La gran importancia que tiene invertir en ahorro y eficiencia energética

Los profesionales del Sector de la Edificación y los propietarios, usuarios e inquilinos de edificios, viviendas y locales no entienden la urgencia que requiere una actuación en materia de ahorro y eficiencia de los edificios y, por este motivo, carecen de motivación suficiente como para invertir en ello.

Tampoco el mercado y los gobiernos son conscientes de la gravedad de los retos a los que nos enfrentamos debido a la prolongación de la crisis económica actual —depresión económica— y al encarecimiento progresivo de las materias primas energéticas.

Las inercias del pasado y el enfoque cortoplacista de las políticas son un lastre para el progreso. A su vez, la grave situación por la que atraviesa el Sector de la Banca y Cajas de Ahorro permite que los criterios financieros a corto plazo sean miopes y descarten muchas inversiones en ahorro y eficiencia energética por muy importantes y trascendentales que sean. Es la eterna repetición del estúpido e irracional criterio de decisión que prioriza el pan para hoy, aunque ello represente que pasemos hambre mañana.

En consecuencia, sin una política decidida y comprometida de los gobiernos liderando la transición hacia un nuevo modelo energético basado en el desarrollo sostenible es muy difícil que el mercado actúe de manera correcta. Los diferentes gobiernos deben garantizar y facilitar el acceso al crédito para las impulsar así las inversiones en ahorro y eficiencia energética.

La acción gubernamental es necesaria también para ayudar a mejorar la transparencia del consumo de energía de los edificios y para estimular la transformación de los modelos de negocio de manera que permitan cambiar rápidamente el consumo de energía en todo el sector de la construcción de todos los países, tanto en los edificios existentes como en las nuevas construcciones residenciales, así como en los edificios públicos y en los edificios comerciales.

Todas las partes interesadas o ‘stakeholders’ del Sector de la Edificación necesitarían adoptar un sentido de la urgencia y desarrollar un cambio de mentalidad en base a la cual, la reducción del consumo de energía de los edificios —tanto en la fase de construcción como en la de uso y posterior demolición— adquiere una alta prioridad.

Las empresas sólo tendrán éxito si se alinean con una transformación del sector basada en la sostenibilidad, adoptan aquellas tecnologías punta que lo permiten y crean modelos de negocio adecuados al nuevo paradigma emergente. Los responsables políticos deben establecer sólidos marcos reguladores que apoyen estas transformaciones del mercado.

Estas medidas son esenciales como parte de la respuesta mundial que debe darse tanto para lograr la reducción de la dependencia del petróleo y favorecer el aumento del uso de las energías renovables como para hacer frente al cambio climático. El consumo de energía de los edificios supone un valor que oscila entre el 30% y el 40% del consumo final de energía y de las emisiones de CO2 en la mayoría de los países. (Continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: