, todavía nos costará mucho tiempo sustituirlo por el modelo sostenible. Así que, apriétese el cinturón y empiece a vivir de manera austera, como lo hicieron sus abuelos y sea solidario con los que menos tienen.

Lo más probable es que, cuando se encuentre su país al borde del abismo, entonces será cuando empiecen sus dirigentes a reaccionar pero preste atención al hecho de si siguen mandando los de siempre. Si ello ocurriera su futuro seguirá siendo cada vez más negro. Como ya debe haberlo intuido: sea usted también protagonista de su vida y haga historia. Una revolución a tiempo nunca viene mal y así es como hasta ahora se ha logrado desatascar las obstrucciones al progreso de la humanidad. Son los clásicos frenos y zancadillas que colocan los reaccionarios y demás rentistas del sistema. El futuro de la economía se llamará azul para lograr así que, en el nuevo paradigma, la economía pueda ser sostenible.

Anuncios

4 Responses to El futuro de la economía se escribe azul (y IV)

  1. IA dice:

    Juanjo me encanta cómo y lo que escribes. Pero en esta caso echo en falta cifras y, sobre todo, analizar el role de Alemania. Respecto a tu propuesta de revolución individual y colectiva vía prospectiva, me parece acertada, pero resulta que sirve la misma crítica por la que desacreditas la Academia, tema en el que tienes el 100% de razón, ya que la prospectiva también tiene que pagarla alguien. De todas maneras, como siempre, un artículo lúcido.

  2. JU dice:

    Galdera bat egin nahiko nizuke Gabiña. Ba al da toki edo lurralderen bat non zuk diozun “urdinerako” aldaketa hori egiten ari diren? Edo agian egiten ari ez baina ausnarketan hasi direna?
    Adibide bat jartzeko, Badakizunez etxeetan gero eta energia gehiago kontzumitzen dugu. Oraintxe, oker ezbanaiz europar batasunaren mailan energia primarioaren kontsumoaren %40ra ere heltzen da. Etxeetako kontsumo gehiena tenperatura baxuan (kalitate baxuko energia) ematen da eta horretarako kalitate haundiko energia erabiltzen dugu: gasa, elektrizitatea. Zenbait tokitan, holandan ,esateko, horren inguruan zenbait ekintza egiten ari dira, eta exergiaz hasi dira hizketan energia ordezkatuz. Besarkada.

    • JU, ikutu duzun gaia oso puntu garrantzitsu bat da Garapen Iraunkorra zer den ondo ulertzeko. Horregatik, aurten, gai honetaz post batzuk idazteko asmoa dut, baldin eta, ulerkorra den era batean idazteko gai izaten naizen. Pertsonalki, ebaluazioa exergetikoa Garapen Iraunkorraren funtzionamendu eta kontrol-oinarrizko tresna egoki bat izan behar dela eusten dut. Hala ere, interes asko dira, nagusiki enpresa energetikoen artean, hori gerta ez dedin

      Egia da, ekimen asko exergiaren printzipioaz oinarriturik sortzen ari direla edonon. Interneten begiratu besterik ez duzu egin behar. Baina aurrezki eta eraginkortasun energetikoarekin gertatzen ari den bezala, politika energetikoaren arloan exergiari garrantzi txikia ematen zaio ere. Kontuan eduki behar duzu zein den enpresa energetikoentzat irabaziak izateko logika eta ikusiko duzu nola logika hori guztiz lotuta dagoela jasanezinezko kontsumoarekin. Exergia-Printzipioen aplikapenaren aurkakoak besterik ez dira.

      Era berean, argi eta garbi laga egin behar da, gutxienez, ingeniari, fisikari eta beste teknikarien artean, erabiltzen ohi dugun energiaren definizioa: “Lana ekoizteko gaitasuna energia da” faltsua dela. Definizio hau exergiari ezarri dezaiokegu, ordea, exergia bera energia erabilgarria den arabera.

      Bestaldetik, kontuan izanik exergiak baliabide eta material energetikoen erabilera zenbatetesten duela, ezaguera on bat ea zenbateraino baliabide naturalen kontserbaziotaz eraginkorrak garen ematen digu. Ezagutza honek oso baliotsua izan daiteke ere, identifikatzeko zer gai hobekuntza teknikarako edota beste motako hobekuntzarako egin beharko litzake, eta, aldi berean, Garapen Iraunkorrarako plangintzetan zer-nolako ekintzak kontuan hartu beharko lirake eta zein-nolako lehentasunarekin.

      Azkenik, sarrarazi behar genuke, era orokor batean, errendimendu exegetikoaren ebaluazioa jarduera ekonomiko guztietan. Gaur egungo diren edozein produkzio-sistema nola funtzionatzen duen exergetikoki ezagutu behar dugu, eta , oinarri sendo bat bezala, Fiscalitate Iraunkor egoki bat sortzeko eta Plangitnza Iraunkorretan komenigarri diren programak eta ekintzak (hots: bultzadak, sustapenak eta laguntzak diren Garapen Iraunkorraren aldeko ekintzak) arrakasta handia izan ditezen.

      Besterik gabe

      Ongi izan.

      Juanjo Gabiña

  3. Excellent article. I am going through some of these issues as well.
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: