Prospectiva eléctrica 2025 (I)

En general, los seres humanos tendemos a decir la verdad sobre la solución a los graves problemas que nos acucian cuando contemplamos el muy largo plazo. Es entonces cuando nos liberamos de la carga y de las presiones debidas a los intereses creados del presente —y también del futuro próximo— y comenzamos a pensar de manera honesta y desinteresada. Quizás sea porque muchos pensarán que, para esas fechas, ellos estarán muertos y decir la verdad ahora sobre lo que habría que hacer dentro de tantos años poco importa.

Sea como fuera, el hecho cierto es que es entonces cuando los rentistas del sistema se despojan de sus vestiduras cargadas de privilegios e intereses creados y dicen que realmente piensan sobre lo que deberíamos hacer y cambiar. Así ocurrió con la estrategia que Eurelectric elaboró para el año 2050. Un plan que si adelantara la consecución de sus objetivos estratégicos en 25 años, sería una parte importante de la estrategia que necesitamos hoy para nuestro sistema eléctrico.

Nuestro Plan Prospectiva Eléctrica 2025 se basa en el plan que propone Eurelectric para el año 2050. Consideraciones relativas al encarecimiento de los precios de la energía, la aceleración del cambio climático y la persistencia de la crisis actual lo aconsejan. Con este plan se pretende lograr un sector europeo de la energía, neutro en el balance de carbono, que tenga un papel creciente que desempeñar en el proceso de descarbonización de la sociedad.

De igual modo, este plan pretende alcanzar el objetivo global de reducción de un 75% de las emisiones de GEIs de la UE en 2050. El plan está muy bien pergeñado y es muy pertinente y acertado pero tiene un único gran defecto. El plan que elabora muy bien su estrategia deja la consecución del mismo ‘ad calendas grecas’. Es decir, lo diseña para un año-horizonte tan lejano que resulta inútil y baldío.

Hecha esta salvedad, conviene ahora centrarnos sobre los principales objetivos que persigue el plan y que son los dos siguientes:

    – Un mayor grado de electrificación de los usos finales de energía
    – Descarbonizar por completo la generación de energía eléctrica

De igual modo, para lograr estos objetivos, el plan considera necesario una fuerte e inmediata actuación política para:

1.- Habilitar el uso de todas las tecnologías bajas en carbono y asegurar que las inversiones en líneas de transporte y distribución de electricidad se realizan

En particular, se tendrán que garantizar inversiones muy importantes en:

    – implantación a gran escala de las energías renovables
    – rápido despliegue de las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono (CCS) que deberán ser probadas y comprobadas para el año 2020
    – nuevas centrales nucleares
    – aumento significativo de la capacidad de transporte y distribución eléctrica y completo desarrollo de redes eléctricas inteligentes o ‘smart grids’
    – generalización del ahorro y la eficiencia energética en nuestra economía y en nuestra sociedad

A condición de que las acciones políticas que se adopten para permitir el uso de todas las opciones de tecnologías bajas en carbono, sean firmes y constantes, para el año 2050, será alcanzable la energía neutra en carbono en Europa, en el contexto de un mercado eléctrico liberalizado.

De igual modo, se necesita con urgencia abordar las infraestructuras de transporte y distribución eléctrica, a medida que la capacidad de generación eléctrica, a partir de las de energías renovables, requieran inversiones oportunas en expansión y la modernización de la red eléctrica.

2.- Dar apoyo a los mercados de electricidad y de carbono que funcionen bien, al objeto de lograr que la reducciones de emisiones de CO2 se realicen al menor coste

El uso eficiente de la energía y las inversiones en tecnologías de bajo consumo de carbono exigen un mercado de la energía que funcione bien y un sistema adecuado de incentivos. Se requiere un precio del carbono que refleje el coste de lo que supondría disminuir las emisiones de CO2. La trayectoria de la reducción de emisiones de CO2 —basada en hipótesis realistas— será la que determinará la curva de precios a largo plazo. Los datos de la curva de precios serán los indicadores que aportarán las señales correctas a las inversiones en tecnologías de bajo consumo de carbono.

Será muy importante y necesario llevar a cabo inversiones en el sector de la electricidad, de la manera más económica. Particularmente, en vista de la crisis financiera en curso, la escala de las finanzas que serán necesarias se demanda un marco adecuado para promover inversiones de capital a gran escala.

Por consiguiente, es importante que se les permita a los mercados del carbono y de la electricidad funcionar correctamente y que las señales de precio justo se puedan proporcionar a los clientes. El sector tendrá que ser capaz de planificar y ejecutar las inversiones de manera oportuna y eficiente. Al ser las señales de precios el principal motor para las inversiones eficientes en tecnologías de bajas emisiones de carbono, es importante que las señales de precios no se distorsionen artificialmente. (Continuará)

Anuncios

One Response to Prospectiva eléctrica 2025 (I)

  1. Sirenita dice:

    Me parece que la introduccion lleva un comentario muy sabio y atinado. Me ha hecho sonreir.

    Sl2 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: