Entre líderes nefastos que nos arruinarán la vida

La mayoría de los líderes políticos que nos rodean —gobierno y oposición— están instalados en el cortoplacismo. Salvo honrosas excepciones, apenas trabajan las soluciones estructurales que deberían tomarse para hacer frente a los graves problemas que nos acucian. Lo que quieren estos líderes, irresponsable e infantilmente, es que mediante políticas que no implican cambios estructurales —haciendo más de lo mismo— vuelva aquel pasado feliz en el que ellos gobernaban cómodamente y apenas tenían problemas. Desean que esta grave recesión económica, este mal momento que arrastramos durante más de un año, pase cuanto antes como si fuera una mala pesadilla y que en la sociedad se produzca, por generación espontánea, la necesaria renovación.

En realidad, lo que, de verdad, desean es que, por fin, se produzca el milagro a partir del cual se recuperarán esos años de prosperidad que conocimos en el pasado. Poco piensan sobre el hecho de que la historia nunca se repite y que, por el contrario, los problemas y crisis a los que nos enfrentamos y a los cuales la especie humana inevitablemente ha de encarar, sí que pueden guardar ciertas similitudes con otros episodios críticos. En especial, cuando nos enfrentamos al fin de una era como nos ocurre a nosotros.

Paradójicamente, estos optimistas históricos que actúan al igual que como lo hicieran en el pasado, aunque sean los que más predican el discurso de que ellos son muy realistas, cada vez se están alejando más de la verdad. Los hechos no les están dando en nada la razón.

Pero ello poco importa porque van con orejeras y, frente a sus oponentes, proclaman a los cuatro vientos, sin ningún tipo de vergüenza ni pudor, que ellos pisan siempre suelo y que los demás son unos catastrofistas y/o unos demagogos. En realidad, son los clásicos topos que nunca fueron capaces de imaginarse nada diferente a lo que vivieron.

Estos líderes son muy peligrosos y, con el tiempo, pueden hacer mucho daño a la sociedad, porque al mantener la ilusión de que podremos volver a los buenos tiempos del pasado, manteniendo las mismas reglas de juego ya caducas, impiden que la sociedad reaccione a tiempo y se prepare anticipadamente para la transición hacia el nuevo paradigma socioeconómico emergente.

La asunción, por parte de la sociedad y de manera colectiva, de esas mentiras que trasmiten aquellos líderes que consideran que la salida a la crisis no implica grandes cambios estructurales, ni la elaboración, ni puesta en marcha de políticas que nos conduzcan hacia una economía sostenible puede ser suicida para dicha sociedad.  

Ciertamente, aplican políticas que en nada ayudan para se produzca la emergencia de aquellos otros valores que tanto necesitamos para enfrentarnos solidariamente a la conquista de un futuro donde los seres humanos superemos los graves conflictos de diferente índole a los que nos enfrentamos —como lo es el nuevo modelo productivo y energético— y, de paso, que seamos más felices.

En realidad, estos políticos mediocres —pues no están a la altura de las circunstancias, ni de los desafíos a los que tenemos que hacer frente cuanto antes— están frenando, cuando no impidiendo, la emergencia de otros comportamientos más adaptados a los verdaderos retos que nos plantean los próximos decenios de años que están por venir y que son, precisamente, los que nos deberían aguardar en el futuro. Por supuesto, se trataría de un futuro que debería estar escrito en clave de sosteniblidad.

Anuncios

5 respuestas a Entre líderes nefastos que nos arruinarán la vida

  1. ph7 dice:

    No son líderes, no son políticos, son representantes “democráticos” de la oligarquía. Lo suyo no es liderar nada nuevo que atente contra los privilegios de sus “amos y señores”. La única visión de futuro que tienen hace referencia a sus futuros privilegios que obtendrán como buenos y fieles vasallos de sus señores.

    • Gonzalo dice:

      Hola.

      Suscribo en toda su applitud el aticulo de Juanjo y el cometario de ph7.

      Hace tiempo que me pregunto como podemos cambiar esto, ya que esos políticos son votados por las personas. Ellos se amparan en la marca, PSOE, PP, etc., y la marca es fundamental en la mente de las personas, en este caso los votantes. Para introducir otra marca, se necesita; entre otras cosas; un gran despliegue publicitario y mediático. Evidentemente, los medios de comunicación actuales en su mayoría, son parte del sistema y herramientas del poder. ¿Pero…………..? se abre una puerta y sobre todo a las clases más formadas y más jóvenes a través de la red. ¿Alguna idea para impulsar el cambio de verdad?

      Gonzalo

  2. Dalmata 101 dice:

    Muy bien dicho ph7. No son líderes. Son unos chorizos, unos inútiles y unos títeres corruptos que han vendido su alma a la oligarquía. Por no tener no tienen ni vergüenza.

    Para mí toda la política que se practica en España es una gran mentira. Y nosotros somos unos rematados ingenuos que todavía creemos en la democracia española cuando es evidente que es una gran farsa. La culpa también es nuestra por no luchar por una verdadera democracia e impedir que nos engañen como a los más tontos.

    Un cordial saludo y a ver cuando espabilamos

  3. Alejo Ziordia dice:

    Yo también estoy muy de acuerdo con vosotros. Entre toda esa gentuza nos han robado la democracia y se ríen de nosotros como locos cada vez que vamos a votar. Las listas abiertas son la clave parea liberar nuestra democracia pero bien que los políticos y sus amos se oponen a ello.

    Saludos cordiales

  4. jess dice:

    esta muy bn redactado!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: