Nacimiento, vida y muerte de las estrellas (y II)

Aunque muchas galaxias son también espirales en su forma, tal como lo es la galaxia de Andrómeda, el valor añadido que tiene el conocimiento acerca de esta galaxia resulta más interesante porque nos muestra un gran anillo de polvo, de alrededor de unos 75.000 años-luz de diámetro, que rodea al centro de la galaxia.

Algunos astrónomos especulan con que este anillo de polvo podría haber sido formado en una reciente colisión que Andrómeda tuvo con otra galaxia. Sin embargo, esta nueva imagen del observatorio Herschel revela detalles aún más intrincados, donde destacan al menos cinco anillos concéntricos de polvo donde se produce la formación de estrellas de modo visible.

Sobreponiendo las imágenes del infrarrojo que obtiene el observatorio Herschel y las imágenes de rayos X que se han tomado, casi al mismo tiempo, por el observatorio XMM-Newton de la AEE, se consigue una información sobre la galaxia Andrómeda que resulta espectacular. Mientras que el infrarrojo nos muestra los inicios de la formación de estrellas, los rayos X muestran el final de la evolución estelar.

Las imágenes de XMM-Newton destacan cientos de fuentes de rayos X, dentro de la galaxia Andrómeda. Muchas de estas fuentes de rayos X se agrupan en torno al centro de la galaxia, donde las estrellas parece que se encuentran más hacinadas. Algunas de estas fuentes son ondas de choque y restos de estrellas que explotaron y que van girando por el espacio. Otros objetos visibles son estrellas dobles atraídas por una gravedad que resultará mortal.

En medio de estos mortales abrazos, las imágenes nos muestran una estrella que ya ha muerto y que está atrayendo gas de su estrella compañera que aún vive. A medida que el gas se expande a través del espacio, se calienta y emite rayos-X. La estrella que aún vive, con el tiempo reducirá su masa y su volumen, debido a que gran parte de la masa de esta estrella está siendo arrancada por la fuerza de la gravedad de su estrella compañera, que al ser más densa tiene una atracción gravitatoria también más fuerte.

Con el tiempo, esta estrella morirá como una enana blanca y se quedará como una esfera de unos cuantos miles de kilómetros de diámetro y será un cuerpo estelar totalmente frío. Por otra parte, a medida que el gas robado aumenta y rodea a la estrella que está ya muerta, es cuando podría llegar a explotar.

En conclusión, las imágenes de infrarrojos y de rayos X aportan una información visual que sería imposible de recoger desde cualquier observatorio ubicado en la Tierra, debido a que ambas longitudes de onda son absorbidas por la atmósfera terrestre. La luz visible nos muestra tan sólo las estrellas adultas, mientras que el infrarrojo nos ofrece imágenes de las estrellas más jóvenes y los rayos X nos permiten ver aquellas estrellas que se encuentran agonizantes.

Algunos de estos objetos que se observan en las imágenes captadas por los observatorios espaciales de la AEE, en realidad son agujeros negros formados tras la desaparición de una estrella de grandes proporciones que gravitaba en torno a una estrella normal. En las imágenes de rayos X, Andrómeda aparece como un conjunto de luces azules, muy concentradas en un punto central de la galaxia que es donde las estrellas adquieren su mayor densidad.

A su vez, en la imagen combinada aparece una luz roja cuya fuente son objetos de poca masa que emiten rayos X de muy poca intensidad.
 Estos objetos estelares pueden ser lo que se conoce como novas o estrellas nuevas, que en realidad son estrellas como nuestro Sol, que se encuentran en proceso de explosión y cuya luminosidad llega a aumentar considerablemente debido a que sufren una explosión que libera en el espacio parte de su masa que después palidecen lentamente, pero que pueden continuar existiendo durante un cierto tiempo.

Son estrellas que explotan liberando en el espacio parte de su material. Debido a ello y, durante un cierto tiempo, su brillo aumenta de forma tan espectacular que es entonces, al hacerse claramente visibles, cuando parece que ha nacido una nueva estrella en el cielo nocturno.

En conclusión, podemos decir que gracias a estas imágenes obtenidas por los observatorios espaciales hemos logrado ver reflejada la historia de las estrellas en nuestro entorno galáctico; distinguiendo entre las estrellas, desde aquellas que son más jóvenes y vigorosas y que, incluso, algunas se encuentran en periodo de gestación hasta las que han ya han muerto o van a morir en un tiempo limitado.

Anuncios

3 respuestas a Nacimiento, vida y muerte de las estrellas (y II)

  1. snk dice:

    El Sol mismo, la estrella de nuestro sistema planetario, no durará tampoco para siempre, sino que algún día morirá. Dentro de unos 5.000 millones de años se expandirá, después estallará y, probablemente, se convertirá en una enana blanca y se irá enfriando lentamente. Durante esta fase, la vida sobre la Tierra se habrá vuelto imposible y todo ser vivo sobre la faz del planeta morirá sin remisión.

    Por ello, si se quiere que nuestra raza humana trascienda al ocaso de nuestro sistema solar, nuestros descendientes, desde mucho tiempo antes, deberían haber colonizado otros mundos situados en otros sistemas estelares jóvenes y muy alejados de nuestro sistema planetario original.

    Podrán realizar el viaje inter-estelar tan sólo un número minoritario de humanos. El resto de la humanidad morirá con la Tierra. Lo más seguro es que nuestros astronautas descubran otros mundos ya habitados por seres vivos inteligentes pero ubicados en los comienzos de la Edad de Piedra. En los nuevos mundos, nuestros descendientes se mezclarán con los aborígenes del planeta y nacerá una nueva cultura en base a la agricultura y a la ganadería.

    Es entonces, cuando nacerán los artesanos, los mercaderes, el dinero y el comercio; las leyes, las prostitutas, los prestamistas y los banqueros; los ejércitos, los impuestos y los reyes; los filósofos, los médicos y los ingenieros que construirán el progreso; y las religiones y los sacerdotes que inventarán los ritos y las liturgias y los dogmas para alienar a la gente.

    Todo ello acontecerá hasta que esa nueva civilización se desarrolle tanto que rechace a las hipócritas religiones pero que, en su prepotencia, se crea inteligente, cuando no es más que astuto, y ya no necesite más a Dios. Así vivirá hasta que, con el paso de millones de años, una mayoría de los ‘humanos’ muera con el ocaso de su nuevo ‘sol’ y un pequeño resto de la ‘humanidad’ logre escapar a colonizar otros mundos para así volver a escribir la historia interminable en formato de biblia y enciclopedia.

    Mientras tanto, todo ello ocurrirá ante la mirada burlona y paciente del Eterno, de aquel que fue, es y será el Creador del Universo y al que dotó de unas leyes que lo permiten evolucionar del modo como lo conocemos. Todo ello ocurrirá aún a pesar del nihilismo más soberbio, ciego y obstinado de quienes, desde su ‘sabiduría y conocimiento’ niegan a Dios, sacrificándole por el vanidoso azar y aún y cuando tan sólo sean ‘seres humanos’ que comienzan a entender una despreciable milmillonésima parte del Universo donde viven y de las leyes físicas que lo rigen. “Vanidad de vanidades, todo es vanidad” (Eclesiastés 12:8)

  2. Dalmata 102 dice:

    Snk, me han gustado mucho los comentarios que haces. La vanidad existe y mata a los grandes cerebros convirtiéndolos en cretinos. Acabo de leer el último libro de Stephen Hawking “El gran diseño” y me ha indignado la tomadura de pelo que nos hace a los ingenuos, y no tan ingenuos, lectores del libro.

    Plantear que para que sucediese el Big Bang -o creación del mundo- Dios no era necesario porque existían ya las inmutables leyes de la física es una afirmación gratuita que ni demuestra, ni convence porque huele a boutade sensacionalista. Una boutade simplona, disfrazada de científica, cuyo único fin es provocar a la gente y vender ejemplares del libro.

    Así, Hawking sostiene que debido a que ya existía la ley de la gravedad, el universo pudo haberse creado por sí mismo, sin necesidad de Dios, y a partir de la nada. Luego lo enreda todo para no decir nada. Se enreda con la teoría M, con la teoría de la mecánica cuántica y con la teoría de la relatividad como si más que de ciencia, de predistigitación se tratara. En el fondo (es el colmo de su vanidad) Hawking se piensa que somos unos ignorantes y que no entendemos nada sobre las teorías que él maneja. Ello demuestra que, en el mejor de los casos, Hawking parece que sufre algo de demencia senil.

    Stephen Hawking se ha convertido en un cuentista que intente convencernos de que los ascensores nos los inventa y construye el hombre sino que es la ley de la gravedad y las teorías de la polea, de la transmisión de esfuerzos y del campo electromagnétíco las que lo crean sin necesidad del hombre. ¡Qué bajo ha caído este científico en el que creí mucho tiempo y que ahora vende humo y paja, poniéndose a tono con el bajo nivel intelectual de los medios de comunicación actuales!. ¡”La Noria” lo hubiera dicho mejor!

  3. currito dice:

    El día que le vi a Hawking hablando de extraterrestres en la tele aluciné. Así que no me extraña que se haya convertido en un pajillero que es lo que hoy más se estila para ganar una pasta gansa. Ese tío es un crack y seguro que ha pensado que con lo listo que es y con lo que sabe tiene que sacarnos la pasta soltando las de Dios que con ello la gente flipa y compra todo lo que el tío ese escriba. No me he leído el libro de Hawking porque debe ser mucho rollo pero la verdad es que en este mundo de mier… un mundo sin Dios mola cantidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: