La inminente recaída de la recesión económica actual

La salida a la grave y dura recesión económica que, desde hace dos años, estamos sufriendo, puede resultar una tarea imposible si es que lo que se pretende es salir de ella haciendo más de lo mismo como parece. El hecho de pretender mantener artificialmente el actual modelo socioeconómico es una prueba más de hasta donde llega la estupidez humana.

Este modelo, basado en el apalancamiento, la especulación, el consumismo y el despilfarro, es un modelo socioeconómico que está agotado y que no da más de sí, por mucho que los rentistas del sistema y sus gobiernos títeres se empeñen en seguir haciendo más de lo mismo. El empeño de nuestros líderes políticos, sociales y económicos en reactivar este modelo ya caduco no hará sino prolongar su agonía y hacer que sea aún más traumática nuestra transición al nuevo paradigma emergente, basado en la economía sostenible.

Como era lo esperado, últimamente, los temores de que se produzca una recaída de la recesión económica actual —double-dip recession— han crecido significativamente. Los datos que avalan esta hipótesis comienzan a ser tan evidentes que ya pocos dudan de que la recaída comience a producirse pronto y, en algunos casos, con cierta virulencia. Esto es algo que subscriben, aún cuando lo hagan desde diferentes enfoques, tanto Nouriel Roubini como Paul Krugman. Así pues, el hecho de que la economía entre de nuevo en una recesión más profunda y más duradera hace que la recuperación económica se vea como un objetivo aún más difícil de alcanzar.

Desde que se produjo la recesión —y, sobre todo durante los años 2008-2009— la economía global ha sido artificialmente impulsada mediante planes monetarios y fiscales de estímulo y ayuda y mediante numerosos rescates; en particular, han sido ayudas al sector financiero que es el que mayores prebendas y dinero ha recibido a cuenta de los ciudadanos actuales y futuros. Eso de utilizar las tarjetas de crédito de nuestros hijos y nietos para dar dinero a los bancos irresponsables y avariciosos de hoy me parece una broma de mal gusto.

Para mayor burla y escarnio, todavía los principales excesos, aquellos que fueron los que más alimentaron la crisis como fueron la tremenda deuda y el elevado apalancamiento del sector privado —familias, cajas de ahorro, bancos y demás instituciones financieras, e incluso gran parte del sector empresarial—son cuestiones que, desgraciadamente, aún no se han abordado con el rigor y la profundidad como debieran.

El modelo de ayudas al sector financiero consistente en socializar sus deudas y permitir que se privaticen sus beneficios, pero sin cambiar casi nada el modelo y las pautas de comportamiento del sector financiero, no ha hecho más que empeorar la situación al trasladar la deuda del sector privado al sector público.

En efecto, si bien es cierto que el desapalancamiento del sector privado ya ha comenzado, la situación en el sector público cada vez es peor. Para salvar al sector financiero, los diferentes gobiernos están endeudando a los diferentes países aumentando peligrosamente el riesgo soberano de cada país,o la posibilidad de que un determinado país no cumpla adecuadamente con sus obligaciones financieras.

El hecho de que se esté produciendo un masivo reapalancamiento del sector público en las economías de los países desarrollados nos indica hasta qué punto llega la incompetencia de los políticos que se muestran incapaces de resolver nada. Se trata de una política que no augura nada bueno para la marcha de la economía pues provoca que la situación de las empresas y de la gente se esté deteriorando a pasos agigantados, y todo por mantener contentos a los rentistas del sistema.

Cada día que pasa, los diferentes gobiernos tienen que soportar la crisis contando con un creciente y desmesurado déficit presupuestario y con una insoportable acumulación de la deuda pública. Esta acumulación viene impulsada por la aplicación de estabilizadores automáticos, estímulos fiscales anticíclicos de naturaleza keynesiana y, sobre todo, por la prestación de enormes ayudas y subvenciones al sector financiero, al objeto de cubrir sus astronómicas pérdidas como consecuencia de su falta de responsabilidad y su ludópata avaricia.

Así pues, y en el mejor de los casos, a juicio de Nouriel Roubini, nos enfrentamos a un prolongado período de crecimiento anémico, con tendencias de crecimiento cercanas a cero o negativas en las economías de la mayoría de los países de la OCDE. Estas desfavorables tendencias serán debidas al necesario proceso de desapalancamiento a realizar por parte de las familias, las empresas, las instituciones financieras y los gobiernos. Sólo de este modo, es como podrá alimentarse el consumo y la inversión.

A nivel mundial, los países que durante años gastaron mucho más de lo que producían —como, por ejemplo, Estados Unidos, Reino Unido, España y Grecia— tendrán que reducir significativamente tanto sus niveles de apalancamiento como sus niveles de gasto y de consumo, lo que les obligará a importar menos.

Sin embargo, ningún país está dispuesto a alternar a estos países tan gastadores. De hecho, los países que ahorran mucho —China, países emergentes de Asia, Alemania y Japón— son prudentes y tampoco quieren gastar mucho. En realidad, no están gastando tanto como para compensar la caída en el gasto de los países sujetos al desapalancamiento.

Por ello, la recuperación de la demanda agregada global será débil, lo que implica un crecimiento de la economía, a nivel mundial, mucho menor. El año 2011 ofrece unas perspectivas mucho peores que las que los diferentes gobiernos preveían hace un año y es que, como siempre, los gobiernos no hacen más que mentir, esperando que se cumpla un milagro que nunca llegará mientras no apostemos con fuerza por la economía sostenible. Los diferentes gobiernos de los países desarrollados deben optar entre servir a los rentistas del sistema ya caduco o apostar con valentía, recursos, decisión e inteligencia por el nuevo paradigma emergente.

Anuncios

3 respuestas a La inminente recaída de la recesión económica actual

  1. currito dice:

    Mejor me voy de vacaciones y ya veremos a la vuelta

  2. snk dice:

    Ya volverás Currito y entonces te aseguro que no podrás escaparte. A tu vuelta las cosas estarán peor, así que nos gastes mucho durante las vacaciones.

  3. Luis dice:

    Hola Juanjo.
    Muchas felicidades por tu comentario. Da gusto encontrar mentes lucidas en un panorama tan desolador formado por un sistema que impone un pensamiento único y un montón de economistas colaboradores y cómplices, que no quieren asumir que el actual modelo neoliberal ha colapsado. Ellos lo saben, pero mientras sigan engañando, seguirá el saqueo que beneficia a las elites. Da la impresión que nos conducen al caos.
    Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: