Portland y su apuesta por el transporte eléctrico por carretera (I)

Para los conductores que pasan por el Boulevard Martin Luther King Jr., al menos para la mayoría, la estructura que se eleva por encima del estacionamiento representa algo común y corriente que ni tan siquiera llama la atención. Sin embargo, para aquellos que son más sensibles con los temas ambientales y que apuestan con fuerza por las tecnologías limpias y, en especial, para los que, en junio de este año, acudieron a Portland, Oregon, el proyecto de ciudad sostenible, para asistir a su presentación, pudieron comprobar que representa un modelo de lo que será la estación de servicio del futuro.

El techo de la cubierta de acero tiene 12 m2 de superficie y fue construido por EV4 Oregon. Está cubierto de células solares que generan energía para la carga de vehículos eléctricos. La instalación está conectada a la red eléctrica, por lo que, cualquier exceso de electricidad que se genere a partir de las células solares se podrá verter o evacuar a la red eléctrica y vender a la compañía eléctrica local.

El techo de la estación representa algo más que un diseño para un día soleado. Otras instalaciones incluyen un depósito subterráneo lleno de baterías para almacenar energía eléctrica para su distribución durante la noche. A medida que el número de vehículos eléctricos vaya creciendo en Portland, se podrán añadir nuevos cubrimientos dotados de placas solares en el estacionamiento hasta que quede totalmente cubierto.

El futuro va en la dirección que nos marca el desarrollo sostenible. Algunos países y ciudades se están adaptando antes que otras, al nuevo paradigma energético basado en la sostenibilidad. Sin embargo, la mayoría de las ciudades llegarán solamente cuando se hayan dado cuenta de que, por seguir haciendo más de lo mismo, están perdiendo competitividad y dinamismo.

Como ocurre casi siempre, el futuro es de aquellos que se anticipan a los acontecimientos. Dentro de unos quince o veinte años, cuando miremos hacia atrás, más de uno podrá decir que recuerda cuando estas estaciones de servicio de carga de vehículos eléctricos fueron introducidas. Otros las observarán como si fueran la gran novedad.

Una vez que los grandes fabricantes de automóviles como General Motors, Renault y Nissan pongan a la venta un número importante de vehículos eléctricos, las estaciones de de servicio para la carga o sustitución de baterías de los coches eléctricos serán vistas como una infraestructura vital para poder persuadir a los usuarios del coche a que adopten vehículos eléctricos y así, eviten la contaminación y el consumo de hidrocarburos fósiles.

No obstante, sin la creación de suficientes estaciones de carga o de intercambio de baterías (Battery Swap Station) que permitan cargar, con facilidad, los vehículos fuera de casa, será difícil que éstos se puedan vender, de modo masivo, a los consumidores.

Pero, finalmente, después de años de intentos fallidos y de retrasos en la introducción masiva del coche eléctrico, incluso en Portland —una ciudad que se presenta al mundo como la ciudad del todo eléctrico— se considera que estas estaciones de servicio eléctricas o electrolineras son como un triunfo de los que apuestan por un futuro sostenible. Y también, una señal de que los lobbies que se oponían al coche eléctrico y frenaban su introducción han dejado de hacerlo o que la aceptación de la gente por los coches eléctricos está comenzado a ser muy importante. (continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: