Crecimiento en medio del declive

Éste es el caso de Aberdeen que después del auge que conoció debido a la explotación de petróleo en los yacimientos del mar de Norte está buscando desarrollar nuevas actividades en nuevos mercados. Aberdeen es una ciudad petrolera situada en el nordeste de Escocia. Una ciudad que, a pesar de que su actividad principal va a menos, no se resigna a seguir su fatal suerte. Por ello, no quiere lamentarse, ni caer sufriendo los embates de una crisis derivada de una producción de petróleo que disminuye a pasos agigantados y que, si Aberdeen no reaccionara, se reducirían los puestos de trabajo y disminuiría significativamente la generación de riqueza. Sin embargo, en medio de un declive previsto, esta ciudad ha sabido reaccionar y encarar su futuro, lanzándose al mundo, buscando nuevos mercados.

Cuando, en marzo pasado, George Osborne, “Chancellor of Exchequer”, presentó los presupuestos de la política gubernamental británica en favor del crecimiento económico, “pro-growth”, al Parlamento del Reino Unido, en su discurso, citó varias veces, como ejemplos de respuesta exitosa a la crisis, a Londres y Liverpool. De igual modo, unas seis veces citó como ejemplo a Alemania. Sin embargo, el Canciller del Tesoro no hizo ninguna mención de Aberdeen, una ciudad escocesa de alrededor de 200.000 personas que es la sede de la industria petrolera que opera en el Mar del Norte.

Tal vez hubiera debido hacerlo, porque la Ciudad de Granito —“Granite City”— como también se conoce a Aberdeen, es un ejemplo de dinamismo empresarial excelente puesto que ha seguido creciendo económicamente, a pesar del declive constante de la producción de petróleo en los yacimientos del Mar del Norte. Pero Osborne no lo debió hacer porque en los planes del Gobierno británico se contempla aumentar en unos 2.273 millones de € anuales los impuestos que gravan a la industria petrolera.

Sin embargo, una nueva generación de pequeños productores se está apoderando de los yacimientos de petróleo que han abandonado las grandes empresas petroleras porque ya no les era rentable la extracción de petróleo. Estas pequeñas empresas que juegan con menos márgenes están tratando de exprimir hasta las últimas gotas de petróleo de estos yacimientos.

Así, Ithaca Energy, una compañía petrolera canadiense, está ahora operando en cuatro yacimientos del Mar del Norte frente a la costa británica. Xcite Energy, que ahora es pertenece a los antiguos trabajadores de ConocoPhillips, tiene su sede en Aberdeen y trabaja en el yacimiento petrolero de aguas profundas de Bentley.

Mucho más prometedor aún, es la experiencia que los petroleros de Aberdeen han acumulado durante décadas soportando el azote del oleaje y de las fuertes tormentas y tempestades de lluvia y viento sobre las plataformas petroleras. En la actualidad, esta experiencia está siendo utilizada para crear nuevas empresas de alta tecnología, que están exportando a los productores de petróleo que operan en alta mar de todo el mundo.

Una de estas empresas es Flexlife, que fabrica equipos para detectar y reparar averías en las tuberías que conectan los pozos submarinos a las plataformas flotantes. La compañía inició su andadura en el año 2007 y la crearon entre dos socios, con un préstamo bancario 22.733 €. Pero, ahora, emplea a 65 personas y sus ingresos crecieron un 50% en lo que va de año, hasta marzo, representando unos ingresos próximos a los 8,5 millones de €. En 2010, dos empresas de capital privado invirtieron 6,25 millones de euros para ayudar a la empresa expandirse a nuevos mercados, como Brasil, Malasia y Angola.

Red Spider, es una empresa fundada en el año 2003, es otra operadora de nicho ágil. Su tecnología patentada permite cerrar el flujo de petróleo que circula a través de una tubería mediante una válvula de paso que actúa de forma rápida y por control remoto. Así, un proceso que suele tardar hasta 36 horas y cuesta, por lo menos, unos 570.000 euros se realiza muchísimo más rápido y barato. La empresa espera que los ingresos vayan en aumento y pasen de 12,5 millones de € este año a 22,7 millones de €, en 2013. Un 75% de los nuevos negocios de esta empresa proceden de Noruega, América y Asia.

De este modo, aunque los petroleros están llenos de tristeza por el aumento de impuestos al petróleo, el espíritu emprendedor de Aberdeen puede verse que se amilana. El auge de la ciudad ofrece un fuerte contraste con el pesimismo económico de otros lugares del norte de Gran Bretaña. Los precios de las casas de Aberdeen se mantienen altos y se están acercando a los niveles de precios que tenían las casas antes de la recesión. De igual manera, las habitaciones de los elegantes hoteles de Aberdeen han de reservarse con meses de antelación.

Aberdeen se ha convertido en el ejemplo emblemático de lo que representa saber partido del declive donde los empresarios aprovechan sus ventajas competitivas y su know how y arriesgan con mentalidad global. En un trabajo de investigación reciente realizado por Campbell Dallas, se constató que Aberdeen había sido una de las dos ciudades británicas que, en 2009, fueron capaces de crear más empresas nuevas que las que se perdieron. En honor a la justicia, este dato hubiera debido ser recogido por el Canciller del Tesoro del Reino Unido, George Osborne, cuando hablaba a favor del crecimiento económico. Quizá le traicionó el hecho de querer ser demasiado inglés para, aunque nacido en Londres, poder disimular sus raíces irlandesas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: