La carrera de los biocombustibles

Las algas avanzan lentamente y toman la delantera en la carrera para producir la próxima generación de biocombustibles. Cuando la empresa de petróleo BP se definió a sí misma como ‘BP: Beyond Petroleum‘ —Más allá del petróleo— y el color de moda entre las compañías petroleras comenzó a ser el verde, Exxon Mobil no quiso saber nada de ello y se colocó al margen de todas estas prisas por abordar otras fuentes de energía alternativas al petróleo.

De hecho, Rex Tillerson, el jefe del ejecutivo —‘chief executive officer’, CEO— con cierto humor suele referirse a los biocombustibles como sandeces ilusorias Ahora, cuando algunos de los entusiastas de la utilización de algas para la elaboración de biocombustibles lo están reconsiderando al decrecer las expectativas que habrían puesto en dichas energías alternativas, Exxon parece caminar contra corriente, una vez más.

En efecto, el 14 de julio de 2009, representantes de Exxon Mobil manifestaron que la compañía petrolera invertiría 300 millones de dólares en lo que, probablemente, será el mayor esfuerzo realizado hasta ahora para crear una nueva generación de biocombustibles. Además, en caso de que las cosas fueran bien, piensa destinar otra partida de 300 millones de dólares.

El beneficiario de esta aportación al I+D en materia de biocombustibles es Synthetic Genomics. Se trata de una empresa dedicada al uso de microorganismos modificados genéticamente para la producción de etanol e hidrógeno como combustibles alternativos al petróleo y sus derivados.

Synthetic Genomics tiene la sede en San Diego, California, y pertenece a Craig Venter, un biólogo investigador que confundó el famoso instituto ‘The institute for Genomic Research’,TIGR, en 1992, donde se logró desarrollar con financiación privada una versión del proyecto del genoma humano en el decenio de 1990.

Algunos años antes, fue el líder del equipo de investigadores que produjo la primera secuencia genética de un organismo vivo —una bacteria llamada Haemophilus influenzae. Sin embargo, esta vez el dinero se aplicará no en personas, ni en bacterias, sino en algas.

Por el momento, la mayoría de los biocombustibles son el bioetanol —por lo general fabricado a partir de la de caña de azúcar o del maíz— o el biodiesel, obtenido a partir de los aceites vegetales provenientes de plantas oleaginosas como la palma, soja, colza, etc. Sin embargo, muchas personas creen estos biocombustibles que no podrán durar más de un plazo de diez años por lo que habrá que descubrir los biocombustibles de nueva generación. Algunos están en  ello y lo conseguirán. Fundamentalmente, son empresas de Israel y de California que, además, suelen trabajar asociadas. El que la sigue la consigue.

Anuncios

Una respuesta a La carrera de los biocombustibles

  1. Iniciativa plus dice:

    Se dice mucho de la producción de biodiesel a partir de las algas pero hasta ahora sale unas siete veces más caro que la producción de gasóleo a partir del petróleo. Mucho más rentable es el proceso de cultivo de microalgas para la producción de omega-3 y otros productos químicos hidrocarbonados que se utilizan en la industria alimentaria y en la industria de los cosméticos. Soy muy escéptico en lo relativo a la producción de biocombustibles a partir de las algas. Tendría que subir mucho el precio del petróleo para que ello fuera rentable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: