Se anuncia una fuerte recaída de la crisis financiera mundial (I)

La tercera depresión económica de la historia amenaza ser mucho más larga de lo que, habitualmente, nos mienten los medios de comunicación. Esta depresión económica que, de modo más destacado, está padeciendo el mundo desarrollado desde hace cuatro años, tiene grandes visos de seguir agravándose aún mucho más e, incluso, sufrir un colapso, por culpa de la avaricia, la corrupción y la estupidez humana que caracteriza a nuestras clases dirigentes tanto económicas como políticas, sociales y culturales.

La culpa también se debe a la mediocridad y cobardía de nuestros actuales dirigentes, en especial, los políticos y religiosos, que no tienen el valor de enfrentarse a los rentistas del sistema. Estos nefastos actores están liderados sobre todo por las actividades financieras y/o oligopolistas de los diferentes países que, principalmente, son las que están impidiendo sustituir el actual modelo socioeconómico por otro que respete los límites físicos al crecimiento económico.

Todavía, a pesar de la extrema gravedad de la crisis económica financiera que tanto afecta al desempleo, nuestros gobiernos siguen como necios, intentando recuperar un pasado que nunca más llegará. Resulta patético observar cómo los líderes europeos pretenden salvar países que están quebrados y que, sin duda, arrastrarán a la quiebra a los que todavía no lo están. En efecto, como consecuencia de la quiebra país de Grecia, Italia, Portugal, España, Irlanda, Bélgica y Reino Unido es casi un hecho que Francia y Alemania lleguen a estarlo también.

Paradójicamente, el euro no tiene futuro sin que los países deudores realicen importantes quitas que les permitan a dichos países empezar de nuevo. Pero esta condonación de la deuda haría quebrar también a los países acreedores. Ayudar a que no quiebre Grecia, Irlanda y Portugal también significa ayudar a que países prestamistas de dinero que sus bancos artificialmente crearon para especular, también quiebren. Devaluar el euro y perdonar deudas podría ser una solución pero, seguramente, no será necesario recurrir a ello porque el dólar y el yen están aún peor.

En efecto, la suerte del euro es que también el resto de las monedas fuertes como el dólar y el yen pertenecen a países que también están quebrados, aunque las corruptas agencias de rating sigan mirando hacia otro lado, a la hora de valorar el riesgo país de Estados Unidos, Japón o Reino Unido y arremetan exclusivamente contra la zona euro.

En medio de todo, es una constatación más que los mayores culpables de la crisis —los actores financieros que impulsaron las burbujas y cualquier tipo de especulación— sigan haciendo lo que les va en gana y continúen todavía siendo libres sin ir a la cárcel por su irresponsable actuación. Mientras tanto, se echa la culpa a la burbuja inmobiliaria de la crisis sin comprender que ésta fue una herramienta que fue utilizada durante años por los bancos y cajas de ahorro para lucrarse. Lo más insultante de todo es que los diferentes gobiernos han proporcionado y siguen proporcionando cobertura al sistema financiero que quedó quebrado con el estallido de la burbuja para que los verdaderos culpables de todo este disparate pudieran escapar impunes.

Ninguno de ellos ha sido juzgado, ni castigado, hasta ahora. En Estados Unidos, a muchos ejecutivos como a Dick Fuld de Lehman Brothers y a Angelo Mozilo en Countrywide, junto a otros muchos directivos, les pagaron, de inmediato, cientos de millones de dólares antes de que estas instituciones financieras se estrellaran contra las rocas. De este modo, tanto los prestamistas depredadores como los prestamistas hipotecarios más deshonestos se llevaron millones de dólares en ganancias ilícitas. En Europa y Japón también existen sus culpables con nombres y apellidos pero están protegidos por los políticos.

No sólo los especuladores financieros no están en la cárcel como debieran, sino que tan siquiera han sido sometidos a ningún proceso penal. Encima, a muchos de ellos se les ha recompensado con planes de rescate financiero y con millonarias ayudas públicas que endeudaron aún más a los diferentes países. En la actualidad, debido a las ayudas públicas que, para nuestra desgracia, impidieron que los bancos más culpables quebraran, estos especuladores siguen manteniéndose fuertes y cada vez se muestran más peligrosos ya que sus niveles de codicia están siendo más altos que nunca. Por ello, volverán a crear un fuerte choque financiero de nuevo que nos hundirá aún más en la miseria. Eso está más que garantizado. (Continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: