La energía eólica marina gana adeptos (y V)

De hecho, si el proyecto del cable eléctrico submarino de la costa atlántica de Estados Unidos tiene éxito, esta red eléctrica troncal de transporte llegaría a reducir la infraestructura necesaria de transporte eléctrico a tierra que, en caso contrario, pesaría sobre cada uno de los proyectos de parques eléctricos marinos que se llegaran a construir. Además, la existencia del cable eléctrico ofrecería otra ventaja añadida como es la reducción de uno de los grandes problemas que tiene la energía eólica, hoy en día, y que se refiere a la dificultad de su programación, debido a la variabilidad de la producción eléctrica a partir de la energía eólica.

En efecto, a lo largo de la costa atlántica de Estados Unidos tiende a haber tormentas que se mueven a lo largo de la costa y un tanto también en alta mar.

Si los vientos tormentosos soplaran el viernes en las costas de Virginia, podrían alcanzar las costas de Delaware para el sábado y las de New Jersey para el domingo.

Sin embargo, el hecho de contar con esta red eléctrica troncal submarina aseguraría que la cantidad de energía eléctrica que llega a tierra se mantendrá más o menos constante.

La energía eólica se vuelve más valiosa a medida que es más predecible. Si se logra que sea suficientemente predecible, podría reemplazar a alguna central de generación eléctrica con base en tierra, por completo.

Sin embargo, para algunos, el problema de la viabilidad económica de los parques eólicos marinos sigue siendo algo incierto. La mayor dificultad estriba en el hecho de que el precio de mercado del kWh generado en base a la energía eólica marina, aproximadamente, es un 50% más alto que el kWh generado a partir de la energía eólica terrestre.

Tan sólo se necesita un cambio en las condiciones de los precios energéticos del mercado. Un aumento significativo en el precio del petróleo o en el precio del gas natural, por ejemplo, o la adopción de un impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono procedente de las centrales térmicas de carbón o de gas que generan electricidad podrían cambiarlo todo.

Afortunadamente, los vientos también soplan a favor de la energía eólica marina. Las recientes investigaciones desarrolladas por expertos independientes evidencian que la producción de petróleo convencional ya ha conocido su pico máximo de extracción en el año 2006.

De igual modo, los combustibles líquidos, donde también se incluyen los biocombustibles, están teniendo ya una capacidad progresivamente limitada como para satisfacer una demanda de petróleo y sus derivados cada vez mayor.

Como subraya la Agencia Internacional de la Energía, la mayoría de la demanda adicional deberá cubrirse con fuentes de energía no convencionales como son los combustibles fósiles.

Es la hora de impulsar a tope las energías renovables, el ahorro y la eficiencia eléctrica, el despliegue masivo del coche eléctrico y la edificación sostenible. Es ya, más que nada, una cuestión de supervivencia.

El Proyecto del cable eléctrico submarino de la Costa Este de Estados Unidos hará que los parques eléctricos eólicos marinos de todo el mundo estén cargados de futuro.

Anuncios

One Response to La energía eólica marina gana adeptos (y V)

  1. Dalmata 102 dice:

    Parece que es un buen proyecto de futuro. Debería ser imitado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: