Sin smartgrids faltaría mucha capacidad eléctrica instalada

En la práctica, si la batería del coche eléctrico no se ha podido recargar totalmente durante la noche tendría que ser recargada durante el día, cuando en muchos países las tarifas eléctricas pueden ser hasta cinco veces más caras en función de si se consume en horas de fuerte demanda eléctrica —horas pico— o en horas de débil demanda eléctrica —horas valle.

En Estados Unidos, por ejemplo, los precios de la electricidad varían mucho según las franjas horarias. Así, a lo largo del día, pueden pasar de representar un promedio máximo de 33 centavos de dólar por kWh —0,24 €/kWh— durante las horas pico, a un promedio mínimo de siete centavos de dólar por kWh —0,05 €/kWh— en horas valle.

La tarifa máxima de electricidad sería equivalente a la compra de gasolina a 3,63 dólares/galón ó 0,58 €/litro— en lugar de 0,12 €/litro que costaría si recargáramos la batería fuera de las horas pico. Así pues, en Estados Unidos, la tarifa eléctrica durante las horas pico anula las ventajas económicas que un coche eléctrico pudiera tener.

En general, las empresas eléctricas deberían estar complacidas ante la perspectiva que se les abre de poder vender más electricidad, tanto de día como de noche. En teoría, la recarga de vehículos eléctricos fuera de las horas pico debería ayudar a las empresas eléctricas a “llenar el valle“. El valle de demanda eléctrica se produce entre la medianoche y las seis de la mañana. Aprovechando esas horas para recargar los coches, se obtendría un mejor aprovechamiento de las centrales térmicas de carbón o de gas.

Pero, de nuevo, surgen sorpresas porque las cosas no son como en un principio parecen. Ninguna empresa eléctrica quiere que su red eléctrica esté siempre funcionando a tope. De partida, en la medida que la red está más saturada, la programación del mantenimiento se les vuelve más difícil, lo que puede dar lugar a fallos más frecuentes. Como resultado de todo ello, se produce que es necesario instalar capacidad adicional a un coste que, de otro modo, no estaría justificado.

Hace unos pocos años, un estudio realizado por el Pacific Northwest National Laboratory de Richland, Washington, demostraba que, en el hipotético caso de que todos los coches fueran eléctricos, no habría suficiente capacidad de producción ociosa en Estados Unidos como para poder recargar tres cuartas partes de los 230 millones de coches eléctricos que tendría el país, aunque la recarga de la batería de estos coches se realizara fuera de las horas pico y los usuarios de los coches fueran de la región centro-oeste —‘midwest’— que es la región rica en carbón. Paradójicamente, si se contara con suficientes ‘smartgrids’ apenas se necesitaría un 20% más de capacidad eléctrica instalada.

A su vez, la gran mayoría de los nuevos coches híbridos enchufables —‘plug-ins’— se encuentra en un puñado de centros urbanos de las costas este y oeste, que, a diferencia de la región del ‘midwest’, son regiones que no tienen grandes reservas de capacidad de generación a partir del carbón barato y tampoco pueden, dada la fragilidad de la red eléctrica actual, importar fácilmente la electricidad desde el centro del país.

La empresa eléctrica ‘Southern California Edison’ ha estado operando una flota de 300 vehículos eléctricos para averiguar cómo deberían utilizarlos y recargarlos los clientes que fueran usuarios de un coche eléctrico. En especial, querían asegurarse de que la conversión a motor eléctrico iba bien, a diferencia del intento anterior que se realizó durante mediados de los años 1990. En aquel entonces, California diseñó coches eléctricos como el Honda EV+ y el EV1 de General Motors que fueron algo así como la ola del futuro ya que para su correcto uso se apresuraron a instalar miles de puntos de recarga para los coches eléctricos en centros comerciales, bibliotecas, aeropuertos y demás espacios públicos.

Pero el entusiasmo y el éxito inicial se vinieron abajo cuando, en el año 2001, el lobby del sector del automóvil tuviera éxito en sus ‘gestiones’ ante la Junta de Recursos Atmosféricos de California —‘the California Air Resources Board’— para conseguir que se aplazara la exigencia de que un 10% del total de los coches nuevos que fueran vendidos en el Estado de California, antes de 2003, tuviera que ser un vehículo de cero emisiones.

Así pues, GM y Honda, ya sin la necesidad de preocuparse más por la fabricación de vehículos de cero emisiones y para satisfacer al lobby del petróleo, rápidamente destruyeron todas sus flotas de coches eléctricos de alquiler.

Ahora que comienza una nueva era y que, en Estados Unidos, las apuestas por el coche eléctrico ya están a nivel del gobierno federal, el coche eléctrico es una apuesta seria de futuro. Por de pronto, es la Bahía de San Francisco la región que más ha apostado por el coche eléctrico al aprobar el proyecto Better Place. Sin duda, la experiencia de California será un revulsivo y un acicate para todo Estados Unidos. Esperemos que Dinamarca, donde se ha apostado a tope por el despliegue total del coche eléctrico, se convierta pronto en la California de Europa.

Anuncios

6 Responses to Sin smartgrids faltaría mucha capacidad eléctrica instalada

  1. Dalmata 102 dice:

    Ya vendrá luego algún cretino del lobby eléctrico a decirnos que las smartgrids no son necesarias en España para impulsar el coche eléctrico. Lo que no sé es porqué no tenemos ministros cuya competencia sea la energía que sepan algo de tecnología. Creo que en toda Europa solamente hay tres países que cubren este perfil de ministro.

  2. Sirenita dice:

    Por lo menos Dalmata 102 ya te ha aparecido el ministro Sebastian que parece que algo si sabe de tecnologia o le asesoran bien sobre ello y que apoya al coche electrico y las smart grid totalmente. Fijaros lo que ha dicho:

    Sebastian destaco ademas que una de las prioridades de la Presidencia sera sentar las bases de la futura politica industrial europea, especialmente en el sector de la automocion y con el vehiculo electrico como motor de la sostenibilidad y de la capacidad innovadora de la industria europea.

    “Europa no solo se juega parte de su futuro industrial con el vehiculo electrico. Tambien se esta jugando su futuro energetico y el del desarrollo tecnologico”. De esta manera, energias renovables, industria competitiva y tecnologias, a traves del desarrollo de software para recarga de baterias y el desarrollo de la red electrica inteligente (smart grid) y los medidores inteligentes (smart meter), quedaran unidas a traves del vehiculo electrico.

    Sl2 🙂

  3. Dalmata 102 dice:

    Siento disentir contigo Sirenita pero te puedo asegurar que Miguel Sebastián no tiene ni idea de tecnología, Para él, cualquier actividad empresarial sólo se reduce a una cuenta de resultados y a un balance. Otra cosa es que que el “negro” que le haya escrito el discurso sí sepa. De cualquier manera, gracias por la información.

  4. snk dice:

    Hasta ahora los ministros europeos no han hecho más que hablar que de eso saben mucho pero hasta el día de hoy el único compromiso serio a nivel de país en su apuesta por el vehículo eléctrico es Dinamarca. Europa habla y habla y se compromete muy poco con los cambios que sean fuertes porque está muy corrupta y además es muy cobarde.

  5. Alejo Ziordia dice:

    En España también faltará capacidad, por mucho que el Sr Galán haya manifestado lo contrario.
    Aunque poco importa lo que diga ese señor porque, si le conviene, es capaz de decir todo lo contrario en un plazo de menos de tres meses.
    Donde dije digo digo Diego y se quedará tan pancho.

  6. lo que yo queria, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: