Cuando las energías renovables se vuelven mayoritarias (I)

La integración y el almacenamiento de la energía crecen en importancia en la medida que la generación eléctrica a partir de las renovables se va convirtiendo en la principal fuente energética. Es un tema al que habría que destinar muchos recursos y esfuerzos en I+D+i. Los precios de los combustibles fósiles cada vez van a ser más caros debido tanto al aumento de la demanda como a su progresivo agotamiento. Cualquier estrategia energética responsable que se tome deberá impulsar la transición hacia un nuevo modelo energético en el que las energías renovables serán hegemónicas. Cuando antes se realice esta transición, más competitiva será la economía de los países que lo consigan. Pero mientras tanto deberemos resolver los problemas que plantean las energías renovables y que todavía no están resueltos, al menos de manera eficiente.

Durante mucho tiempo, las empresas eléctricas contemplaban un futuro en el que las tecnologías limpias y renovables podrían proporcionar un porcentaje significativo de la demanda de electricidad. Ahora que en muchos países europeos y en bastantes estados de los Estados Unidos se ha alcanzado este sueño, el debate se ha centrado en saber qué posemos hacer con toda esta energía eléctrica de naturaleza intermitente para que sea eficaz y eficientemente consumida.

Fundamentalmente, las cuestiones que debemos plantearnos son preguntas del tipo: ¿Cómo podríamos integrar en las redes eléctricas existentes la creciente energía eléctrica generada en base a las energías renovables sin comprometer la propia fiabilidad de la red? y ¿Qué podríamos hacer con la energía eléctrica que generamos cuando no la necesitamos o resulta excedentaria? De cualquier modo, señalaremos que es una suerte y un placer tener este tipo de problemas. Peor sería carecer de energías renovables o que su nivel de utilización fuera bajo.

Recientemente, dos importantes estudios examinaron cuestiones relativas a la integración de las renovables en el contexto de la ambiciosa norma obligatoria sobre la cartera de renovables —Renewable Portfolio Standard, RPS— en California, que requiere, para finales de esta año, que la penetración de las renovables sea del 20% y que, para el año 2020, la penetración sea del 33%, tal como se refleja en una orden ejecutiva emitida por el gobernador saliente de California, Arnold Schwarzenegger.

Sin embargo, la meta del 20% de penetración de las renovables establecida para finales del 2010, no pudo ser alcanzada debido a la lentitud burocrática en los trámites para la obtención de permisos, a los retrasos en la construcción y/o la falta de capacidad de líneas de transporte eléctrico para integrar aquellas energías renovables cuyos emplazamientos se situaban lejos de los principales centros de carga.

A pesar de ello, California espera alcanzar una penetración de las renovables del 18% — sin contar con otros recursos renovables existentes como son las grandes centrales hidroeléctricas—para finales de 2010 y el 21% para el año 2011. Objetivos fácilmente alcanzables en parte debido a la actual la recesión económica que afecta el Estado californiano.

El primer informe, publicado en julio de 2010 por el Operador del Sistema Independiente de California (CAISO), con sede en Folsom, California, se centraba exclusivamente en cuestiones referentes a la integración de las renovables. Los temas tratados eran de naturaleza universal para cualquier operador de sistemas que deba hacer frente a un 20% de la generación de renovables en el mix de la energía.

La electricidad que generan las energías renovables como la eólica y la solar se produce de modo intermitente por lo que se la considera que se trata de una energía no gestionable o despachable, que es difícil y/o cara de almacenar, que no es totalmente predecible, que surge en momentos en los que puede que no sea necesaria y que, con frecuencia, se genera en lugares lejanos de la redes eléctricas de transporte.

Para empeorar más las cosas, se constata que las energías renovables están creciendo más rápido de lo que la infraestructura existente es capaz de evacuar y además, se espera que, en un plazo de unos diez años, las energías renovables representen un tercio de la facturación energética, tanto en California como en otros estados norteamericanos y en otros países del mundo, fundamentalmente europeos. (Continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: