¿Y si entráramos en una profunda depresión económica?

Una nueva recaída en la recesión económica actual puede ser un síntoma de algo más grave. Y eso es lo que plantea Paul Krugman. El premio Nobel de Economía sostiene que la situación actual es tan grave que corremos el riesgo de caer en la tercera depresión de la historia. Para él, las recesiones económicas son crisis que comúnmente se producen de manera periódica. En cambio, las depresiones económicas son crisis mucho más raras de que ocurran.

A lo largo de la historia, sólo ha habido dos épocas en las que se produjo esta forma grave de crisis económica que llamamos depresión y que consiste en una profunda disminución sostenida de la producción y del consumo y que va acompañada por altas tasas de desempleo y de numerosas quiebras empresariales.

Las dos depresiones que se registran se refieren a los siguientes episodios de la historia económica: la primera depresión económica o Larga Depresión que se produjo tras el pánico que se desató en los mercados en 1873, durante los años de deflación e inestabilidad económica que siguieron al pánico y la segunda depresión económica, también conocida como la Gran Depresión, se produjo durante los años de desempleo masivo que siguieron a la crisis financiera de 1929-31.

Para nosotros, la depresión económica más conocida es la Gran Depresión que afectó a la mayoría de los países industrializados del mundo en los años 1930. La depresión se inició con el tristemente famoso crack del 29 y la crisis se propagó rápidamente a otras economías del mundo. Entre los años 1929 y 1933, el PIB estadounidense decreció en más de un tercio y las tasas de desempleo llegaron a representar el 25%.

Menos conocida, pero no por ello menos grave, fue la Larga Depresión que duró casi veinticuatro años. La burbuja especulativa estalló el 10 de mayo de 1837, en Nueva York, cuando todos los bancos dejaron de pagar en monedas de oro y plata. Afectó también a gran parte del mundo y fue contemporánea con la segunda revolución industrial. El inicio de la depresión económica se debió al pánico de 1837, debido a una crisis financiera ocurrida en Estados Unidos. Esta grave crisis económica vino como consecuencia de una fuerte especulación que se había desatado en el mercado de bienes raíces.

Ni la Larga Depresión del siglo XIX, ni la Gran Depresión del siglo XX fueron épocas en las que se produjo un declive sin parar de la economía. Por el contrario, ambas épocas incluyen períodos en los que la economía creció. Sin embargo, estos episodios de crecimiento no fueron suficientes como para rehacerse del daño de las caídas iniciales y, además, fueron mejoras seguidas de recaídas.

Según Krugman, nos encontramos ahora en las primeras etapas de una tercera depresión económica. Probablemente se parecerá más a la Larga Depresión que a la fue mucho más severa como la Gran Depresión. Sin embargo, el coste para la economía mundial y, sobre todo, para los millones de personas que quedarán arruinadas por la quiebra de sus empresas y la pérdida de sus puestos de trabajo será enorme.

Ante todo, esta tercera depresión debería ser considerada como un claro ejemplo del fracaso de la política. Según Krugman, los diferentes gobiernos de los países que integran el G-20 están obsesionados por la inflación cuando la verdadera amenaza es la deflación. Para él, es por este motivo por el que no hacen más que predicar la necesidad de apretarse el cinturón cuando el verdadero problema es el gasto inadecuado.

Durante los años 2008 y 2009, parecía que habíamos aprendido de la historia. A diferencia de sus predecesores en el manejo de las crisis que dieron origen a las anteriores depresiones económicas, que elevaron las tipos de interés ante la crisis financiera, los dirigentes actuales de la Reserva Federal y del Banco Central Europeo recortaron los tipos de interés y se dispusieron a apoyar a los mercados de crédito.

Estas actuación marca la diferencia con los gobiernos del pasado, que trataron de equilibrar los presupuestos para hacer frente a una economía que se estaba hundiendo. Por el contrario, los gobiernos de hoy permitieron que el déficit aumentara. Paul Krugman considera que estas políticas fueron mejores que las que se aplicaron en el pasado ya que ayudaron al mundo a evitar un colapso total de la economía. Según el premio Nobel de Economía, podría decirse que la recesión provocada por la crisis financiera terminó en el verano del 2009.

No obstante, los historiadores del futuro no dirán nunca que este año fue el final de la tercera depresión, al igual que tampoco se dice que la reactivación empresarial, que comenzó en el año 1933, fue el final de la Gran Depresión. Después de todo, el desempleo — especialmente, el paro de larga duración— se mantiene en niveles que, no hace mucho tiempo, habrían sido considerados catastróficos y que son niveles que no muestran signos de bajar rápidamente.

Para el premio Nobel de Economía, tanto Estados Unidos como Europa se dirigen hacia una trampa deflacionaria al estilo de la que atrapó hace años a Japón. Hay una cosa cierta y es que, si entramos en una tercera y fatal depresión económica, no saldremos de ella en años y algunos de nosotros, lo más probable es que no lo harán nunca. Paradójicamente, lo más irónico es que la única salida para efectuar la transición al nuevo paradigma emergente seguirá siendo, como siempre ha sido, en base a la transición hacia una economía sostenible.

Estamos entrando en una depresión económica que bien podría ser catalogada como un monumento a la estupidez humana. Una depresión económica que marcará fuertemente las diferencias entre unos países y otros en función del grado de sostenibilidad alcanzado.

Anuncios

One Response to ¿Y si entráramos en una profunda depresión económica?

  1. Me duele reconocerlo pero la entrada en una depresión es lo que yo también me temo que va a ocurrir. No es porque lo diga Krugman. Es lo que algunos amigos y yo llevamos pensando desde hace algo más de un año

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: